Cecilia Gessa dirige Extafadas, obra de teatro escrita por Pedro Pablo Picazo, a partir de una idea original de la propia Gessa. Producida por Gessas Producciones, empresa especializada en el ámbito del teatro, en concreto microteatros. La obra está protagonizada por Alba García, Carolina Bona, Marián Zapico y la mismísma Gessa. Dentro del género de la comedia, ha recibido varias críticas positivas. En el Teatro Lara hasta el 9 de octubre de 2019.



Extafadas

Crítica de ‘Extafadas’

Ficha Técnica 

Título: Extafadas
Título original: Extafadas

Reparto:
Alba García (Inés)
Cecilia Gessa (Marta)
Carolina Bona (Bea)
Marián Zapico (Susi)

Duración: 70 min
Director: Cecilia Gessa
Dramaturgia: Pedro Pablo Picazo
Fotografía: Joan Crisol
Diseño de espacio sonoro y lumínico: Pedro Pablo Picazo
Género: Comedia
Producción: Gessas Producciones

Tráiler de ‘Extafadas’

Sinopsis de ‘Extafadas’

Cuatro mujeres desconocidas y totalmente diferentes entre si, coinciden en la sala de espera de un juzgado al que ha sido convocadas a declarar.

Pronto descubrirán que todas han sido estafadas por el mismo hombre y lo que es aún peor, que a todas les han roto el corazón.

A lo largo de la historia las protagonistas pasarán de ser unas completas desconocidas a formar alianzas entre sí, a descubrir cosas que no sabían de las demás y de ellas mismas y a generar un plan de acción.

Sin embargo esas nuevas alianzas pueden traer sorpresas, porque no todas ellas son lo que aparentan a simple vista. (TEATRO LARA).



Foto de Gessas Producciones

Amor ciego

El guion de Extafadas corre a cargo de Pedro Pablo Picazo con la idea original de Cecilia Gessa, productora y protagonista de la obra. El libreto expone una situación algo variopinta como es posicionar a cuatro mujeres engañadas y estafadas en la sala de espera de un juicio. La manera de resolver las diferencias sentimentales y hacer un análisis del propio comportamiento humano es interesante. El humor utilizado da personalidad a cada uno de los personajes que intervienen en la obra. Crea una serie de enredos en los que el amor, la esperanza y la sinceridad se entremezclan para dar un mensaje muy cautivador. Juega con los estereotipos y los retuerce para provocar las risas del espectador y lo consigue. Les dota de cierta humanidad para no caer en el extremismo cómico, consiguiendo llegar al equilibrio perfecto.

El ritmo en escena es muy dinámico en el que se exponen los miedos y traiciones, además de detallar las huellas del enamoramiento. La sátira con guiños a la cultura popular, como la mención a “Sálvame” o al partido político Podemos, permite cierta cercanía hacia el espectador. No hay una intención en ningún momento de querer llevarlo a un nivel elevado, sino ir hacia un humor más cotidiano. Ese tipo de comedia consigue el cometido de atraer a un público más generalizado, pero además, hay que aplaudir que se aleje de clichés con respecto al amor femenino. Hay un trasfondo feminista importante, con una igualdad en el tratamiento de los personajes que hay que destacar. Se habla a base de pinceladas sobre la sororidad, la comprensión pero la inevitable naturaleza humana de la competencia. Un conglomerado combinado con una gran dosis de histrionismo

Extafadas
Foto de Gessas Producciones

Con personalidad y potencia

Uno de los puntos más fuertes de Extafadas es su reparto. El guion cobra vida y cumple su fin gracias a la manera de actuar de sus intérpretes. Cecilia Gessa, directora, productora y guionista, se mete en la piel de Marta, la primera de las cuatro mujeres engañadas por Víctor. Socarrona, macarra pero reflexiva, es el punto de equilibrio entre las personalidades tan extremas de sus compañeras. Gessa da una interpretación pausada, pero pasional. Muy sugerente y elegante en sus escenas de seducción. Después, Alba García, conocida por el público por su gran trabajo en “Verbo” en 2011, se mete en la piel de Inés. Afligida, frágil y cumpliendo todos los tópicos de la chica virginal, muestra carácter, hace suyo el personaje y convierte lo que podrían ser flaquezas en armas. Es inevitable no reírse con ella. Muy bien desarrollado interpretativamente.

Carolina Bona es la tercera participante de esta extraña reunión. La actriz da vida a Bea, segunda víctima de Víctor. Bona no duda en sacar todo su carácter y tiene una naturalidad escénica soberbia. Una energía que se ve compensada con la que transmite su compañera, García, formando ese punto de guindilla perfecto para la obra teatral. Un buen movimiento en escena, sabe respetar la coreografía con sus compañeras. No se puede negar que se entrega totalmente a la escena. Grita, acusa, admite sus debilidades… Una personalidad arrolladora que da más armonía a la obra. Por último, pero no menos importante, Marián Zapico como Susi. Brillante, sin duda, se lleva de calle su personaje. La “pija” del grupo eleva la comedia a un nivel superior con una gran naturalidad y picaresca que es de destacar. Lleva a su máxima expresión su personaje y convierte el humor en su propia naturaleza.

Extafadas
Foto de Gessas Producciones

Minimalista pero resuelta

El escenario de la sala Lola Membrives del Teatro Lara ha sido la casa durante muchos meses de Extafadas. La puesta en escena, que a primera vista es muy sencilla, otorga un juego hacia las actrices más que curioso. Cuenta con tan sólo cuatro sillas, una mesa y un perchero. Nada más empezar la obra se podrá ver la importancia de estos pequeños detalles, porque después las propias artistas serán las que llenen todo el espacio escénico con su movimiento y su lenguaje no verbal. Las intérpretes saben utilizar los pocos elementos a su favor, conectan directamente con el espectador. Además, el vestuario elegido para sus personajes presenta perfectamente el cliché que quieren transmitir al público, pero sacándose mucho jugo a sí mismas. Son caricaturas bien desarrolladas y visualmente forman un cuarteto más que fascinante.

La iluminación también actúa en escena, menguando y cambiado según va pasando cada escena. Es cierto que no es tan perceptible como podría haberse desarrollado, pero le da un toque en el momento más álgido de la historia. Forma un buen efecto en pleno momento de frenesí durante el desenlace de la obra teatral. Los efectos de sonido no son destacables, dado que se sirven del propio ambiente. La estructura del propio teatro permite que se escuche a la perfección a sus actrices, aunque haya momentos en los que no es tan nítida al oído del público. Ligera y con un atractivo contemporáneo que, únicamente, podría mejorar explotando más ese carácter guasón y descarado. Aun así, un resultado general redondo y las carcajadas no cesan durante la mayor parte del transcurso de la obra teatral. Bravas.

Miguel Ángel Cárcano & Cecilia Gessa
Foto de Gessas Producciones

Conclusión

Extafadas es una obra de teatro ligera, macarra, descarada y tremendamente divertida. Cuatro personajes creados desde el cliché, que van más allá y lo utilizan a su favor para hacer una caricatura muy trabajada. Un guion que va sobre la propia naturaleza humana y la crítica de la obsesión del amor. Una construcción del libreto bien confeccionado y disparatado. Grandes actuaciones de Alba Garcia, Cecilia Gessa, Carolina Bona y Marián Zapico, destacando ésta última arrasando en todas sus escenas. Una puesta en escena sencilla pero efectiva. Obra teatral histriónica en la que las risas están aseguradas y el espectador saldrá con una sensación de diversión segura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí