El pasado 18 de junio fue el estreno absoluto de Feliz lunes, segundo musical de la compañía Opening Doors. Bajo la dirección musical de José Luis Buzón, con letras de Manuel Pico y libreto de Romeo Urbano, esta obra retrata el poder que tienen las redes sociales y las aplicaciones móviles en la sociedad. Además, cuenta con Cristina Salvador, Manuel Pico e Íñigo Santacana en el reparto. Se podrá disfrutar el 2, 9, 16 y 23 de julio a las 21 horas en El Umbral de Primavera.



Estreno de Feliz lunes

Crítica de 'Feliz lunes'

Ficha Técnica

Título: Feliz lunes
Título original: Feliz lunes

Reparto:
Cristina Salvador
Manuel Pico
Íñigo Santacana

Duración: 90 min. apróx.
Dirección: Romeo Urbano
Dramaturgia: Romeo Urbano
Ayudantía de dirección: Iñigo Santacana
Músicos:
Laurence Aliganga, José Luis Buzón (Teclados)
Escenografía: Arantxa Melero
Iluminación: Elisa Yrezabal
Sonido: Laurence Aliganga, José Luis Buzón
Audiovisuales: Arantxa Melero
Vestuario: Arantxa Melero
Música: José Luis Buzón
Letras: Manuel Pico
Producción: Opening Doors y Barandi Producciones SL

Sinopsis de 'Feliz lunes'

Sara, la protagonista de Feliz lunes, al despertar en su lunes libre, descubre que su sueño se ha hecho realidad: le han ofrecido ser protagonista de una película. Lo celebrará con el cariño de los comentarios de Instagram, con el amor de su match de Tinder, y con la compañía de sus YouTubers preferidos. Pero la celebración termina pronto, porque tras la visita de su mejor amigo, dependiente como ella de las aplicaciones, y tras el encuentro casual con un desconocido en las calles de Madrid, se ve obligada a comparar su “yo” virtual con lo que ella cree que es su “yo” real. Ya sola, frente a la pantalla de su teléfono, la emoción del éxito se ha desvanecido, y solo dos preguntas permanecen: ¿Cuál de las dos Saras es la real? ¿Cuál es la original, y cuál es la copia? (EL UMBRAL DE PRIMAVERA)



Feliz lunes
Foto de Romeo Urbano

Descubrir quién eres

Romeo Urbano reflexiona sobre el éxito y los sueños en Feliz lunes, una apacible comedia musical donde se pone el foco en cómo se percibe uno a sí mismo y qué poder tiene la mirada externa en ello. A pesar de ser un tema universal y atemporal, Urbano intensifica esa pérdida de encontrarse a uno mismo al ambientarlo dentro del contexto de las redes sociales. Por ende, demuestra una crítica directa en cómo su uso ha provocado cierta deshumanización en las relaciones interpersonales. Así lo muestra en personajes como el mejor amigo de Sara, quién realiza un retrato real, pese a que pueda no parecerlo, de hacia dónde se están dirigiendo las relaciones. No obstante, Urbano no realiza una lectura moral sobre lo que es correcto o no, sino las consecuencias personales que se pueden hallar en las generaciones futuras.

La fama y el éxito son dos términos que suelen asociarse casi siempre al mismo tiempo que se habla de una o de otra. Sin embargo, el libreto rompe con ello y muestra como no siempre tener fama tiene que identificarse con sentirse valorado. Dentro de esa contradicción se halla una coherencia narrativa interesante, fresca, que permite que haya una conexión instantánea con una generación marcada por la incertidumbre. Por otro lado, se adereza con el romanticismo, que no podía faltar en este tipo de producción. En este punto, se comprueba que sigue un esquema ya visto anteriormente, que causa cierta ternura, pero no logra aportarle una mirada más innovadora. Aun así, la historia en su conjunto consigue que el espectador pase un buen momento y reflexione acerca del poder de la sociedad en red y cómo prosigue su camino.

Opening Doors
Foto de Romeo Urbano

Una nueva generación

Cristina Salvador lleva la voz cantante en Feliz lunes, metiéndose en la piel de Sara, la principal protagonista. Salvador tiene una expresividad muy marcada, lo que le permite destacar en los momentos de comedia. Por ello, el público confraterniza con su manera de abordar su papel, desde ese histrionismo cotidiano. Además, hay que valorar que su mayor fuerza sea la forma en la que gesticula, tanto con la cara como con el cuerpo. Después, en el apartado vocal, se encuentra a la altura de intérpretes que están actualmente en el teatro musical, por lo que, es una experiencia grata para aquellos que son seguidores de este género teatral. Únicamente, el despliegue técnico mengua el impacto que tiene sobre la escena, pero eso no es responsabilidad de Salvador. Una interpretación solvente, ligera y que sostiene de una forma plausible el peso de la obra.

Íñigo Santacana toma la escena desde una perspectiva más juguetona, lo que le permite explorar su personaje desde una vertiente más desenfadada. Pese a cumplir con los cánones de cierta imagen del colectivo gay, Santacana aporta una verosimilitud que hace que el espectador no pueda apartar los ojos de él. Asimismo, se valora que ese carácter deslenguado y vivaracho lo lleve hasta el final, incluso con el peligro de ser algo antagónico al reflejar lo que critica la obra. Por ello, hay que aplaudir el trabajo de Santacana al conseguir llevar a su personaje justo donde se espera que llegue. Por último, pero no menos importante, Manuel Pico interpreta de una manera muy pausada y pensada. Con lo cual, le permite exponer distintos matices, que hacen que el espectador se quede con su trabajo en escena. Hace de lo sutil su mejor arma.

Opening Doors
Foto de Romeo Urbano

Un musical desde otra perspectiva

Hay que aplaudir que haya producciones que ofrezcan distintos géneros en el circuito alternativo de la escena teatral madrileña. Pese a asociar continuamente los musicales a los grandes montajes y a los escenarios de la Gran Vía, Feliz lunes elige El Umbral de Primavera como principal sede de esta aventura tecnológica. Para comenzar, la escenografía tiene una construcción eficaz, incorporándose elementos muy identificables para el espectador. Además, conoce sus limitaciones, ofreciendo una disposición productiva que le permita lucirse. También es un acierto el uso del audiovisual, dado que conjuga perfectamente con la temática y le da un dinamismo que aporta a la obra. Especial mención a los actores y artistas que han colaborado de esta forma digital en la pieza, ya que son de lo mejor del montaje. La composición lumínica cumple con su labor, aunque no es el principal atributo artístico a destacar.

Al hablar de un musical, lógicamente, el elemento principal es la música y el espacio sonoro. En este caso, el estilo obedece a un género muy popular en la población española, lo que hará que conecten con el tipo de música que se está escuchando. En alguna ocasión, se pierden las letras, ante la rapidez de ejecución de las mismas, lo que complica poder comprender lo que está sucediendo. Hay números musicales más potentes, como el de entrada, pero en el análisis global, se echa en falta que haya una repartición de la energía más elaborada. Por tanto, habría que ir puliendo la manera de ejecutar el apartado musical, para obtener un resultado más limpio. Lo mismo sucede con el desempeño técnico, ya que había momentos en los que la música se comía totalmente la voz. Seguramente, con el tiempo, vayan resolviendo estas flaquezas.

Feliz lunes
Foto de Romeo Urbano

Conclusión

Feliz lunes es un musical fresco y actual, que realiza una crítica sobre las redes sociales y la influencia en la identidad personal de cada persona. Mediante una dramaturgia ligera, aborda la deshumanización de las relaciones y ofrece un retrato divertido y tierno sobre cómo se están difuminando los límites entre imagen personal y pública. No obstante, reitera algunos atributos típicos de la comedia romántica, que podrían restar algo de originalidad al relato completo.

Por otro lado, el elenco liderado por una solvente Cristina Salvador, cumplen con su labor, destacando un estupendo Íñigo Santacana. A nivel artístico, el musical cumple con un estilo muy reconocible para el público, lo que facilita que conecte con los asistentes. Aun así, hay que pulir y trabajar varios detalles que saquen más brillantez a la columna vertebral del proyecto. La contradicción de ser y el querer ser en una producción musical ágil y viva, que presenta una premisa muy actual en plena evolución.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
7 / 10
70 %
Artículo anteriorComienza el rodaje de "Mi otro Jon", cuarto largometraje de Paco Arango, con Carmen Maura y Olivia Molina, en Madrid y La Palma
Artículo siguiente“Iniciales SG”: Acertado retrato de un perdedor
Subdirector de Cinemagavia. Comunicólogo audiovisual por la UCM y Máster en Comunicación en la Red por la UNED. Miembro de EGEDA (Premios Forqué) y técnico audiovisual en Ricoh. Sueño con ver mis obras y películas acompañadas de un público emocionado. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".
feliz-lunes-critica-teatroUn musical fresco y actual, que realiza una crítica sobre las redes sociales y la influencia en la identidad personal de cada persona. Ofrece un retrato divertido y tierno sobre cómo se están difuminando los límites entre imagen personal y pública. El elenco liderado por una solvente Cristina Salvador, cumplen con su labor, destacando un estupendo Íñigo Santacana. Cumple con un estilo muy reconocible para el público, lo que facilita que conecte con los asistentes. La contradicción de ser y el querer ser en una producción musical ágil y viva, que presenta una premisa muy actual en plena evolución.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí