El pasado miércoles 28 de noviembre concluyó la 32º edición del festival Cineuropa de Santiago de Compostela o Festival Cineuropa 2018. La capital gallega se volvió a inundar de cine un año más en un evento que ya es un clásico de la ciudad compostelana.

Festival Cineuropa 2018

Homenaje a nuestro cine

Aparte de proyectar una grandiosa selección de películas actuales y de antaño, el festival homenajeó a tres leyendas del séptimo arte. El director Isaki Lacuesta, flamante ganador de la última Concha de Oro con la película Entre dos aguas, recibió el primero de los premios que reconoció su carrera. La entrega de dicho premio fue acompañada por la proyección de su última película, uno de los platos fuertes del festival.

Isaki Lacuesta

La secuela de La leyenda del tiempo ha sido una de las mejores cintas que los espectadores pudieron disfrutar durante el evento. También sería premiada la actriz Ángela Molina, que subió radiante al escenario y se ganó el cariño del público con su encanto y discurso realmente entrañable. Además se pudo disfrutar de Ese oscuro objeto de deseo, una película donde Molina demuestra todas las dotes que la llevaron a ser una de las mejores actrices nacionales de la historia.

Ángela Molina

El festival cerró con el premio a Antonio Durán “Morris”, uno de los actores gallegos más laureados que el gran público tiene muy presente tras su fantástica interpretación de Manuel Charlín en la serie Fariña.

Antonio Durán “Morris”

Maratón de risas

Otro de los momentos destacados del festival fue el tradicional maratón que encierra durante toda una noche a los cinéfilos de la ciudad. El ambiente de ese día es mucho más distendido de lo habitual y convierte la experiencia en pura diversión. La selección de películas fue muy acertada y provocó las carcajadas del público y varios aplausos durante la proyección, que reflejaba el espíritu de esta jornada festivalera.

Las películas premiadas

Por último tenemos que hablar de las novedades proyectadas y la opinión del público y el jurado joven, que curiosamente estuvieron bastante alejadas. El jurado joven premió la cinta china Largo viaje hacia la noche, una película brillante técnicamente con escenas realmente asombrosas, aunque quizás pueda resultar algo pretenciosa para el gran público.

Por otro lado la mejor dirección se la llevo Claire Denis por High Life, una película que no gustó demasiado al público del festival pero que sí se llevo el reconocimiento del jurado. Alina Nasibullina se lleva el premio a mejor actriz por Khrustal, mientras que Félix Maritaud es galardonado con el de mejor actor por Sauvage.

La mención especial va para Die Körper der Astronauten, de Alisa Berger, una película a tener muy en cuenta. El mejor guion se lo llevó In fabric. También hay que destacar el premio de derechos humanos que recayó en Last men in Aleppo, de Feras Fayyad.

Por su parte el público premió Obra sin autor, la nueva película del director de la maravillosa La vida de los otros, que no ha gustado nada a la crítica, pero ha encantado al público del Cineuropa.

Cerca se quedaron otras películas como la curiosa Apuntes para una película de atracos, la asfixiante The Guilty o el gran plato fuerte del festival, Silvio y los otros. La nueva película de Sorrentino se proyectó por primera vez en España y causó una gran expectación en un Teatro Principal donde no cabía un alfiler. La película no llega al nivel de sus grandes obras, pero es muy entretenida, tiene escenas brillantes y Toni Servillo lo borda.

En la sección internacional el film con mayor nota fue Figuras, que, si nos ceñimos a la puntuación, es la película que más ha gustado del festival. También desde Argentina llegó la otra película más destacada aunque en un tono distinto, mientras Figuras es un duro drama, Mi obra maestra es una divertidísima comedia que hizo las delicias del público que reflejó en sus votaciones las carcajadas que inundaron la proyección.

Por último, hay que destacar la presencia de Un asunto de familia, la flamante ganadora de la Palma de Oro en Cannes. Koreeda vuelve a indagar en los temas familiares y lo vuelve a hacer de una forma brillante. Una película entrañable y cargada de sensibilidad, que encantará a todos los fans del director.

Conclusión

En definitiva, el Festival Cineuropa 2018 ha vuelto a brillar un año más. Una organización perfecta y un ambiente genial que reúne a todos los amantes del séptimo arte durante más de dos semanas para disfrutar de su gran pasión. Un festival imprescindible para una ciudad que respira cine.

Como dirían en El secreto de sus ojos, una pasión es una pasión y la mía es el cine. Periodista en proceso. Santiago de Compostela.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here