Francesca y el amor, es el último documental realizado con guion y dirección por Alba Sotorra Clua en 2022. Con una duración de 83 minutos ha sido producido por Alba Sotorra Cinema Productions y Urban Factory. En su filmografía destacan los documentales  El retorno: la vida después del ISIS, 2021, Comandante Arian, 2018 y Game Over, 2005. En su obra trata especialmente la situación de la mujer en países con guerras. Presentado en la Sección Documentales/Largometrajes Sección Oficial del 25 Festival de Málaga el 25 de marzo de 2022.



Francesca y el amor

Crítica de 'Francesca y el amor'

Ficha Técnica

Título: Francesca y el amor
Título original: Francesca y el amor

Reparto:

Año: 2022
Duración:
País:  España
Director: Alba Sotorra
Guion: Alba Sotorra
Fotografía:
Música:
Género: Documental
Distribuidor:

Filmaffinity

IMDB

Sinopsis de Francesca y el amor

Francesca, 65 años, es una enérgica y vital artista plástica. Cuando su hija deja el nido, Francesca se aventura en Tinder, la app de citas, iniciando un viaje interior a través del proceso artístico y el contacto con sus seres queridos para redefinir el amor. Fresca, colorida y divertida, Francesca i l’amor es una oda al amor que una mujer alberga a lo largo de su vida; dedicada a las mujeres que quieren vivir según sus propias normas y que simplemente quieren amar y ser amadas. (Festival de Málaga)



Francesca artista y su hija música Djuna

Francesca y el amor es un retrato amplio de Francesca Llopis Planas, artista plástica de sesenta y cinco años de edad, no sólo a nivel artístico sino fundamentalmente sobre su actitud con las relaciones amorosas.

El documental es un interesante viaje interior a través de sus pinturas, sus reflexiones personales y su redefinición del amor autónomo.

La espléndida fotografía colorista y luminosa de Lara Vilanova Sentís sigue a ésta activa, energética y vitalista pintora. Recoge la cuidadosa realización de sus grandes cuadros abstractos impregnando la pintura directamente con sus propias manos en los cuadros de amplio formato.

Otras secuencias del documental más adelante nos muestran sus grandes obras a partir de la pintura corporal y las imprimaciones directas del cuerpo desnudo pintado sobre el gran lienzo blanco.

Su personalidad independiente y decidida se transmite más allá de su pintura en cualquier actividad diaria que haga.

Francesca y el amor de Alba Sotorra entra en su intimidad familiar a través de la relación con su madre ya mayor y su hija Djuna Lund. La preparación de su hija música Djuna Lund del viaje a Recife, Brasil, le afecta emocionalmente. Respeta su decisión de su larga estancia en el país carioca pero tiene sus temores.

Luego a través de videoconferencias por internet seguirán manteniendo la comunicación madre hija que se aprecia con afecto y confianza mutuas.

Djuna interpreta en Francesca y el amor algunas canciones y temas musicales a la guitarra y al piano. La banda sonora está compuesta por ella con un estilo de cantautora melódica de letras interesantes e influencias pop y brasileña.

El cuidado montaje, de Irene Molina, Adrián Silvestre y Alba Sotorra Clua,  intercalan la actividad artística de Francesca, sus relaciones con su madre e hija, los encuentros de la pintora con sus amigas y sus búsquedas en Tinder.

Francesca y el amor

Las experiencias de Francesca en Tinder

A su edad Francesca tiene muy claro lo que espera y sobre todo que desea de las relaciones con un hombre. No quiere cuidar a ninguno y desea un compañero para compartir actividades manteniendo su autonomía y viviendo cada cual en su propia casa.

Se traza un perfil muy claro con la franja de edad entre los cuarenta y cinco y los sesenta años, sólo dispuesta a ampliarla hasta los setenta si el hombre es especialmente activo.

Una vez que su hija se ha ido a Brasil comienza su búsqueda en la conocida aplicación de citas Tinder. La cámara nos va mostrando cómo interactúa ante las propuestas y sus selecciones de perfiles.

También Francesca y el amor recoge en varias secuencias diferentes encuentros con hombres que conoce de ésta manera. Encuentros con candidatos muy diversos que no acaban en continuidad.

Del balance de sus relaciones por Tinder hace ante la cámara sus confidencias a las amigas. Así como comenta su postura ante las relaciones afectivas con hombres y sus propias conclusiones.

Francesca se muestra natural y muy sincera relatando sus experiencias amorosas. Desde los diecisiete años tenía muy claro ser ella misma y nunca la mujer de un hombre ni tampoco ser mantenida.

Trasciende de ésta manera la propia relación celosa que mantuvo su padre con su madre que le influyó en su actitud personal.

En la rueda de prensa posterior a su presentación la guionista y directora Alba Sotorra comentó que se planteó hacer el documental por su gran amistad. También porque coincide en muchas opiniones con ella y la admiración por su creatividad y que como ella no tiene miedo a lo desconocido.

Redefiniendo el amor autónomo y universal

Las conversaciones sobre el amor con su hija, su madre y sus amigas nos aproximan bastante a su personalidad y psicología personal. Respecto a su hija, Francesca dijo que decidió tenerla a los cuarenta años cuando ya asentada su carrera artística lo consideró una creación vital más allá.

El guion de Alba Sotorra sigue ofreciéndonos conocerla con las reflexiones de su amiga pintora sobre otros temas como la vida, la amistad y la muerte.

Nacemos más o menos acompañados y morimos solos” es su frase resumen definitoria. No cree en el amor romántico siendo más partidaria del amor universal, a las cosas y a las personas. Para ella el amor de pareja es muy complicado en los artistas, por la necesidad de soledad para crear así como lo absorbente de su trabajo e inestabilidad económica.

Su balance de Tinder tras varias experiencias no le convenció, no le gustó por lo efímero, falso y superficial por lo que cerró esa etapa dejándolo atrás. Actualmente prefiere estar sin pareja estable, sola, con sus actividades y amistades.

La parte final de Francesca y el amor recoge la vuelta de la hija a su casa de Barcelona frente al Arco del Triunfo. Reanudan ambas ya juntas su relación presencial actualizando sus sentimientos.

Francesca y el amor contiene una secuencia bellísima con madre e hija bailando juntas llenas de vitalidad. “Si cantas y bailas cada día serás feliz para siempre”.

Éste documental constituye un canto al amor universal hecho por ésta pintora de sesenta y cinco años que demuestra con su vida que es feliz siendo autónoma y creativa, independiente y sociable.

Oda dedicada a las mujeres que quieren vivir según sus propias normas y que simplemente quieren amar y ser amadas.

Francesca y el amor

Conclusión de 'Francesca y el amor'

Francesca y el amor es el último interesante documental de la guionista, directora y productora Alba Sotorra. Recoge el viaje íntimo vital de su amiga la artista plástica Francesca Llopis tanto por su necesidad de pintar como por redefinir su vivencia del amor.

Más allá del amor romántico y de pareja se muestra partidaria de un amor independiente y autónomo universal.

La imagen, música y montaje hacen muy atrayentes las reflexiones y conclusiones personales de Francesca.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
8 / 10
80 %
Artículo anterior“El cuidador”: ¿Es posible la convivencia?
Artículo siguiente"Iranien": Francia: Irán
Fernando
El cine muy especialmente en pantalla grande y en versión original siempre ha estado conmigo en las distintas ciudades donde he vivido. También en las muy diversas actividades culturales que he realizado desde hace muchos años. Estar a un lado y al otro de la pantalla me ha hecho amar el cine. Por eso me gusta ser espectador, figurante, actor secundario, reportero y cronista de cine. Colaborador de prensa cultural y escritor de cinco libros publicados en tres editoriales distintas siempre aportando mi visión cosmopolita y heterodoxa. Web profesional https://tresviernes.com
francesca-y-el-amor-documental-criticaFrancesca y el amor es el último interesante documental de la guionista, directora y productora Alba Sotorra. Recoge el viaje íntimo vital de su amiga la artista plástica Francesca Llopis tanto por su necesidad de pintar como por redefinir su vivencia del amor. Más allá del amor romántico y de pareja se muestra partidaria de un amor independiente y autónomo universal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí