El próximo 18 de Enero llega a nuestras pantallas Gente que viene y Bah, película basada en la novela de Laura Norton (No culpes al Karma lo que te pasa por gilipollas) y dirigida por Patricia Font, ganadora de un Goya por el cortometraje Café para llevar. Protagonizada por Clara Lago (Ocho apellidos vascos) y acompañada de Alexandra Jiménez (Las Distancias), Álex García (Kiki, el amor se hace), Carlos Cuevas (Cuéntame cómo pasó), la maravillosa Carmen Maura (¿Qué he hecho yo para merecer esto?) entre otros… se nos presenta esta comedia llena de buena energía.



GENTE QUE VIENE Y BAH

Crítica de Gente que viene y bah

Ficha Técnica

Título: Gente que viene y bah
Título original: Gente que viene y bah

Reparto:
Clara Lago (Bea)
Alexandra Jiménez (Irene)
Álex García (Diego)
Carmen Maura (Ángela)
Carlos Cuevas (León)
Fernando Guallar (Víctor)

Año: 2019
País: España
Director: Patricia Font
Guion: Darío Madrona, Carlos Montero
Fotografía: David Valldepérez
Música: Arnau Bataller
Género: Comedia, Comedia romántica
Distribuidor: DeAPlaneta

Filmaffinity

IMDB

Tráiler

Sinopsis

La vida de Bea, una joven y talentosa arquitecta, da un vuelco cuando descubre que su prometido, con el que comparte trabajo, se ha liado con una famosa presentadora. Así es como pierde novio y trabajo en el mismo día. Con el desastre en los talones, Bea no tiene más remedio que volver a su pueblo natal, donde, además de un paisaje idílico, le espera un futuro incierto, una familia como poco peculiar y un “misterioso” y atractivo vecino que pondrá su vida patas arriba. (DeAPlaneta)



Mucho azúcar…

En los primeros minutos de Gente que viene y Bah, no tenía mucha fe de que me fuera a gustar. Comienza la película con la voz de Bea (Clara Lago) de niña narrando cómo era su infancia junto a su familia. Posee un cierto aire a película americana y el discurso acompañado de un hilo musical recuerda bastante a series como Médico de familia, Farmacia de Guardia u otras joyas fruto de los noventa.

 Patricia Font

Como niña de los noventa que fui me encantaban estas series, pero a día de hoy ese tipo de hilo musical está fuera de catálogo y resta más que suma. Y si suma, es azúcar en cantidades industriales. Parece una tontería pero una canción puede ridiculizar una escena o elevarla hasta cielos insospechados. El ejemplo perfecto de usar bien la música respecto a una escena es cuando utilizan una versión de Mad World (BSO de Donnie Darko) en el momento en que el personaje de Beatriz inicia su viaje de la ciudad al pueblo para ver a su familia. Marca un momento de introversión en el personaje después del desengaño que ha vivido y nutre la escena. A partir de este momento es cuando la película cobra otro color y poco a poco va ganando al espectador.

Desde aquí tengo que decir como espectadora que todo tiene importancia en un conjunto y algo que parece tan secundario como es la sintonía con la que vas a rellenar una situación puede destruir momentos en pantalla de no ser la adecuada. No hace falta un hilo musical para definir un momento triste, otro hilo para presentar a la familia en un momento feliz… ¡Basta ya! Para contar la historia y definir los momentos ya están los personajes. Y si vas a colocar una canción que sea un temazo.

Unión familiar y de actores…

El guion está lleno de tópicos y algunas veces cae en situaciones absurdas que hacen un flaco favor al film en los primeros minutos de este. Recordemos que está basado en una novela  y vas a encontrar los típicos enredos de una comedia romántica, pero eso sí, bajo una mirada distinta. Y aquí es donde cabe felicitar a Patricia Font ya que la película está tratada con bastante mimo llegando a  disfrutar de cada plano, tanto por la fotografía como por las interpretaciones.

Y es que el elenco crea un ambiente maravilloso y viste toda la película. Hay tal complicidad entre los actores que realmente te hacen sentir que estás asistiendo a las vacaciones de esta familia. Y esto llena de vida cada secuencia, acabas saliendo del cine con un buen sabor de boca y con mucha positividad.

Gente que viene y bah

Si os comento que la protagonista (Clara Lago) se entera del engaño de su novio cuando  está en el mejor momento laboral, y que después se retira al pueblo para pasar unos días con la familia y allí conoce a un chico bastante guapo (Alex García), pues seguramente os sonará la trama a otras comedias de este estilo. Pero Gente que viene y bah cuenta con una cercanía por parte de los personajes que sí que no las vas a encontrar en otras comedias propias de este género.

Personajes como el de Carmen Maura Carlos Cuevas hacen la delicia del espectador o al menos mi delicia ya que debo decir que tengo debilidad por ellos. Personajes llenos de fuerza y de optimismo que hacen disfrutar cada momento de ellos en pantalla.

Gente que viene y bah

Conclusión

Gente que viene y Bah es la muestra perfecta de saber sacar el máximo partido de algo sencillo y aprobar con nota. El trabajo de todos crea una energía magnífica que te acompañará de la butaca del cine a casa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí