Gummo es la primera película como director de cine indie Harmony Korine (Spring Breakers, Trash Humpers) y que se ha convertido en película de culto. Un film de 1997 donde nos enrolamos en un viaje a la América más profunda y pobre para conocer a un grupo de niños y adolescentes, sus costumbres y sus vicios en una comunidad desfasada plagada de personajes peculiares.



Gummo

Crítica de ‘Gummo’

Ficha Técnica

Título: Gummo
Título original: Gummo

Reparto:
Jacob Sewell (Bunny Boy)
Nick Sutton (Tummler)
Lara Tosh (Chica en el coche)
Jacob Reynolds (Solomon)
Chloë Sevigny (Dot)

Año: 1997
Duración: 89 min
País: Estados Unidos
Dirección: Harmony Korine
Guion: Harmony Korine
Fotografía: Jean-Yves Escoffier
Música: Randall Poster
Género: Drama
Distribución: eOne Films Spain

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Gummo’

Sinopsis de ‘Gummo’

Un grupo de jóvenes marginales pasan sus días flirteando con la delincuencia y las drogas en Xenia, Ohio, un pueblo devastado por un tornado años atrás y que sigue viviendo en la miseria que este hecho provocó. Estos jóvenes viven como desechos sociales, como los restos del tornado y sus aspiraciones en la vida pasan por matar gatos de la forma más cruel e imaginable, robar en tiendas, esnifar pegamento y descubrir la sexualidad con deficientes mentales. Entre estos personajes, encontramos a una madre que quiere que su hijo aprenda a bailar claqué en memoria de su difunto marido; una joven que busca desesperadamente su gato por todo el pueblo y un chico que va paseando por las calles con unas enormes orejas rosas de conejo. (FILMAFFINITY).

Premios

  • Festival Internacional de Cine de Gijón: premio Especial del Jurado y nominación al Gran Premio de Asturias a mejor película. 1997
  • Premios Gotham: Mención especial y nominación a la Open Palm. 1998
  • Festival Internacional de Cine de Rotterdam: premio KNF a mejor película. 1998
  • Festival de Cine de Venecia: premio FIPRESCI con mención honorable. 1997


Gummo
Foto de eOne Films Spain

Estética underground

La película arranca con la narración de la catástrofe provocada por un tornado en Xenia, un pequeño pueblo de Ohio (aunque la película se rodó en Nashville, Tennessee). La película se aleja de la narrativa convencional, y rompe el clásico esquema de inicio, nudo y desenlace. La cinta es un cúmulo de imágenes, grabaciones caseras y escenas de la vida cotidiana de los habitantes de Xenia después de haberse sucedido el tornado. Sus vidas parecen haberse quedado estancadas en una especie de trauma colectivo, pero desconocemos la magnitud del suceso en sus pequeñas vidas. La cuestión palpitante que recogen todas las historias de esta película es si el el suceso metereológico afectó a sus vidas o si el tornado es lo de menos.

Lo que sí parece ser muy relevante en Harmony Korine es la infancia y la adolescencia. Estas etapas de la vida son la razón de ser de sus historias. Siempre están presentes. Y lo estuvieron desde antes de dirigir este primer largometraje (ya trabajó como guionista en la película de Larry Clark Kids en 1994). Y es su objeto de estudio en Gummo, donde los adultos que aparecen en la historia funcionan como el resultado futuro de las jóvenes generaciones. La cinta sitúa a los adultos y a los chicos en el mismo círculo negro y errante. 

Las grabaciones caseras, los colores saturados que nos sumergen en los noventa, nos conducen también a escenas sumamente reales, aunque parezcan lo contrario. Y su música sirve para unir la historia y descomponerla en vivencias casi diabólicas. En este tipo de cine underground llama la atención cómo la música elegida, a veces tan alejada en el tono, encaja de forma tan perfecta, transmitiendo todo el glamour apestoso que crean directores como Harmony Korine. Y así nos encontramos escuchando heavy metal, a Madonna cantando “Like a prayer”, o el melancólico “Crying” de Roy Orbison en una de las escenas más potentes de la película. Y cómo olvidar el sureño y perturbador “My Little Rooster” de Almeda Riddle con el personaje Bunny Boy.

Gummo
Foto de eOne Films Spain

Matando el tiempo

Al carecer de una estructura narrativa convencional (por lo que la película también puede ser calificada de experimental) Harmony Korine teje una red de personajes que conforman el guion de la película. Son muchos los que aparecen, cada cual más trastornado, disfuncional o perverso. Todos tienen algo de particular y algunos de ellos crean parcialmente el argumento de Gummo que se comporta como collage.

Los dos protagonistas son Solomon (Jacob Raynolds) y Tummler (Nick Sutton), dos chicos que se dedican a torturar y matar gatos y a drogarse aspirando pegamento. Están rodeados de variopintos personajes, delincuentes, abusadores sexuales, enajenados mentales y sociópatas. El comportamiento de todos ellos es social y moralmente censurable. Y sufren un desamparo muy arraigado, sin importar sus edades. Cuando van creciendo se mantienen en el mismo estado. Parece que no hay futuro en Xenia, Ohio.

La existencia de estos personajes se encuentra a la deriva. No hay sentido ni deseo. Viven en un entorno sucio, desordenado, vacío, pero lleno de porquería al mismo tiempo. Hay bichos en las paredes, jardines lleno de viejos trastos inútiles y barbies mutiladas en el baño como ¿decoración? Parece que el vacío existencial se quiera llenar con cosas rotas y con actos inhumanos. Y, a pesar de la desesperanza y la basura circundante, el narrador cuenta que vivir es lo mejor que hay, ya que la otra alternativa que existe es la muerte.

Foto de eOne Films Spain

Circunstancias de rodaje

Se debe ser cuidadoso con el tratamiento de los personajes, porque si bien hay algunos que son interpretados por actores, otros son personas reales que Korine utiliza para otorgar naturalidad y libertad a su obra. Por su propia esencia, la película se abastece de personajes peculiares y algunos también sufren alguna discapacidad mental, lo que ha llevado a diferentes controversias contra la película y su director. No obstante, Korine se ha defendido de las acusaciones (que incluso las había de explotación y de abuso) alegando que él no obligaba a nadie a hacer nada que no quisiera.

Del mismo modo, buena parte del equipo se sintió incómodo rodando en los lugares completamente reales de la película, negándose a trabajar en ciertas condiciones. Porque las casas y los espacios eran auténticos vertederos. Y más que incómoda resulta la obsesión con los gatos en esta película. Si te gustan los animales (y concretamente los felinos) y este tipo de género tendrás que decidir entre ver o no la película. Porque parece ser que las escenas de crueldad animal… sí, son reales.

Gummo
Foto de eOne Films Spain

Conclusión

La película de Korine es una película de culto para todos aquellos que tengan un gusto cinéfilo sucio y degenerado que esperan encontrar el toque perturbador justo, pero sin ser extremadamente violenta o explícita (¡ojo!, porque hay escenas con animales muy desagradables). Gummo es una interesante aportación para el género, ópera prima de Harmony Korine, cuyo interés por la infancia y la adolescencia más desamparada y terrible se presenta como protagonista. Está llena de libertad y se nota la emoción del director por su creación.

Puedes leer esta crítica también en Fancine Jurásico

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí