Heels fue creada y producida por Michael Waldron (Loki, Doctor Strange in the Multiverse of Madness) y Mike O’Malley (Shameless), se estrena el próximo 15 de agosto. Una producción de Lionsgate en asociación con Paramount, distribuida por StarzPlay y que presenta una primera temporada de ocho episodios que gira entorno a una familia en el negocio de la lucha libre.



Heels

Crítica de ‘Heels’

Ficha Técnica

Título: Heels
Título original: Heels

Reparto:
Stephen Amell (Jack Spade)
Kelli Berglund (Crystal)
Roxton Garcia (Thomas Spade)
James Harrison Jr. (Apocalypse)
Melissa LeEllen (Emily DWL Fan)
Alexander Ludwig (Ace Spade)
Alison Luff (Staci Spade)
Joel Murray
Robby Ramos (Diego Cottonmouth)
Pj Hawx (Denny)

Año: 2021
Duración: 60 min.
País: Estados Unidos
Director: Peter Segal, Jessica Lowrey
Guion: Michael Waldron
Fotografía: Larry Blanford
Música: Jeff Cardoni
Género: Drama
Distribuidor: Starzplay

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Heels’

Sinopsis de ‘Heels’

Es una historia sobre los hombres y mujeres que persiguen sus sueños en el mundo de la lucha libre profesional en una pequeña ciudad. Ambientada en una comunidad muy unida de Georgia, sigue a una promoción de lucha libre de carácter familiar mientras dos hermanos y rivales se disputan el legado de su difunto padre. En el cuadrilátero, alguien debe hacer de bueno, de “face”, y alguien debe hacer de su némesis, de “heel”. Pero en el mundo real, esos personajes pueden ser difíciles de asumir, o de dejar atrás. (Starzplay)

Dónde se puede ver la serie



Espectáculo y familia

Heels está dirigida por Peter SegalShameless, La gran revancha (2013)- y Jessica Lowrey –Heathers (2018)-. Aunque el interés principal lo sustentan Stephen Amell, protagonista de la serie Arrow (2012), y Alexander Ludwig, quien dio vida a Björn en Vikingos (2013). Ambos interpretan a Jack y Ace, dos hermanos diferentes, con virtudes y complejos que irán desgranándose a lo largo de los episodios.

El espectador no sabrá qué pensar sobre ellos hasta mitad de temporada, ya que ambos toman decisiones que desequilibran la acción. La serie también cuenta con Chris Bauer como un Wild Bill Hancock en plena caída libre y sin frenos, además de otros luchadores del circuito que irán haciendo sus apariciones episódicas.

La serie transporta al público tras bambalinas para que mire cómo se hacen las salchichas, es decir, cómo se cocina cada detalle en la lucha libre espectacular. Un teatro guionizado donde el público se ofrece a ser engañado para le cuenten una historia de villanos y héroes, de “heels” y “faces”.

Heels
Copyright Starz Entertainment

El guion, ¿lo mejor, o lo peor?

El espectador acudirá a Heels por esos dos nombres propios de la ficción, Amell y Ludwig, aunque también interesa conocer lo que sucede antes y después del show. ¿Cómo se construye el guion de la lucha libre? ¿Cómo se comportan esos luchadores en su casa? ¿Se sienten cómodos en su papel de malos y buenos?

Estas preguntas desencadenan un drama familiar donde se demuestra que esos personajes de la lucha ficcionada realmente tienen aspiraciones, o no cumplen las expectativas fuera del rol que recrean en el ring. Así entran en escena cuatro personajes femeninos llamativos y con dobleces, que tampoco son buenas ni malas sino que son seres complejos con elementos que divertirán y desagradarán.

Personajes como Willie Day es una productora de eventos ruda, bruta en el tacto, con demasiadas tareas encima y la cabeza fría necesaria. Crystal Tyler tiene clavado el título “la novia de” pero sus aspiraciones la hacen querer ser algo más. Mientras la madre de Jack y Ace es una mujer abnegada que “tiene el espíritu roto”, como dice uno de sus hijos. Por último, Staci es la esposa de Jack y quiere hacer algo más que esperar a su marido y coser mallas.

Heels
Copyright Starz Entertainment

¿Demasiado drama?

Heels es un drama familiar con mucho drama, quizás demasiado, así conforme avanzan los episodios hay más diálogos que puñetazos. Esto no es negativo, ya que lo más interesante son las conversaciones sobre no perder el norte moral. Heels demuestra que en la vida, como en la lucha libre, ningún personaje es solo bueno o malo sino que cada intérprete trata de cumplir su rol, hacer lo mejor posible o intentar mirar por el beneficio propio. Estos equilibrios son complicados, por ello ni el malo es el peor ni el bueno lo será siempre.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí