La herencia (Inheritance) es un thriller dramático estadounidense dirigido por Vaughn Stein (Terminal), con guion de Matthew Kennedy. Tras la muerte del patriarca de una familia de la élite social, la hija descubrirá que hay muchos secretos oscuros que pueden desestabilizar para siempre toda su realidad.

Está protagonizada por Lily Collins (Tolkien, La excepción a la regla), Simon Pegg (Hector y el secreto de la felicidad, Bienvenidos al fin del mundo), Connie Nielsen, Patrick Warburton, Chace Crawford, Michael Beach, Marque Richardson, Chris Gann y Joe Herrera. La película no se ha estrenado en salas de cine en España y llega directamente en VOD a través de plataformas como Movistar+ y Rakuten TV, desde el día 3 de septiembre de 2020.



La herencia

Crítica de ‘La herencia (Inheritance)’

Ficha Técnica

Título: La herencia
Título original: Inheritance

Reparto:
Lily Collins (Lauren Monroe)
Simon Pegg (Morgan Warner)
Connie Nielsen (Catherine Monroe)
Patrick Warburton (Archer Monroe)
Chace Crawford (William Monroe)
Michael Beach (Harold Thewlis)
Marque Richardson (Scott Monroe)
Chris Gann (Thomas Reindorff)
Joe Herrera (Detective Emilio Sanchez)
Christina DeRosa (Sofia Fiore)

Año: 2020
Duración: 111 min.
País: Estados Unidos
Director: Vaughn Stein
Guion: Matthew Kennedy
Fotografía: Michael Merriman
Música: Marlon Espino
Género: Thriller. Intriga
Distribuidor: INOPIA FILMS S.L.

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘La herencia (Inheritance)’

Sinopsis

Lilly Collins y Simon Pegg protagonizan este thriller familiar deudor de ficciones como “Succession” sobre una herencia y sus fatales consecuencias.

Cuando el patriarca de una poderosa familia asociada con vínculos políticos muere deja a su hija al frente de la estabilidad económica familiar. Su responsabilidad es doble, dado que su ya desaparecido padre le ha confesado un terrible secreto, así como una herencia maligna que amenaza con destruir tanto su vida como la de todo el mundo que tiene al su alrededor. (Filmin)

Donde se puede ver la película



Un inicio prometedor, con un potente giro de guion

Estamos ante una película ambiciosa, imperfecta y desconcertante, que combina suspense con drama familiar. La herencia (Inheritance) empieza bien. La primera secuencia, con dos acciones en paralelo, es suficientemente agobiante como para captar la atención del espectador. A partir de ahí, conoceremos los entresijos de una familia de clase alta que debe afrontar la inesperada muerte del patriarca. Con la lectura del testamento, surgirán algunas preguntas que la hija se sentirá obligada a responder.

Esos primeros veinte minutos son intensos y emocionantes. El director, Vaughn Stein, se sirve de una puesta en escena elegante, resaltada por la estupenda fotografía de Michael Merriman. Es un inicio prometedor que sienta la base de unos conflictos interesantes relacionados con los roles familiares y con la preservación de las apariencias ante la opinión pública. Entonces, se produce un primer giro inesperado que cambia el rumbo de la historia. Es un volantazo hacia el thriller puro. La situación que se propone es tan potente, que seguiremos con los ojos abiertos, aunque la reacción de algunos personajes comenzará a chirriar un poquito.

La herencia (Inheritance)
Foto de Filmin

El efectismo ineficaz

El segundo acto de La herencia (Inheritance) no consigue mantener el interés. El director pierde el pulso narrativo y el guion entorpece la acción con situaciones inverosímiles y diálogos que parecen escritos para el lucimiento de Simon Pegg. El cómico, encarna un papel muy distinto a los que nos tiene habituados. La información se nos suministrará con cuentagotas, al igual que a la protagonista, Lily Collins. Un viejo truco para mantener la intriga, pero que hay que manejar con prudencia y no estirar demasiado. Aquí la sensación es que sí se dilata de manera injustificada. Además, los espectadores más audaces ya adivinarán que las cosas no son como parecen.

A medida que avanza, todo se vuelve más absurdo en La herencia (Inheritance). El tercer acto se convierte en un dislate irracional. Hubiera podido ser hasta una experiencia divertida, si la película no se hubiera tomado tan en serio a sí misma. El argumento parece escrito para un filme de Serie B, pero el envoltorio busca todo lo contrario, la sofisticación de la imagen y el empaque visual de una obra importante. Se vuelve muy extraña (en el mal sentido de la palabra) y, aunque algunos encontrarán consuelo en el impacto que proponen los giros dramáticos del final, todo resulta demasiado efectista y forzado. La sensación de la explicación final a los enigmas planteados, no ofrece una coherencia a los actos de los personajes y perjudica al conjunto.

La herencia (Inheritance)

Conclusión de ‘La herencia (Inheritance)’

La herencia (Inheritance) es un thriller dramático estadounidense, dirigido por Vaughn Stein. Resulta tan interesante en sus primeros veinte minutos, como caótico en su desarrollo. La historia principal apunta a demasiados temas que no terminan concretándose y sucumbe ante un guion descompensado. Los autores parecen más preocupados en impactar al público que en ofrecerles un suspense coherente. Hay demasiadas secuencias absurdas y poco creíbles para conseguir mantener la tensión inicial. La herencia (Inheritance) se deja ver, gracias a su cuidada estética y al duelo interpretativo entre Lily Collins y Simon Pegg, ambos con momentos de sobreactuación, pero dista mucho de ser un buen thriller.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí