El hombre del laberinto es un thriller psicológico italiano de enrevesado argumento dirigido por el especialista Donato Carrisi (La chica en la niebla). El atractivo reparto incluye a Tony Servillo (La gran belleza, Gomorra), Dustin Hoffman (El graduado, Rain man) y Valentina Bellé (Los Médici, señores de Florencia). En España no tuvo estreno en salas y en general, probablemente por el Covid, no ha tenido mucho desarrollo comercial. Se agregará al catálogo de Movistar el día 15 de octubre.



El hombre del laberinto

Crítica de ‘El hombre del laberinto’

Ficha Técnica

Título: El hombre del laberinto
Título original: L’uomo del labirinto / Into the Labyrinth

Reparto:
Dustin Hoffman (Doctor Green)
Toni Servillo (Bruno Genko)
Valentina Bellè (Samantha Andretti)
Luis Gnecco (Mordecai Lumann)
Vinicio Marchioni (Simon Berish)
Stefano Rossi (Ragazzo cicatrice)
Katsiaryna Shulha (Linda)
Riccardo Cicogna (Paul MacInsky)
Sergio Leone (Bunny)
Carla Cassola (Sra. Wilson)

Año: 2019
Duración: 130 min
País: Italia
Director: Donato Carrisi
Guion: Donato Carrisi
Fotografía: Federico Masiero
Música: Vito Lo Re
Género: Thriller
Distribuidor: Movistar

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘El hombre del laberinto’

Sinopsis

El hombre del laberinto está basada en el libro homónimo de Donato Carrisi, que también dirige la película. Un juego de suspense lleno de puzzles y laberintos alrededor del secuestro de una chica, protagonizada por Dustin Hoffman y Toni Servillo. Samantha es secuestrada en mitad del camino a casa por un conejo gigante. Quince años después se despierta en la cama de un hospital. En shock y ayudada por el Doctor Green, intentará recuperarse para escapar con vida. Bruno Genko, un inspector privado de enorme talento, decide participar también en el caso.

Donde se puede ver la película



El despertar

Samantha (Valentina Bellè) despierta en una habitación de hospital. Junto a ella se encuentra el Doctor Green (Dustin Hoffman), cuyo cometido es conseguir que Samantha recuerde lo sucedido durante su cautiverio. Porque Samantha ha permanecido quince años secuestrada y sus recuerdos son muy vagos. De este modo se inicia una terapia que tratará de aclarar los recuerdos de Samantha para poder atrapar al captor, que todavía sigue en libertad. Está regresión mental hará aflorar en la joven difusos recuerdos de un laberinto donde estuvo confinada y en el que tenía que superar diversas pruebas para sobrevivir.

Paralelamente Bruno Genko (Tony Servillo), un veterano detective privado, se moverá en diversos ambientes relacionados con Samantha para esclarecer el secuestro y dar con el criminal. Así pues El hombre del laberinto se bifurca en dos ramas distintas, al incluir dos pesquisas diferentes. Una mental llevada a cabo por el Doctor Green y otra policial por Bruno Genko.

La relación y equilibrio entre las dos líneas de investigación será un elemento clave de un complicado misterio, que es lo que pretende ofertar casi en exclusiva El hombre del laberinto. Esto dota a la película de cierta dualidad. Green se encarga de una terapia que abunda en extrañas imágenes y símbolos, donde los avances son caóticos y fragmentados. Bruno Genko representa la investigación a pie de calle, a la vieja usanza. Este enfoque dispar, también tiene su importancia narrativa. Pues aunque ambos hombres buscan lo mismo, hay detalles que nos deben rechinar y que serán importantes para tratar de entender la historia.

El hombre del laberinto
Fotos de IMDB

Muchos referentes

Para El hombre del laberinto, Donato Carrisi no duda en recolectar una variada muestra de influencias que hacen de la película una especie de recopilatorio de grandes éxitos del thriller moderno. Lo mismo remite a elementos casi cercanos a Saw o Cube, que se adentra en los territorios oníricos de Lynch u ostenta parecidos con la imaginería de películas como Donnie Darko. Incluso se puede hablar del giallo más psicológico, y exento de sangre, como los de Luigi Bazzoni (Huellas de pisadas en la luna, La mujer del lago).

Sin duda la investigación del Doctor Green junto a Samantha nos aporta el componente más surreal, simbólico y extraño. Es la historia clásica de amnésicos que tienen que indagar dentro de su cabeza mediante un guía. Samantha revivirá su estancia en el laberinto, cómo aprende a sobrevivir y cómo no recuerda a su secuestrador. Por si fuera poco, según el Doctor Green, ha sido encontrada bajo el efecto de potentes drogas psicotrópicas que hace que sus recuerdos no sean siempre fiables. Para contrarrestarlas, le están administrando un antídoto.

La investigación de Bruno es la más cercana al policíaco clásico, y es la que ocupa más lugar dentro del metraje. Es la odisea de un detective moribundo (le quedan dos meses de vida) que quiere resolver su último caso. Partiendo de la base de un testigo que hizo una llamada anónima al encontrarse con Samantha, el veterano investigador irá tirando retrospectivamente del hilo y siguiendo varias pistas. Bastante desconcertantes, y que incluyen a conejos gigantes (estilo Donnie Darko) y a un extraño tebeo.

L'uomo del labirinto
Fotos de IMDB

Dos hombres y un destino

El hombre del laberinto es una dicotomía entre dos personajes y, a su vez, entre dos actuaciones. La de Toni Sevillo es la más destacable, creando un personaje que bascula entre el fatalismo del detective desencantado, y la melancolía de un hombre tratando de desentrañar a un crimen sabiendo que tiene los días contados. La actuación es sobria pero, a su modo, expresiva, elegante. No se puede negar que Servillo es un gran actor, que nos ha dejado una de interpretaciones más personales del reciente cine italiano, la de Jep Gambardella en La gran belleza.

Dustin Hoffman siempre dignifica y ennoblece una película con su presencia. No va a ser este un papel que vaya a añadir nada significativo a su carrera, de hecho los proyectos en los que participa ya no son muchos y no son muy relevantes. Pero quien tuvo, retuvo. Sin duda es un honor para Donato Carrisi poder contar con él. Su papel es muy sobrio, reposado. Su encarnación del Doctor Greene es la de un personaje entre lo cordial y lo analítico, pero algo hermético también. Quizá no luzca mucho, pero tiene un algo misterioso que no sobra. Su parte está oportunamente en inglés, mientras el resto lo está en italiano.

El resto del elenco no destaca particularmente. Podemos hablar de Valentina Bellè en el desempeño del papel de Samantha. Por voces y expresión, trata de mostrar el extravío algo demente de una persona que ha estado secuestrada durante tanto tiempo. A veces tira de un histrionismo acartonado que, aunque notorio, dadas las circunstancias, no chirría. Algunos secundarios son pintorescos y profundizan en la sensación algo irreal de la película.

El hombre del laberinto
Fotos de IMDB

Engaños y giros

El guion de El hombre del laberinto está pensando para confundir, sorprender y desconcertar. Es como una amalgama de giros inesperados, y de un submundo cada vez más extraño que trata de ser atractivo a los ojos del espectador elevándolo a nivel de enigma. Es un guion tramposo, evidentemente, pero ahí esta su esencia y parte de su atractivo. Habrá casualidades improbables, datos forzados y situaciones increíbles.

No tiene por qué ser malo. Se pueden hacer trampas si éstas están bien hechas. En el caso de El hombre del laberinto hay de todo un poco. No se trata de un círculo perfecto, y hay situaciones superfluas que enmarañan innecesariamente una historia que no requería de tanto pase de magia. No obstante, todo este artificio se las apaña para atrapar al espectador. Es como si Donato Carrisi nos desafiara a tratar de enderezar un misterio torcido y nos viéramos obligados a encontrar la resolución.

Se trata de la segunda película del director, también novelista, tras La chica en la niebla. Parece tener cierta querencia al thriller y aunque para su segundo film haya pecado quizá de ambición a la hora de mezclar elementos, también ha sabido captar nuestra atención. Incluso es capaz de crear buenas atmósferas, como las que vienen de esas estancias de color rojo (Darío Argento o David Lynch, vaya usted a saber). Su labor es tan imperfecta como meritoria.

El hombre del laberinto
Fotos de IMDB

Los enigmas de El hombre del laberinto

El hombre del laberinto es una película compleja. Veamos en el spoiler algunos detalles.

Spoiler de El hombre del laberinto

-La primera clave es que Bruno y el Doctor Green no investigan lo mismo. De hecho el Doctor Green no es quien dice ser.

-Bruno investiga el secuestro de la verdadera Samantha y poco a poco va reconstruyendo las raíces del captor.

-El secuestrador es realmente el dentista que mata a la prostituta rubia amiga de Bruno. Se autolesiona para ser hospitalizado en el mismo lugar que la verdadera Samantha y volver a raptarla, sin embargo la policía gracias a Bruno, que fallece en el intento, se adelanta a sus planes y lo capturan.

-La chica a la que interroga el doctor Green no es Samantha y la línea temporal de esa parte ocurre un año después. En realidad este sujeto ha raptado a otra chica y la hace creerse Samantha y que llevaba años en el laberinto.

-No le están administrando un antídoto para las drogas psicodélicas, sino que le están inyectando más. De ahí que varios de los recuerdos del laberinto sean falsos.

-Finalmente esta “falsa Samantha”, tras averiguar la verdad, escapa del laberinto diseñado por el “falso” Doctor Green.

-¿Quien es esta mujer? Según se nos muestra al final, la mujer que trabajaba en Personas Desaparecidas y a la que su compañero no localizaba. Ha permanecido 367 días cautiva.

-Dustinf Hoffman la secuestró más o menos cuando se encontró a la verdadera Samantha.

-Las dos historias no tienen que ver nada entre sí. La trama de Dustin Hoffman transcurre un año después, pero el montaje las superpone y pensamos que ocurren simultáneamente.

-Al final lo que dice la falsa Samantha nada más despertar tenía sentido: “Es un juego, es un juego”. Pero no el que pensábamos. 

[plegar]

L'uomo del labirinto
Fotos de IMDB

Conclusiones de ‘El hombre del laberinto’

El hombre del laberinto es tramposa, trapacera y retorcida. Sin embargo, si conseguimos adormecer la suspensión de incredulidad y nos dejamos llevar, la propia inercia del misterio nos arrastrará hacia un buen entretenimiento. Utiliza imágenes sugestivas como laberintos, símbolos inconscientes, y objetos de origen extraño. Efectistas pero eficaces. Las interpretaciones de Servillo y Hoffman son buenas, sobre todo en el caso del primero. Lástima también del largo metraje, que prolonga la solución al misterio más de lo necesario.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí