Boris Lojkine dirige su segunda película de ficción bajo el nombre de Camille, basada en la vida de la fotoperiodista Camille Lepage, la cual impresionó al mundo al ser una de las víctimas de las guerras que se producen en la República Central Africana. Este film obtuvo una nominación en los Premios César 2020 a la mejor actriz revelación para su protagonista, Nina Meurisse. Asimismo, Meurisse estuvo nominada a mejor actriz revelación en los Premios Lumiére. El film se alzó con el Premio del Público, después de ser proyectada en la Piazza Grande, en el prestigioso Festival Internacional de Cine de Locarno. Llega a España a través de la 3ª edición de OHLALÀ! Festival de cine francófono de Barcelona, desde el 1 al 8 de octubre de 2020, también en Filmin. 



Camille

Crítica de ‘Camille’

Ficha Técnica

Título: Camille
Título original: Camille

Reparto:
Nina Meurisse (Camille Lepage)
Fiacre Bindala (Cyril)
Bruno Todeschini (Mathias)
Grégoire Colin (François)
Ousnabée Zounoua (Leila)

Año: 2019
Duración: 92 min
País: Francia
Dirección: Boris Lojkine
Guion: Boris Lojkine y Bojina Panayotova
Fotografía: Elin Kirschfink
Género: Drama
Distribución: Filmin

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Camille’

Sinopsis de ‘Camille’

El francés Boris Lojkine estrenó Camille con éxito en el mismísimo Festival de Locarno, donde se hizo con el Premio del Público tras ser proyectada en su mítica Piazza Grande. Este excepcional biopic narra con gran precisión la historia de la fotoperiodista Camille Lepage, trágicamente asesinada durante el conflicto armado en la República Centroafricana. La joven Nina Meurisse fue nominada al César a Mejor Actriz Revelación gracias a su entregada interpretación.

Camille Lepage, una joven e idealista fotorreportera, viaja hasta la República Centroafricana para cubrir la inminente guerra civil. Lo que verá allí cambiará su destino para siempre. (FILMIN).



Camille
Foto de Filmin

Una experiencia trascendental

Boris Lojkine volvía a la industria cinematográfica, tras “Hope”, su ópera prima de ficción, con Camille, biopic de la fotógrafa Camille Lepage. Sin duda, con este título, rescata una de las figuras del mundo de la comunicación que conmocionó al mundo con su historia en los últimos años. Sin embargo, Lojkine realiza una buena carta de presentación para aquellos para los que su historia sea una completa desconocida. De esta forma, se confecciona un guion en el que se deshace de un trasfondo biográfico excesivo y se coloca, sobre todo, en los sucesos que marcaron su vida. Gracias a ello, no solamente se ve un retrato de la vida de Lepage, sino de una realidad muchas veces olvidada, como es el conflicto que sigue habiendo en los países de África. Con lo cual, refresca al espectador esos hechos que necesitan ser escuchados.

Asimismo, el libreto plantea debates que son de plena actualidad, como las consecuencias de la dominación de los países africanos y el poder que todavía tienen las primeras potencias sobre dicho continente. No obstante, a pesar de mostrar esas diferencias culturales, históricas y sociales, en algunos momentos divaga demasiado por el film. En consecuencia, se ralentiza en muchas ocasiones el transcurso del relato, quedándose en una tranquilidad reflexiva que no lleva a un punto como tal. Por tanto, ese efecto cercano y familiar se ve algo menguado, aunque sigue causando interés en el espectador sin ningún problema. Por otro lado, lanza una visión sobre el periodismo, en este caso sumado a la imagen de la mujer, en países en conflicto. Una propuesta distinta. Únicamente, hubiera colocado la guinda del pastel otorgando más complejidad en los sentimientos más profundos de Lepage.

Nina Meurisse
Foto de Filmin

La mujer detrás de la figura

Lo que hace de Camille una película tan humana es Nina Meurisse, su principal actriz, la cual da vida a la protagonista que da nombre al film. Desde el principio tiene esa luz distinta, sincera, que transmite una sensibilidad exquisita. También se une un buen manejo del lenguaje no verbal, además de una interacción certera con el reparto coral que va apareciendo en escena. De esta forma, su influjo dramático es primordial, ya que es en ella donde se posa el mayor peso del largometraje. Aun así, Meurisse sale airosa, demostrando tener una escucha personal con la imagen, controlando los niveles en todo momento y siempre con una fuerza escénica propia. Indudablemente, se convierte en la mejor interpretación en la película, aunque cabe destacar que es generosa con el resto de actores, que se van sumando al largometraje.

Otra de las grandes sorpresas de la película es Fiacre Bindala, como Cyril. Tiene una energía apabullante, que se mezcla con una personalidad férrea, en sintonía con su personaje. Asimismo, Ousnabée Zounoua está estupenda, como Leila, dando ese toque cercano y empático. El único inconveniente es que no se haya dado más importancia a su personaje, para ganar en impacto sobre la pantalla. Después, un habitual en el cine francés, Bruno Todeschini, da ese contrapunto en su trabajo actoral, que deja unos claroscuros muy interesantes a nivel artístico. Lo mismo sucede con Grégoire Colin, convirtiéndose en el reflejo de una sociedad en constante búsqueda de la atención mediática. Por último, aplaudir la labor de la dirección actoral, ya que se puede ver un gran número de actores, incluyendo los figurantes, pero en ningún momento faltan a la naturalidad ni a lo verosímil.

Nina Meurisse
Foto de Filmin

Episodios de la vida

La cámara se posa en una recreación de los hechos ocurridos en 2013-2014, durante las vivencias de Camille Lepage. Por lo cual, la dirección de fotografía gana en ese cuidado de mostrar esa naturaleza salvaje, equilibrándola con espacios más descuidados, cercanos a los conflictos civiles. Además, también ha habido una buena caracterización en Camille con el archivo fotográfico original de la fotoperiodista. Con lo cual, también hay que señalar a la dirección artística, que sigue una estética de denuncia social, atrayendo al espectador ante un escenario realista y sugestivo. También sería importante comentar el uso de recursos visuales, que emulan atributos del género documental. De alguna manera, es homenajear la profesión a la que se dedicaba Lepage, mostrando el gran peso de la imagen y lo que se puede transmitir con ella sin necesidad de estar en movimiento.

Sin embargo, el conflicto que surge en la cinta es el montaje, que se acerca a un biopic convencional, pero erra en aquellas innovaciones que se propone. Es decir, ese uso de estructura capitular, dando detalles sobre el contexto social, rompe la fluidez del ritmo y dispersa al público de su foco principal. En consecuencia, no engancha como pudiera, quedándose en una exposición interesante, pero no lo suficientemente brillante como para impresionar. A ello se le une un ritmo que se estanca en varios momentos, no aprovechando el influjo de la contemplación, sino un alargamiento aparentemente poco justificado sobre el film. Aun así, hay dinamismo en una parte importante de la película, lo que hace que sea una historia atrayente, sobre una realidad que sigue ocurriendo a día de hoy.

Camille
Foto de Filmin

Conclusión

Camille es una película biográfica que explica las vivencias de Camille Lepage, pero también reivindica la necesidad de mirar la realidad del continente africano. De esta forma, se fomenta una reflexión y un debate necesarios, que se unen a un buen uso de lo visual y la fotografía. Asimismo, Nina Meurisse está excelente, cargando el peso dramático de la película sin problema y abordándolo con una sutilidad y una cercanía certeras. No obstante, el montaje flaquea en algunos puntos, que ralentizan y dispersan el foco principal. Aun así, mantiene el interés. Un viaje cautivador que se encuentra con un grito de auxilio de una verdad silenciada por una sociedad consumista de lo mediático.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí