Huellas de pisadas en la Luna, es una producción italiana de 1975 de difícil inclusión en un género concreto. Bascula entre entre el thriller psicológico, alguna pequeña imaginería de ciencia ficción, y un drama de aire surrealista. Es habitual englobarla como uno de los numerosos gialli que abundaron en los años 70, pero no acaba de cuadrar en esa tipología. Está dirigida por Luigi Bazzoni (La mujer del lago, Un día negro). En el reparto encontramos a Florinda Bolkan (Angustia de silencio, Una lagartija con piel de mujer), Klaus Kinski (Fitzcarraldo, Aguirre, la cólera de Dios) y Nicoletta Elmi (Muerte en Venecia, Demons). La película tiene un merecido estatus de película de culto y puede verse actualmente en Filmin.



Huellas de pisadas en la luna

Crítica de ‘Huellas de pisadas en la luna’

Ficha Técnica

Título: Huellas de pisadas en la luna
Título original: Le orme (Footprints)

Reparto:
Florinda Bolkan (Alice Campos / Alice Cespi)
Peter McEnery (Henry)
Nicoletta Elmi (Paola Bersel / Paula Burton)
Caterina Boratto (Dueño de Boutique)
John Karlsen (Alfredo Laurenti / Alfred Lowenthal)
Esmeralda Ruspoli
Miriam Acevedo (Supervisor de Alice)
Rosita Torosh (Marie Leblanche)
Luigi Antonio Guerra
Klaus Kinski (Prof. Blackmann)
Lila Kedrova (Sra. Heim)

Año: 1975
Duración: 96 min.
País: Italia
Director: Luigi Bazzoni,
Guion: Luigi Bazzoni, Mario Fanelli. Novela: Mario Fanelli
Fotografía: Vittorio Storaro
Música: Nicola Piovani
Género: Thriller. Giallo
Distribuidor:

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de Huellas de pisadas en la luna

Sinopsis

Elaborado cóctel de terror, giallo y ciencia ficción envuelto en una lograda atmósfera onírica.

Alice Campos (Florinda Bolkan) se despierta un jueves pensando que es lunes. No recuerda en absoluto los últimos tres días. Cuando llega a su trabajo como traductora en un congreso de astrofísica se da cuenta por sus superiores de su ausencia casi toda la semana. Paralelamente, Alice sueña con una antigua película de ciencia ficción en la que un hombre es abandonado a su suerte en la Luna. Intrigada por ambas situaciones, y creyendo que existe relación entre su amnesia y sus pesadillas, Alice decide visitar un pueblo llamado Garma, en la costa de Turquía, por una postal rota de ese lugar que encontró en su apartamento… (Filmin)

Dónde se puede ver la película



Tres días en blanco

Huellas de pisadas en la Luna tiene la naturaleza incierta de los versos sueltos. Nuestra actitud como espectadores tiende más o menos deliberadamente a etiquetar todas las películas que pasan ante nuestra mirada dentro de un género bien delimitado. Algo a veces demasiado reduccionista pero a su modo útil para inventariar mentalmente lo que hemos visto. Con esta película, no obstante, no es fácil acomodar una etiqueta. Es común catalogarla como un giallo, en parte por ser una producción italiana de género de los años setenta, pero no es una descripción precisa. Tiene la tensión propia de un thriller, la irrealidad de los sueños, y un sentido permanente del misterio.

Huellas de pisadas en la Luna, nos cuenta la historia de Alice Campos (Florinda Bolkan), una traductora portuguesa que vive en Roma y trabaja como intérprete. Un día, tras soñar con una pesadilla recurrente que evoca una película de ciencia ficción en la que un astronauta es abandonado en la Luna, al acudir al trabajo se encuentra con que ha estado desaparecida durante tres días. De esas 72 horas no recuerda absolutamente nada, si acaso que durante una traducción simultánea tuvo un ataque de pánico y salió corriendo de su puesto de trabajo.

En su casa, además, encuentra dos objetos desconocidas para ella. Una postal rota de una ciudad turca llamada Garma y un vestido amarillo. Siguiendo un extraño impulso decide viajar a la ciudad de la postal en busca de respuestas. La búsqueda se convertirá en una peripecia extraña y desasosegante.

Huellas de pisadas en la luna
Fotos de IMDB

¿Qué esta pasando?

Huellas de pisadas en la Luna, puede jactarse de crear una atmósfera personalísima y evanescente. La película tiene la consistencia de un sueño. Mientras Alice hace sus metafísicas indagaciones en Garma, los personaje que van saliendo a su paso son peculiares, algo herméticos. Como el propio escenario de la ciudad, casi siempre solitaria y vista a través de la estupenda fotografía del gran Vittorio Storaro. La acción de  la película acompaña perfectamente a la atmósfera creada acrecentando la sensación de misterio. Alice se encuentra con gente, ignota para ella, pero que parecen conocerla. Ella piensa que es imposible, pues no ha estado nunca en Garma… Al menos  que recuerde.

La película se configura como un puzzle del que el realizador Luigi Bazzoni nos va ofreciendo piezas a cuentagotas que, además, son difíciles de encajar. De este modo, nos encontramos con extraños pueblos en ruinas en mitad de un bosque, una Alice cada vez más separada de la realidad, y personas como la misteriosa niña Paula (interpretada por Nicoletta Elmi, conocida por su papeles de niña espeluznante en algunas película de terror italiano) que afirma haberla conocido bajo otro nombre: Nicole.

En realidad, los gialli de los años 60 y 70 tienen todos la tendencia a los argumentos alambicados, rebuscado y llenos de psicologismos disparatados. Pero Huellas de pisadas en la Luna camina por otro sendero. Es menos violenta, no hay asesinatos llamativos y tiene un toque mucho más frío y metafísico. Casi recuerda más a Resnais que a Argento o a Bava, pero recubierto de película de intriga. Por eso, su adscripción al giallo es más circunstancial que oportuna. Lo bordea, pero sin penetrar en él.

Le orme (Footprints)
Fotos de IMDB

El extraño mundo de Huellas de pisadas en la Luna

En el aspecto visual Huellas de pisadas en la Luna es una película privilegiada. Como ya decíamos, cuenta con la fotografía del genial Vittorio Storaro (que ha trabajado con Coppola o Bertolucci, y actualmente con Woody Allen). Destaca el filtro azul que aplica a la ciudad de Garma, manteniendo una constante sensación de pintoresca irrealidad. También capta la arquitectura de una forma que parece misteriosa, amenazante, como si fuera un tétrico escenario donde se dirime la cordura de la protagonista. A ello añadamos la enigmática partitura de Nicola Piovani y la atmósfera resultante no puede ser otra cosa que extraordinaria.

Luigi Bazzoni lleva la batuta con una parsimonia deliberada. En general estamos hablando de una película lenta, sin demasiados concesiones al público, que tendrá que esperar a que la enrevesada historia vaya calando. No fue un director muy prolífico, pero amerita haber dirigido películas interesantes, como la también hermética La mujer del lago (1965) o la más directa  Un día negro (1971). Su gusto por la atmósfera y los enigmas son algunas señas distintivas. Cabe decir, por otra parte, que el autor de la novela de origen (Las huellas) y coguionista, el italo-argentino Mario Fanelli, colaboró como director no acreditado.

Un plus añadido son las eventuales escenas oníricas sobre el astronauta abandonado en la Luna, que habitan en la mente de Alice. Son extrañas y opresivas, hecho que se ve reforzado por las fugaces apariciones del siempre inquietante Klaus Kinski en el papel de un extraño personaje llamado Blakmann. A pesar de toda esta desconcertante mezcolanza de elementos heterogéneos, Huellas de pisadas en la Luna consigue cerrarse de una forma más o menos certera. Al menos para el nivel de incógnitas que se llegan a plantear.

Huellas de pisadas en la luna
Fotos de IMDB

Personajes y elenco

Sintéticamente podemos decir que los personajes de Huellas de pisadas en la Luna parecen, o bien estar un poco zumbados, ser extraños, o tener muchas información que ocultar. No hay un estudio naturalista de los personajes que, en sí mismos, son un elementos más para crear atmósfera o una pieza de un complicado rompecabezas. Florinda Bolkan comienza sus azarosas peripecias de una forma más o menos serena, hasta que poco a poco va cayendo en la desesperación. Pero tampoco es un descenso a los infiernos particularmente turbulento. En buena parte porque la actriz hace una interpretación algo fría. Quizá premeditadamente. En cierto modo hay algún antecedente de Lynch, pero de una forma menos virulenta.

Nicoletta Elmi se mueve como pez en al agua en su papel de niña misteriosa y algo excéntrica. A veces parece inocente y frágil; otras veces parece poseer la clave del embrollo de Alice. Esa ambigüedad resulta beneficiosa para la película. Otro personaje importante de la película es Henry (Peter McEnery), que está apunto de iniciar una especie de subtrama romántica que acabará por otros derroteros. Como se podría decir de todas las actuaciones en general, no hay nada descollante, nada particularmente destacable. Los actores desprenden cierta frialdad, de tal modo que existe ningún vínculo empático con ellos.

Hay que mencionar al menos la aparición de Klaus Kinski en las pesadillas de Alice. Son breves, pero la capacidad de incomodar que posee el actor alemán es notable incluso cuando sus apariciones son anecdóticas.

Le orme (Footprints)
Fotos de IMDB

Conclusiones de ‘Huellas de Pisadas en la Luna’

Huellas de pisadas en la Luna es un perro verde difícil de situar o de categorizar. La etiqueta de giallo no se amolda del todo a sus características. Podríamos hablar de un thriller onírico/metafísico donde la realidad es tan endeble como los sueños. Si somos capaces de digerir la sensación de extrañeza, descubriremos una película excelente e insólita merecedora de estar en las páginas selectas de la intriga italiana. Película a reivindicar.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí