Ilusiones mortales (Deadly Illusions) o como a mí me gusta llamarla La niñera que susurraba a la escritora o viceversa, es un presunto conato de thriller psicológico, de nacionalidad estadounidense, escrito y dirigido por Anna Elizabeth James.

Producida por Kiss and Tale Productions, distribuida por Voltage Pictures y no estrenada en salas comerciales, ha sido adquirida por la plataforma de streaming Netflix, para su exhibición a nivel mundial el 18 de marzo de 2021.



Ilusiones mortales (Deadly Illusions)

Crítica de ‘Ilusiones mortales (Deadly Illusions)’

Título: Ilusiones mortales
Título original: Deadly Illusions

Reparto:
Greer Grammer (Grace)
Dermot Mulroney (Tom Morrison)
Kristin Davis (Mary Morrison)
Shanola Hampton (Elaine)
Lora Martinez (Andrea Miller)
Grayson Berry (Detective Newheart)
Olivia Taylor (Nanny #3)
Marie Wagenman (Alexandra Morrison)
Jean Effron (Bibliotecario)
Ellen Humphreys (Angela Huntsman)
Alexandra Fabbri (Key Background)

Año: 2021
Duración: 114 min.
País: Estados Unidos
Director: Anna Elizabeth James
Guion: Anna Elizabeth James
Fotografía: Mike McMillin
Música: Drum and Lace
Género: Thriller
Distribuidor: Netflix

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Ilusiones mortales’

Sinopsis 

Mary (Kristin Davis), una exitosa novelista que sufre de un bloqueo creativo, se ve en la imperiosa necesidad de aceptar una suculenta oferta por parte de su editorial, tras una operación financiera fallida de su marido Tom (Dermot Mulroney), que ha acabado con la mitad de los ahorros del patrimonio familiar.

Para poder llevar a cabo su tarea, tendrá que contratar a una inocente niñera (Greer Grammer) para el cuidado de sus hijos.

La joven elegida es tan perfecta, que la escritora empezará a sentir hacia ella una turbadora atracción física. Ficción y realidad comenzarán a confundirse en la mente de la escritora.

Dónde se puede ver la película



Típicos tópicos (1)

En Ilusiones mortales (Deadly Illusions) nada es original ni hay ningún aporte (aunque se intente al final) que dignifique a un género demasiado arrasado por los telefilmes de sobremesa de las cadenas generalistas en abierto.

Hablar de títulos de películas de niñeras me parece casi una ofensa en esta crítica por varios motivos, el primero porque hasta posible milagro todo quedó dicho en plan niñera psicopática con la excelente La mano que mece la cuna (1992) y en plan terror con las niñeras de Suspense (1961) o La profecía (1976).

Incluso tenemos un intento correctísimo y muy reciente de comedia gamberra con las dos partes de The babbysitter (2017 y 2020).

Ojo, cualquier comparación de Ilusiones mortales (Deadly Illusions) con alguno de los títulos citados anteriormente, no es solo pura coincidencia, es también delito.

Del resto de ínfimas producciones televisivas sobre todo, con el planteamiento de niñera que viene a romper el equilibrio familiar de una u otra manera, por tal o cual motivo, mejor correr un tupido velo.

 

Ilusiones mortales

Típicos tópicos (2)

La escritora exitosa con tanto dinero ahorrado, que se puede permitir dedicarse exclusivamente a cuidar de sus hijos y a ir al gimnasio con su amiga íntima (psicóloga por cierto).

Inmaculada, perfecta, siempre con la sonrisa en la boca, como recién salida y continuando su papel de la modosita del grupo de Sex and the City.

Tom, el marido, que hace más de seis meses que ha perdido en secreto la mitad de lo que se entiende una considerable fortuna familiar, pero eso sí, las ganas de empujar no las pierde ni por casualidad. Bravo machote.

La niñera perfecta, en su primera escena, no sabemos si estamos viendo realmente a una niñera o una aparición mariana.

Guapa, virginal, con su coleta de colegiala y vestida casi como tal. Seguimos, seguimos…….educada, lectora, servicial y un largo etcétera que irán descubriendo.

Y además ecologista y contra el cambio climático, llega en bicicleta.

La íntima amiga de la escritora, introducida para desencadenar el desencadenante, poner unas gotas detectivescas en la cinta y despedirse sin decir ni siquiera adiós.

Deadly Illusions

Típicos tópicos (3)

Relación perfecta entre ambas desde el primer segundo (lo habitual), al marido también le encanta (¿Y a quién no?), los niños muy contentos (nada nuevo) y prácticamente desde el inicio, pasa a formar parte del entorno familiar de los Morrison.

Pero como el cuerpo es débil, la escritora bloqueada empieza a sentir ciertos impulsos no muy correctos hacia la adolescente virginal, que no solo agitan su vida sexual sino que también provocan su desbloqueo narrativo.

Empezarán algunas escenas morbosas con la duda (para el que la tenga) de si son reales o solo en la cabeza de la escritora. Juntar erotismo de carácter lésbico pero quedándose en tierra de nadie, hace que para menores no sea apropiado y que para adultos sea una absoluta ñoñería.

Falta de ambición o de ovarios en este caso, por parte de la directora.

Ilusiones mortales

El desenlace

Lo que bien empieza bien acaba, pues no queridos navegantes.

Nuestra escritora sigue mezclando realidad y ficción (¿O no?), ahí entra ya también el abnegado marido.

Alguien morirá, alguien no habrá hecho bien sus deberes, alguien será culpado/a de algo que no ha cometido y alguien tendrá que bajar a los infiernos a investigar unos hechos acaecidos años atrás.

Y hasta aquí puedo contar, queridos navegantes.

El (chirriante) final no deja dudas, pero aun así haré un pequeño spoiler por si las moscas.

Deadly Illusions

El reparto

Hoy sí voy a ser breve porque poco hay que decir.

Kristin Davis, como la escritora, haciendo un episodio más de Sex and the City y aportando solo unas gotas de aquella tremenda sensualidad que exhumaba en la serie indicada (la edad no perdona a nadie, evidentemente).

Quizás sea un error mío, pero solo la vi natural cuando lleva a la niñera a la exclusiva tienda de lencería a comprarse un par de sujetadores y es que Charlotte es mucha Charlotte y sobre todo comprando.

Greer Grammer, como la niñera, californiana famosa por su papel de Lissa Miller en la serie televisiva Awkward (2011-2016).

De donde no hay no se puede sacar, no lo digo por Greer, sino por la cinta. Pero sí es verdad que con casi 30 años querer aparentar a una adolescente de 20 tiene su mérito, físico tiene y lo podrán comprobar.

Pero lo peor que creo se puede decir de una actriz, es que su papel lo podría haber llevado a cabo cualquier actriz inexperta de 18-20 años y no hubiese habido ninguna diferencia, al menos negativa.

Por cierto y lo siento, la escena final cumbre en el cuarto de baño tiene prisión preventiva.

Se me olvidaba, Tom (Dermot Mulroney), el que tuvo retuvo, pero en este caso, solo pasaba por ahí.

Ilusiones mortales

Presunta culpable

La guionista y directora Anna Elizabeth James.

Solo le conozco un título anterior donde también ejercía ambos roles, me consta que tiene alguno más, Domando al futuro (2018), una simpática comedia de aventuras directa para televisión donde los caballos salvaban la película.

Ilusiones mortales (Deadly Illusions), ¿Qué le digo?.

Intentar salvar a una cinta de casi dos horas de duración mediante los diez minutos finales, en un alarde de giros a cada cual menos creíble y con un presunto final abierto, amén de grabar la escena clave de la película como yo con mi móvil y con menos ritmo que un teletubbie, pues como que no, querida.

Dirección sin ritmo que convierte a la cinta en totalmente previsible, intentando avivarla a base de confundir a los espectadores con las pajas mentales de la protagonista y para colmo una supuesta relación lésbica que termina antes de empezar.

La parte final se podía haber trabajado un poco más, sobre todo en la raíz de fondo de los sucesos acaecidos años atrás, pero ya ahí la película no era salvable ni aunque hubiera metido de cómplice a Hannibal Lecter. ¿Directora a seguir? Ustedes verán.

Conclusión de ‘Ilusiones mortales’

Ilusiones mortales (Deadly Illusions), como cualquier película de sobremesa de Antena 3 o de Telecinco o quizás peor. No lo sé.

Dirección incompetente, un guion absurdo y repetitivo, flojas actuaciones, ritmo trabado y mucho más de lo mismo.

La cinta se intenta salvar con un final con varios giros de guion, totalmente imposible ya a esas alturas de la película.

Netflixnianos y acoplados, como siempre, no seré yo quién les diga que no la vean, pero tampoco la voy a aconsejar. Usen su tiempo racionalmente, o no ¿Por qué?.

Eso sí, no cuenten conmigo para la crítica, si deciden hacer una segunda parte.

Spoiler

Spoiler de ‘Ilusiones mortales’

La niñera tiene un trastorno de personalidad parte heredado genéticamente (su tía también lo tiene) y parte del tiempo que la tuvieron encadenada y muerta de hambre. De ahí sus dos personalidades, la angelical y la asesina. La escritora lo que tiene son pensamientos casi oníricos provocados por la llegada de la niñera, estos la estimulan sexualmente a un mundo que desconoce y de paso desbloquean su creatividad narrativa.

En cuanto al final, cuando la escritora va a visitar a la niñera al supuesto psiquiátrico con su típica gabardina y sale más tarde con la gabardina y el pañuelo tapándole el pelo y casi la cara, el mismo que la niñera usó para culparla de la muerte de su amiga íntima, es a elección del consumidor. Cada cual que opine lo que quiera. Nadie le podrá decir que no esté en lo cierto.

[plegar]

Enhorabuena y Bienvenidos al Espectáculo

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí