Inmune (Songbird) es la nueva película del británico Adam Mason. Creador de obras como ‘Broken’ (2006), ‘La sentencia del diablo’ (2007), ‘Blood River’ (2009), ‘Pig’ (2010) o ‘Hangman’ (2015). Protagonizada por K.J. Apa (‘Nuestro último verano’, William Bindley, 2019, ‘Mientras estés conmigo’, Andrew Erwin y Jon Erwin, 2020), Sofia Carson, Demi Moore (‘Ghost. Más allá del amor’, Jerry Zucker, 1990, ‘Algunos hombres buenos’, Rob Reiner, 1992), Bradley Whitford, Craig Robinson, Jenna Ortega, Paul Walter Hauser y Alexandra Daddario entre otros. La producción ha corrido a cargo de Michael Bay y de las productoras Catchlight Films, Invisible Narratives, STXfilms y Platinum Dunes. Estreno en salas de cine españolas el 18 de marzo de 2021.



Inmune (Songbird)

Crítica de ‘Inmune’

Ficha Técnica

Título: Inmune
Título original: Songbird

Reparto:
K.J. Apa (Nico)
Sofia Carson (Sara)
Craig Robinson (Lester)
Bradley Whitford (William Griffin)
Peter Stormare (Emmett Harland)

Año: 2020
Duración: 90 min
País: Estados Unidos
Dirección: Adam Mason
Guion: Simon Boyes y Adam Mason
Música: Lorne Balfe
Fotografía: Jacques Jouffret
Género: Drama
Distribución: Diamond Films

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Inmune’

Sinopsis de ‘Inmune’

Inmune (Songbird) nos muestra cómo tras cuatro años, desde que una pandemia mundial asoló el mundo, aparece una nueva y peligrosa mutación del virus. El Gobierno ordena un nuevo confinamiento mundial. Nico (KJ Apa) es un repartidor que ha desarrollado una poco común inmunidad al virus, lo que le permite seguir trabajando. Nico quiere estar junto a su novia Sara (Sofia Carson), pero para ello deberá superar la ley marcial y enfrentarse a gente peligrosa, poderosa y muy desesperada. (DIAMOND FILMS).



Inmune
Foto de Diamond Films

Pandemia de mal gusto

Inmune (Songbird) es una película que se acerca al drama del coronavirus en un universo en el que nadie puede salir de su casa o será abatido, solo lo pueden hacer aquellas personas que son inmunes al virus, que ha evolucionado en COVID-23. El filme narra tres historias a la vez, pero la trama principal se centra en Nico, un repartidor inmune que luchará para estar junto a su novia Sara, a la que conoció cuando hacía una entrega. Se conoce como la primera película rodada en pandemia y, a pesar de ello, trata con poca sensibilidad el drama que está suponiendo para todo el mundo.

La cinta dirigida por Adam Mason trata diversos temas, desde distintos puntos de vista, una pareja, una familia adinerada y una actriz con aspiraciones de ser una estrella. Esta variedad de personajes nos ayuda a reflexionar sobre el distanciamiento social, los posibles problemas que pueden surgir en una pandemia o incluso las profesiones que pueden surgir. Actualmente, en un contexto en el que hemos normalizado la situación después de un año, el director no se acerca con el tacto suficiente, creando una superproducción en la que la excusa es el coronavirus.

Inmune (Songbird) muestra de forma espectacular un mundo apocalíptico en el que el coronavirus se ha adueñado de todo. Las muertes por coronavirus son reales y en Estados Unidos esto todavía no se ve, no son verdaderamente conscientes de lo que está suponiendo, no hace falta más que ver las imágenes de gente sin mascarilla. La película se pasa de ‘’innovadora’’, llegando a ser insensible con un tema tan actual, quizá esta película en unos años no signifique nada, pero en el presente no se puede realizar una ficción sobre lo que podría pasar.

Songbird
Foto de Diamond Films

Postureo publicitario

Inmune (Songbird) gira en torno a tres historias paralelas que se cruzan de una forma demasiado casual, a través de una serie de clichés y tópicos, típicos en este tipo de cintas, fabricadas como un producto más.  Es inevitable recordar los miles de anuncios que engullimos al día cuando vemos esta película, que cumple con su propósito al dejarnos asombrados con algo que no genera interés.

Actualmente todo se ha convertido en postureo, es decir, todo es comercializable. En las redes sociales se tiende a publicitar absolutamente todo y esta falta de respeto hacia lo que significa crear una imagen, es palpable en toda la película. Con la llegada de las plataformas como Netflix, ha surgido un estilo de creador que se centra en la espectacularidad de las imágenes. Esto es apreciable en las actuaciones, la mayoría de las interpretaciones se realizan posando a cámara, como si hubiéramos vuelto al cine clásico americano en el que solo se trabajaba bajo el triángulo de iluminación, creando unos personajes divinos por cámara, pero sin personalidad aparente.

En Inmune (Songbird), Adam Mason dirige un guion que no está bien cerrado, con una planificación descuidada, un montaje con exceso de jump cuts (los hace hasta cuando van a desayunar), y una cámara tan pegada a los personajes que en numerosas ocasiones se ve la sombra de la cámara y en otras, llega a impactar contra los actores. El arte y la iluminación, es lo mismo que has visto en otras películas relacionadas con el apocalipsis o distribuidas por Netflix.

Inmune
Foto de Diamond Films

Conclusión

Inmune (Songbird) es un producto más de mala calidad, como otros muchos que hay en el mercado. No es entendible que este tipo de obras lleguen a los cines españoles, mientas otras muchas se quedan en su país de origen simplemente porque no las ha producido Michael Bay. Hacer las cosas ‘’porque mola’’ no está bien, el cineasta debe tener amor por el cine, quererlo y cuidarlo. No se pueden producir todas las películas del mundo, por ello debemos elegir no realizar las cintas de las que se pueda prescindir.

Inmune (Songbird) es adecuada para aquellas personas que decidan ver algo mientras hacen otras actividades o incluso para aquellos que no quieran pensar, ni ser conscientes de su propia realidad. Los cines españoles necesitan estrenos que consigan que la gente vaya a las salas, pero este no es el camino para reactivar la economía de la exhibición cinematográfica.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí