El 10 de septiembre de 2020 llegó a Netflix Julie and the Phantoms, basada en la serie homónima brasileña, que fue todo un éxito. En esta ocasión, la protagoniza Madison Reyes, junto con Charlie Gillespie, Jeremy Shada y Owen Patrick. Creada por Dan Cross y David Hoge, está producida también por Kenny Ortega, uno de los iconos del género musical.



Julie and the Phantoms

Crítica de ‘Julie and the Phantoms’

Ficha Técnica

Título: Julie and the Phantoms
Título original: Julie and the Phantoms

Reparto:
Madison Reyes (Julie)
Charlie Gillespie (Luke)
Owen Joyner (Alex)
Jeremy Shada (Reggie)
Jadah Marie (Flynn)

Año: 2020
Duración: 34 min por capítulo apróx.
País: Estados Unidos
Creada por: Dan Cross y David Hoge
Guion: Tiffany Paulsen y Elise Primavera
Fotografía: Randal Platt
Género: Musical
Distribuidora: Netflix

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Julie and the Phantoms’

Sinopsis de ‘Julie and the Phantoms’

La estudiante de secundaria Julie (Madison Reyes) perdió su pasión por la música tras la muerte de su madre el año pasado. Pero cuando de repente, los fantasmas de tres músicos de ensueño (Charlie GillespieJeremy ShadaOwen Patrick Joyner) aparecen en el viejo estudio de música de su madre, Julie siente que empieza a despertar, y se inspira para volver a cantar y escribir canciones de nuevo. A medida que crece su amistad con Julie, los chicos la convencen de crear una nueva banda juntos: Julie and the Phantoms.

Donde se puede ver la serie



Julie and the Phantoms
Foto de Netflix

Buena metáfora

Para los niños, niñas y adolescentes que se quedan con la boca abierta mirando algunos videoclips de la serie, es muy buena la metáfora de lo eterno de la música y el arte.

Este siglo supo captar como arte, nuestra misma velocidad de escuchar y mirar, en una película. La música, en un disco, cd o teléfono. Los sonidos, ya no se pierden en el tiempo o en el aire. No podemos, y el arte no nos deja morir en tiempo real, somos capturados en una obra de arte. Así de complejo y a la vez sencillo, es lo que plantea esta serie juvenil Julie and the Phantoms.

Netflix
Foto de Netflix

Para entrar en el verosímil

Como en Regreso al futuro (1985), nadie se pregunta realmente qué es un condensador de flujos, aceptamos, que eso es lo que permite al Doc y a Marty, viajar por el tiempo.

Julie encuentra un viejo CD de música. Es de una banda llamada “Sunset Curve”. Está en el estudio de música de su madre muerta. Pone el play y los tres integrantes de Sunset curve (que estaban muertos) vuelven a la vida… Luke, Reggi y Alex.

Nadie, en toda Julie and the Phantoms, (o por lo menos en la primera temporada) se pregunta cómo y de qué manera esos “Hologramas tan reales” aparecen tocando música con Julie… Simplemente se acepta como un avance de la tecnología, sobre todo de la gente adulta que no entiende de tecnología.

Netflix
Foto de Netflix

De ‘Julie e os Fantasmas’ a ‘Julie and the Phantoms’

Julie and the Phantoms está basada en una serie brasileña del año 2011 que tuvo una sola temporada de 26 capítulos. Se puede ver en youtube. Puede visualizar solo el primer capítulo y dista mucho de parecerse a esta nueva versión. Solo que Julie ve y canta, con los fantasmas de un viejo disco de vinilo que reproduce en una vieja bandeja tocadiscos. 

Julie Molina

Como en la serie original brasileña, la protagonista es latina, pero con un background de una madre mexicana (aunque ella en la vida real, Madison Reyes es Puertorriqueña).

El papel de la madre lo reemplaza una tía intensa llena de amor, graciosa y con mucha fuerza. Madison Reyes, la protagonista de Julie and the Phantoms, tiene una voz muy bella, desborda presencia escénica y química, con su amiga y con su co-protagonista Gillespie.

Netflix
Foto de Netflix

Directores y creadores de ‘Julie and the Phantoms’

No es un dato menor, saber que la mayoría de los episodios de Julie and the Phantoms, están dirigidos por Kenny Ortega. El capítulo 1, 2, 4, 5 y 9 lo dirige K. Ortega, el 3 Paul Becker, el 6 Kristin Hanggi y el 7 y 8 Kabir Akhbir. Se podría decir que casi es una película larga con co-directores.

Como no puede ser de otra manera, la puesta en escena de Julie and the Phantoms es impecable. Recordemos la carrera espectacular que tiene Kenny Ortega, el nivel y concepto que tiene del entretenimiento es total, es un maestro de los musicales. Los shows, películas y series,  que ha realizado tanto con “Michael Jackson”, las tres “High School Musical” o sus últimas películas como “Descendientes”.

Los creadores de la serie son Dan Cross y David Hoge, y la estrella sobre la que caen Alex y Willie, en Hollywood Walk of Fame, cuando se chocan por primera vez es de: Dave Hoge (guionista y showrunner de la serie), lindo guiño.

Julie and the Phantoms
Foto de Netflix

Músicos espirituales de 1995 al 2020

Luke, Reggie y Alex, solo son visibles si tocan con Julie. De manera explícita, ella los devuelve a la vida de los “vivientes”. No importa que no tenga un cuerpo, que sean fantasmas, lo importante es la esencia de su música y la química que tienen cuando tocan con Julie, tan fuerte… que los devuelve a la vida. Es la música que tocan, lo que nos importa a ellos y a nosotros como espectadores. 

Luke, Reggie y Alex eran adolescentes en el año 1995 y murieron antes de tener su primer gran concierto. Ahora esos adolescentes, encajan perfectamente con los del 2020, sólo que no tienen ni la menor idea de lo que es la tecnología. Pero estos tres músicos generan una empatía constante con los adolescentes de esta actualidad. 

Netflix
Foto de Netflix

La muerte en los escenarios

Para tratar de mostrar y representar los misterios de la muerte, el ser humano a través del arte siempre ha hecho uso de los escenarios.  Recordemos películas recientes como: “The prestige” (2006) de Christopher Nolan. Hugh Jackman genera un doble de sí mismo, sobre el escenario y todos quedan anonadados. En “The Illusionist” (2006) de Neil Burger, la protagonista muerta, aparece como un holograma sobre del escenario mientras Edward Norton la observa adorándola, añorando su vida terrenal. Y todos los espectadores se quedan asombrados ante ese holograma.

En Coco (mientras miraba la serie no podía parar de hacer referencias a esta película) la naturalización de la vida después de la muerte, es muy parecida en Julie and the Phantoms. Una vida terrenal, una vida lúcida de sentimientos, de hacer cosas sin cuerpo, pero sí con la esencia del ser humano. Miguel necesita llegar al escenario para conseguir la mirada del músico más grande de todos los tiempos y volver a casa, el mundo de los seres vivos.

Los integrantes de Sunset Curve, se vuelven visibles ante los seres vivos al tocar música, pero necesitan a Julie para que el escenario aparezca en cualquier lado: garaje, escuela o el tan añorado Teatro Orpheum

Llevar la muerte a un escenario, ponerle buenas luces de colores y música (como “Coco” o Julie and the Phantoms) hace relajar la atmósfera de eso tan terrible que nos vinieron enseñando a través de los siglos sobre la muerte y está muy bien que sea una serie para niños, niñas y adolescentes.  Ambas tienen como objetivo lo mismo: si no logras que te recuerden o haces lo que “debes hacer bien” el castigo no es el cielo o el infierno, simplemente es el olvido total, como si nunca hubieras existido.

Julie and the Phantoms
Foto de Netflix

Misterios

Lo que hace grandes a las películas o grandes a las series, es el misterio, no mostrar un personaje o algo, cuando es tan importante. En este caso, el personaje de la madre de Julie que era música. Julie pierde el deseo de hacer las cosas y de tocar su música, porque su madre murió. Y no vemos en toda Julie and the Phantoms, una foto o flashback de la madre, solo ropa de ella que se ponía para tocar música y algunos recuerdos en un baúl.

La madre de Julie tenía la misma edad que tenían los chicos de Sunset Curve en el mismo año que ellos murieron. Y al parecer, se conocieron… pero aún no hay ninguna información (o si) que lo confirme. Otro misterio de la serie, que se genera a través de la ausencia de personajes.

Julie and the Phantoms
Foto de Netflix

Episodio 5: la maldad fantasma

La maldad en Julie and the Phantoms ingresa en el capítulo 5 de la mano del Hollywood Ghost Club, interpretado por un mago malvado muerto que tiene un club donde, tanto los vivos como los muertos, pueden verse y divertirse. Gracias a este fantasma malvado, las dos fronteras se cruzan y se disfruta de un tremendisimo show musical que él mismo protagoniza y canta. O sea, el diablo es un cantante de musicales interpretado impecablemente por Cheyenne Jackson. El mago atrae a Luke, Reggie y Alex, cantando y bailando con un montón de gente arriba del escenario. 

Los distrae para que no puedan pensar en otra cosa y los envuelve con seducción, lujos, ropas, decenas de bailarines, luces, escenografía… como espectador quedamos igual que ellos: completamente atrapados sin poder pensar en otra cosa que el gran musical de Hollywood.

El infierno de los fantasmas, no es más que una eterna distracción de seducción y barrocos musicales. Donde se ponen en juego todos los extremos como la glotonería, comer exageradamente, la seducción, los encuentros sexuales, por más que no están hechos concretamente, pues es una serie juvenil, aunque todo el tiempo, hasta el mesero de HGC está seduciendo, tanto hombres como mujeres.

El Mago seduce a estos tres hombres adolescentes y les hace olvidar todo lo bueno que vienen construyendo para que hagan mal las cosas. Kenny Ortega nos dice que un musical barroco Hollywoodense ambientado en la década de 1930 es la parte más oscura de esta historia y que el pop/rock, es la salvación.

Julie and the Phantoms
Foto de Netflix

Repitiendo fórmulas

Los personajes crean y componen la música de las canciones que vamos a escuchar más adelante, como en las películas High School Musical, son escenas y secuencias muy bellas. Como esa secuencia tan hermosa de “HSM 1” sobre el final de la película.

Julie and the Phantoms repite escenarios y hasta títulos de canciones que ya funcionaron, de su autoría. Como el nombre (no la canción musical) que abre la serie: Now or never el mismo título, abre la película “HSM 3”. Hasta algunos planos muy parecidos… y mismas escenas en la escuela. Pero funcionan. 

Netflix
Foto de Netflix

Los adolescentes y los musicales

En Julie and the Phantoms, es muy buena la historia de Alex, el baterista gay de la banda y su atracción por el fantasma skater Willie. Cuando lo conoce, Willie se saca el casco que le protege la cabeza y agita su cabellera al viento… todos y todas nos damos cuenta que Alex, se acaba de enamorar.

Se toman de la mano para entrar al museo, él lo ve en cámara lenta… Es muy linda toda la construcción de ese amor adolescente, porque sin ir más lejos recordemos la construcción gay en “West Side Story”. Hay abismos de evolución y filmado de manera genial para niños, niñas y adolescentes.

Julie and the Phantoms
Foto de Netflix

Química, sonido y hologramas

Cuando Luke o Julie se atraviesan en el escenario, o aparecen los tres de repente tocando música detrás de ella, la mezcla de sonido de Julie and the Phantoms siempre los acompaña con “gestos de sonoros del público” que tienen con gritos, sorpresas y aliento. No se les escapa ningún mínimo detalle. No se puede negar la química que tienen los cuatro protagonistas de la banda.

Julie cada vez que intenta explicar cómo los hologramas aparecen tocando música, todos los adultos se auto tranquilizan diciendo que son cosas de la tecnología y los adolescentes, ellos no entienden. No se preguntan cómo sucede, lo importante es que sucede y que lo estamos disfrutando, no lo toma como algo sobrenatural. Y esa es la primera temporada funciona.

Netflix
Foto de Netflix

Final primera temporada

Tuve la posibilidad de ver Julie and the Phantoms con dos pre-adolescentes y quedaron fascinados… El final metafísico y energético, requirió de una explicación más profunda, que sin spoilear, intentaremos analizar.

La expansión de la luz, de donde sale y hasta donde llega, como la alegría, se traduce a un sentimiento de expansión alrededor de ellos y es algo que en este caso, se contagia a modo de fuerza. Lo que tiene que ver con la tristeza, la maldad, la opresión o depresión, es algo que se te mete adentro y no genera expansión, más bien contracción. El ser humano en estos sentimientos y accionar, tiende a meterse cada vez más adentro de uno mismo y está solamente dentro suyo, sin importarle nada de nadie.

Con esta breve explicación,  las últimas dos escenas de la primera temporada, tienen que ver con estos sentimientos y acciones: con la alegría, la fuerza, la tristeza y la maldad. 

Estos conceptos quizás sean un poco complejos para niños, niñas de más 7 años y para algunos adolescentes, pero creo que lo entienden perfectamente y no tienen ningún problema en decodificarlos a nivel visual y musical funcionan a la perfección

Son 9 capítulos de 30 minutos de duración. La calidad de la serie tiene que ver también con el productor ejecutivo y director de los episodios: Kenny Ortega, que sabe darle el tiempo a los actores, al montaje y filmar muy bien la música. Por suerte la edición es muy buena, le da tiempo  a las actuaciones, a las miradas a las emociones y eso siempre lo agradecemos como espectadores. 

Julie and the Phantoms
Foto de Netflix

Conclusión de ‘Julie and the Phantoms’

Con 15 temas musicales, que son 15 de videoclips de una excelente calidad y emoción, no hay niño, niña y adolescente, que no se quede con la boca abierta cada vez que mira Julie and the Phantoms. Punto para Netflix, sumando otra serie de calidad y de producción propia. Y por supuesto, el msj que atraviesa la serie. Nuestros protagonistas mueren al comer unos hot dog en mal estado, el mensaje más que concreto es: no coman comida basura.

Le dedico esta crítica/análisis a mi sobrina Olivia, con quien hemos charlado, visualizado y analizado, la mayoría de las últimas películas de Kenny Ortega, que ambas admiramos.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

3 COMENTARIOS

  1. Muy buen artículo. Estoy totalmente de acuerdo en tus apreciaciones. Al final, lo que importa es que es una serie muy entretenida y sobre todo en los tiempos que estamos, te hace desconectar de la vida real.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí