El palacio ideal, biopic francés dirigido y coestcrito por Nils Tavernier (Con todas nuestras fuerzas), llega a nuestras pantallas el  6 de noviembre de 2020. Protagonizado por Jacques Gamblin y Laetitia Casta, este largometraje narra la historia de un cartero que dedicó gran parte de su vida a construir un palacio muy especial.



El palacio ideal

Crítica de ‘El Palacio Ideal

Ficha Técnica 

Título: El Palacio ideal
Título original: L’incroyable histoire du facteur Cheval

Reparto:
Jacques Gamblin (Joseph-Ferdinand Cheval)
Laetitia Casta (Philomène Cheval)
Florence Thomassin (Félicienne)
Bernard Le Coq (Auguste)
Natacha Lindinger (Garance)
Eric Savin (Joseph Cadier)
Zelie Rixhon (Alice Cheval)

Año: 2018
Duración: 105 min.
País: Francia
Dirección: Nils Tavernier
Guion: Laurent Bertoni, Fanny Desmares, Nils Tavernier
Fotografía: Vincent Gallot
Género: Drama, película biográfica
Distribuidor: Vercine

Filmaffinity

IMDB

Tráiler en versión original de  ‘El Palacio Ideal‘ 

Sinopsis de ‘El Palacio Ideal

Francia, finales del siglo XIX. Joseph Ferdinand Cheval (Jacques Gamblin) es un cartero que viaja todos los días por las aldeas de la región de Drôme. Un día conoce a la mujer de su vida, Philomena (Laetitia Casta) y de su unión nace Alice, a quién ama más que a nadie. Por ella, Cheval se propone un objetivo: construir un palacio increíble con sus propias manos. Pese a las dificultades, Cheval no se rendirá y dedicará 33 años a construir el Palacio Ideal, que llamó la atención de artistas como André Breton o Pablo Picasso y que aún hoy es famosa en Francia. (Vercine)



Pinceladas de realidad

Hay películas biográficas que nos invitan a descubrir lo que se esconde detrás de personajes históricos poco conocidos. Tal es el caso de El palacio ideal, que vierte luz sobre la figura de Ferdinand Cheval, un cartero francés que falleció hace ya casi cien años y al que muchos espectadores tendrán la suerte de conocer gracias a la película.

Aunque sean muchos los largometrajes que están basados en hechos reales, sabemos que la industria tiende a exagerar la realidad hasta desdibujarla por completo. En El palacio ideal, parece ocurrir todo lo contrario. Esta producción francesa es tan sobria que sería fácil imaginar que cada uno de sus planos es un fiel reflejo de la que fue la vida del protagonista. Sin embargo, se sabe muy poco acerca del cartero Cheval y de las razones que le llevaron a trabajar durante décadas en la construcción de su palacio. Nils Tavernier, director y coguionista de la cinta, relata una realidad que nos empuja a ir más lejos de los títulos de crédito y a hacer las pesquisas necesarias para trazar la línea que separa a El palacio ideal de la verdadera historia del cartero Cheval.

El palacio ideal
© Vercine

Retratos

Es indudable que El palacio ideal pone el foco de atención en su protagonista y, en consecuencia, carga una gran responsabilidad sobre los hombros del actor que le da vida. Jacques Gamblin, al que hemos visto en títulos como Hipócrates o El primer dìa del resto de tu vida, acepta el reto y hace honor al cartero Cheval. La postura, miradas y movimientos de Gamblin compensan los silencios de su personaje y consiguen atraer nuestra atención hasta hacernos pensar que conocemos a fondo al hermético Cheval. Laetitia Casta y Jacques Gamblin protagonizan El Palacio Ideal.

Acompañando a Jacques Gamblin está la modelo y actriz Laetitia Casta (Un hombre fiel). Su interpretación y la calidez de su personaje contrastan con el hermetismo y la frialdad del protagonista. Es por esa razón que el espectador no tendrá dificultad alguna en identificarse con la esposa del cartero desde el inicio de El palacio ideal. Al fin y al cabo, es ella la que observa la hazaña de su marido como lo hacemos nosotros: incrédulos, críticos y también esperanzados.

L'incroyable histoire du facteur Cheval
© Vercine

Paisajes en celuloide

Visualmente, El palacio ideal es una película extremadamente evocadora. La fotografía y la iluminación dibujan paisajes que nos transportan a un tiempo pasado. La posibilidad de rodar en el palacio que construyó Cheval y en la comarca que este recorrió día tras días durante los muchos años que trabajó como cartero, nos ayudan a adentrarnos en esta romántica versión de su historia. Asimismo, los 50 años que transcurren se ven reflejados en un vestuario minuciosamente diseñado. Y para envolver estos elementos cinematográficos  tan clave en una película de época, Nils Tavernier cuenta con una delicada banda sonora compuesta por los hermanos Colleu.

El palacio ideal
© Vercine

Piedras en el camino

Abarcar 50 años de historia en menos de dos horas de metraje es el único obstáculo que los creadores de El palacio ideal no han podido superar. Como resultado, el largometraje se siente fragmentado. A medida que avanza la historia, confiamos en que Tavernier se detendrá en una etapa clave de la vida de Cheval para explorarla a fondo. Sin embargo, ese momento nunca llega. Todas los hechos que transcurren en los últimos 50 años de la vida del cartero parecen ser igual de importantes. Por ello, reciben el mismo nivel de atención, que resulta ser insuficiente.

El paso apresurado al que avanza El palacio ideal empieza a pasar factura tras la unión entre cartero Cheval y su segunda esposa. Hasta ese momento, Tavernier logra presentarnos a los personajes de forma pausada y muy acorde con la época en la que transcurre la acción. Una vez que Alice, la hija de los protagonistas, empieza a cobrar cierta importancia y Cheval se pone manos a la obra en la construcción de su palacio, las escenas se suceden de forma atropellada y parecen quedar a medias. Es debido a este fallo en el ritmo de El palacio ideal que la película resulta más larga de lo que en realidad es y nos impide conectar con algunos de los personajes que entran y salen de la vida de Cheval.

L'incroyable histoire du facteur Cheval
El Palacio Ideal abarca 50 años de historia. © Vercine

Conclusión de ‘El Palacio Ideal’

A pesar de hacerlo a un ritmo acelerado, nada de lo que nos cuenta Nils Tavernier en El palacio ideal sobra. De la mano de Jacques Gamblin en una de sus mejores interpretaciones, el espectador tendrá la impresión de haber conocido al cartero Cheval, cuya historia es digna de ser recordada. Y qué mejor forma de hacerlo que con una cinta cuidada que rebosa admiración por su protagonista y nos invita a recorrer su Palacio ideal.

Reportaje de El palacio ideal en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí