Klassik (1998) es una película rusa dirigida por Georgiy Shengeliya y que surge a rebufo de todo el cine negro que se hacía en Rusia en la década de los años noventa. La película se rodó enteramente en la ciudad de Súzdal y ha ido ganando con el tiempo un estatus de película de culto entre algunos espectadores rusos.



Crítica de Klassik

Klassik

Ficha Técnica de Klassik

Título: Klassik
Título original: Klassik

Reparto:
Sergey Nikonenko (Gorsky)
Juozas Budraitis (Savitsky)
Aleksey Guskov (Yura)
Valentina Telichkina (Irina)
Aleksandr Pankratov-Chyornyy
Vladimir Etush (Patriarkh)
Vladimir Zeldin (Vasya Rezanyj)
Valeriy Barinov
Lidiya Velezheva

Año: 1998
Duración: 101 min.
País: Rusia
Director: Georgiy Shengeliya
Guion: Pavel Chukhray, Elena Karavaeshnikova, Georgiy Shengeliya
Fotografía: Ilya Dyomin
Música:—-
Género: Acción. Crimen
Distribuidor: —-

Filmaffinity

IMDB

Sinopsis de Klassik

Los actuales «ases» del billar de diferentes ciudades de Rusia decidieron hacer un regalo a sus maestros, viviendo sus días en casas de acogida. Decidieron recaudar dinero y liquidar a sus antiguos mentores de billar en una finca decente: una mansión con una parcela, con servicio y comida decentes. Las autoridades de billar de Smolensk, San Petersburgo y Moscú han hecho su contribución al «fondo común». Era el turno de una de las autoridades regionales de Savitsky. Inicialmente, no quería participar en la causa común, pero cuando se sintió avergonzado, dio dinero, pero después de que los recolectores enviaran asesinos. Decidieron que habían hecho su trabajo, y la cantidad total recolectada cayó en manos de Savitsky. Pero los mensajeros pudieron sobrevivir al ataque y contaron todo. Y luego se desarrolló un plan astuto.



«El golpe» a la rusa

Klassik en realidad tiene bastantes similitudes con películas como El golpe (1973) de George Roy Hill, donde los engaños y los giros de guion están a la orden del día. En un prólogo rapidísimo se nos presenta a un mafioso, interpretado por Juozas Budraitis (Savitski), que mantiene un negocio de billares. Recibe la visita de un hombre de negocios que le propone donar dinero a otros exjugadores de billar ya mayores, para una acción benéfica, diciéndole que otras autoridades del billar de otras ciudades ya han accedido. En un momento, Savitski acepta, pero después de dar el dinero ordena que asesinen al enviado y recojan el dinero. Sin embargo este sobrevive y reconoce a los hombres de Savitski, pidiendo a sus superiores venganza contra Savitski. Y esta se hará… pero de manera elegante.

Klassik

Todo esto contado anteriormente sucede en los primeros cinco minutos. A partir de ahí, los representantes de los billares escogen a «Klassik», un jugador experto de billar de gran fama, interpretado por Sergey Nikonenko,  acompañado de su guardaespaldas Yuri, interpretado por Aleksei Guskov, para que recuperen el dinero perdido en una partida de billar. Pero las cosas no son como parecen…

Uno de los géneros por excelencia de la Rusia de los 90’s: El cine negro

El cine negro fue uno de los géneros que más predominó en los años noventa en Rusia, siendo un espejo de una sociedad donde las mafias actuaban a plena luz del día y estaban involucradas en la sociedad de una manera natural. Esto propició un subgénero de mafias que a pesar de que bebía mucho del cine de Hollywood, tenía aun más singularidades propias del país. No teníamos un cine glamouroso, como el de Scorsese, sino más bien un cine sucio, desde temática pasando por aspectos técnicos (buen ejemplo es la fotografía empleada en todas estas obras, incluida Klassik). La mayor cima de este cine fue Brat (1997) y su secuela, Brat 2 (2000), dirigidas por el gran cineasta Aleksei Balabanov.

Klassik

La cinta que nos atañe hoy la podemos clasificar dentro de este cine de mafias, aunque es cierto que difiere en ciertos sentidos de la duología de Brat en el sentido de que a pesar de que sí es cierto que trata el tema de mafias (y que además se aprovechan de esa ausencia de poder que supuso la caída de la URSS), lo hace desde una perspectiva muy pulcra. Casi que el título, Klassik, da una buena pista de lo que tenemos por delante: Una historia clásica de engaños, aunque ambientada en un escenario un tanto peculiar. Pero aquí, a diferencia de Brat, no hay un lenguaje particularmente soez ni violencia explícita. Todo en cuanto a temática se refiere se mantiene dentro de los códigos clásicos.

Una película irregular

A pesar de que como decíamos, la película trata de amoldarse al cine clásico y despuntar con algunas secuencias donde la cámara es la protagonista (como varios travellings donde hasta un espectador poco curtido se dará cuenta de que la cámara tiene un movimiento que destaca por encima de la historia), el resultado es muy irregular. Porque si bien si destacan algunas escenas que demuestran una eficiencia notable, otros aspectos técnicos cantan en exceso.

Классик

Es el caso de un montaje que en algún momento cae en un fallo de raccord bastante grave e imperdonable en una película que además pretende ser tan seria formalmente y emular a los thrillers americanos. También hay que destacar para mal el desastroso uso de la música que hace la película, una banda sonora que parece hecha por aficionados y que puede sacar totalmente al espectador de la película.

Conclusión

Nos encontramos ante una película bien valorada por el público ruso, pero que para nosotros huele a producto mil veces visto. Si merece la pena su visionado es por el trío de actores principales, que hacen que la película tenga algo más de caché.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí