La Audición (Das Vorspiel), es el segundo largometraje de la directora alemana Ina Weisse, tras su debut en 2008 con Der architekt (The Architect), que se exhibió en la Berlinale y con la que ganó el premio al Mejor Guión en el Festival Max Ophüls. Más conocida en su país por su trabajo como actriz de televisión, ha tardado 11 años en regalarnos está fantástica película que compitió en la Sección Oficial del Festival de San Sebastián y que está protagonizada por Nina Hoss (Concha de Plata ex aequo con Greta Fernández por ‘La hija de un ladrón’), Ilja Monti, Simon Abkarian, Jens Albinus, Sophie Rois, Thomas Thieme, Winnie Böwe y Serafin Mishiev. Estreno el 15 de Noviembre.



La audición

Crítica de ‘La audición’

Ficha Técnica

Título: La audición
Título original: Das Vorspiel / The Audition

Reparto:
Nina Hoss (Anna Bronsky)
Simon Abkarian (Philippe)
Jens Albinus (Christian)
Sophie Rois
Thomas Thieme
Winnie Böwe
Serafin Mishiev (Jonas)
Ilja Monti (Alexander)
William Coleman
Jana Kuss
Oliver Wille

Año: 2019
Duración: 99 min.
País: Alemania
Director: Ina Weisse
Guion: Daphne Charizani, Ina Weisse
Fotografía: Judith Kaufmann
Música: —-
Género: Drama. Música
Distribuidor: Syldavia Cinema

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘La audición’

Sinopsis

Anna Bronsky es profesora de violín en un instituto de secundaria especializado en educación musical. A pesar de la oposición de los demás profesores, Anna impulsa el ingreso de un alumno, Alexander, en el que detecta un talento singular, y se compromete a ayudarle con la preparación para el examen intermedio, descuidando a su familia, su hijo Jonas, al cual hace competir con su nuevo alumno, y su marido Philippe. Su colega Christian, con el que tiene una aventura, la convence para que se una a un quinteto. Cuando fracasa en un concierto dado por el quinteto, la presión se dispara y ella centra toda su atención en su alumno Alexander. Cuando llega el día del examen, los acontecimientos se tornan inesperados. (Syldavia Cinema)

Premios

  • Festival de San Sebastián: Concha de Plata mejor actriz (Nina Hoss) ex-aequo. 2019


La Mirada de Nina Hoss

Una de las grandes bazas de La Audición es su guion, escrito por la propia directora Ina Weiss junto a la griega Daphne Charizani, con la que también colaboró en su anterior filme. La historia nos ofrece un retrato meticuloso sobre su personaje femenino protagonista, una obsesiva profesora de violín que proyecta sus propias inseguridades y traumas en los demás. Es un personaje complejo, imperfecto y ambiguo, que incluso puede caer antipático, pero rico en matices y perfectamente definido, lo que hace que el espectador empatice con esa mujer incluso cuando sus actitudes sean éticamente reprobables.

Gran parte de culpa de eso la tiene una superlativa Nina Hoss, la actriz alemana realiza otra interpretación prodigiosa como ya nos tiene acostumbrados en los últimos años, solo hay que recordar Bárbara (Christian Petzold, 2012) o Phoenix (Christian Petzold, 2014), por ejemplo. Hoss, sin aspavientos innecesarios, logra transmitir todo el mundo interior de esa mujer maniática y frustrada, a través de la mirada.

La Audición
Copyright Judith Kaufmann / Port au Prince Pictures

La búsqueda de la perfección como patología enfermiza

Es La Audición un estudio exhaustivo sobre la competitividad que impera en la sociedad actual que bien podría agruparse junto a otras películas recientes para realizar un retrato sociológico sobre la búsqueda de la perfección como una patalogía enfermiza. Me refiero a películas como Whiplash (Damien Chazelle, 2014), y en general todo el cine de Chazelle, Lara (Jan-Ole Gerster, 2019) o, desde una óptica radicalmente opuesta, The Kindergarten Teacher (Nadav Lapid, 2014). En todas ellas, el objetivo es la excelencia y/o la perfección, ya sea como baterista, saxofonista o actor en las películas de Chazelle, como concertista de piano en la de Gerster o como poeta en la de Lapid.

Esa necesidad de huir de la mediocridad, termina siendo tóxica para alguno de los personajes, influyendo en su relación con los demás, tanto en las relaciones de pareja como las familiares. En La Audición, eso está perfectamente reflejado y veremos como esa exigencia enfermiza se convierte en una herencia familiar que se traslada de padres a hijos, copiándose en cada generación con trágicos resultados.

La Audición
Copyright Judith Kaufmann / Port au Prince Pictures

La infelicidad constante

La profesora protagonista es tan exigente dentro del aula como en su hogar. Si a su nuevo alumno le hace ensayar sin descanso hasta sangrar por la nariz (el baterista de Whiplash ensayaba hasta que le sangraban las manos), a su propio marido e hijo los considera unos mediocres de los que se avergüenza internamente. De su hijo, porque es un violinista que nunca llegará a ser el mejor, y de su marido porque es un humilde artesano que fabrica instrumentos en la trastienda de casa, por eso a ambos les busca una figura que les sustituya.

Pronto iremos descubriendo que esas exigencias con los demás provienen de sus propias decepciones e inseguridades. Una escena sencilla, pero perfectamente descriptiva de su personalidad, es aquella en la que queda para comer con su marido en un restaurante y necesita cambiar hasta tres veces de sitio y de plato para quedarse tranquila. Podría tratarse simplemente de una mujer caprichosa, pero veremos que sus peculiaridades van mucho más allá. Es su propio fracaso como violinista la que le provoca una infelicidad constante y la que proyecta sobre su hijo, castrando sus vínculos emocionales con todos los demás.

Das Vorspiel
Copyright Judith Kaufmann / Port au Prince Pictures

Plano final revelador

En aspectos meramente técnicos, La Audición tiene una factura visual impecable, con una fotografía estupenda de Judith Kaufmann y un montaje milimétrico de Hansjörg Weissbrich, además de una selección musical deliciosa donde la Sonata para Violín no. 1 en g menor (presto) de Johann Sebastian Bach se convierte en un descriptivo leit motiv.

Tiene La Audición un final discutible e impactante que no desvelaremos aquí, tan solo decir que el plano final del rostro de Nina Hoss es tan maravilloso como revelador.

Conclusión de ‘La Audición’

La Audición es una película brillante, tanto en lo formal como en las reflexiones internas que propone y que son un reflejo de la sociedad competitiva en que vivimos. Contiene una interpretación fantástica de Nina Hoss y su banda sonora está llena de grandes piezas para melómanos y especialmente amantes de la música clásica.

Reportaje de La Audición en Días de Cine TVE

Esta crítica también puede leerse en Universo Cinema 

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí