La directora de orquesta escrita y dirigida por Maria Peters y protagonizada por Christanne de Bruijn, Benjamin Wainwraight y Scott Turner Schofield, se basa en la historia real de la holandesa Antonia Brico, la primera mujer que dirigió la Orquesta Sinfónica de Berlín en los últimos años de la década de 1920. Se estrena en cines el 4 de octubre en salas de cine españolas.

Desde el silencio de su trayectoria, revolucionó las convenciones que impregnaban el mundo de la música. Durante varias décadas luchó incansablemente para hacerse un lugar entre los grandes de la música clásica, pero su destreza como directora chocó siempre con su condición femenina.



La directora de orquesta

Crítica de ‘La directora de orquesta’

Ficha Técnica

Título: La directora de orquesta
Título original: De Dirigent / The Conductor

Reparto:
Christanne de Bruijn (Antonia Brico)
Benjamin Wainwright (Frank Thomsen)
Scott Turner Schofield (Robin Jones)
Seumas F. Sargent (Mark Goldsmith)
Annet Malherbe (Madre de Antonia)
Raymond Thiry (Padre de Antonia)
Gijs Scholten van Aschat (Willem Mengelberg)

Año: 2018
Duración: 137 min.
País: Países Bajos (Holanda)
Director: Maria Peters
Guion: Maria Peters
Fotografía: Rolf Dekens
Música: Quinten Schram, Bob Zimmerman
Género: Drama. Música
Distribuidor: VerCine

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘La directora de orquesta’

Sinopsis

La directora de orquesta está basada en hechos reales. Cuenta la historia de Antonia Brico, una joven que sueña en convertirse en directora de orquesta, pero nadie la toma en serio por ser una mujer.

Estados Unidos, 1926: Cuando era apenas una niña, Antonia Brico (Christanne de Bruijn) y sus padres emigraron a Estados Unidos. Ahora, con 24 años, su sueño es convertirse en una gran directora de orquesta. Por ello, Antonia decide enfrentarse al mundo por sí misma y presentarse a un examen de ingreso en la Orquesta Filarmónica de Berlín. Sin embargo, cuando aparece el amor de su vida, la joven tendrá que escoger entre hacer caso a su corazón o seguir luchando por sus sueños. (VERCINE)



Orígenes humildes

Willy, que así es como se llamaba Antonia a su llegada a Estados Unidos, se crió en una familia de emigrantes holandeses que como otras muchas viajaron a América creyendo en “la tierra de las oportunidades”. Antonia vive en un pequeño piso de Nueva York con su padre, un sencillo basurero, y con su madre, una controladora ama de casa que trata a Antonia más como a una inquilina que como a una hija.

Para poder estudiar música, tuvo que aprender en un piano que su padre encontró en la basura y al que tiene que poner telas en las cuerdas para no molestar a los vecinos.

Las dificultades económicas por las que atraviesa la familia Wolters son evidentes, y más aún cuando la despiden de su trabajo como acomodadora por saltarse cualquier norma o protocolo dejándose llevar por su pasión por la música.

Buscando un nuevo trabajo para ayudar a su familia y poder pagarse así las clases de piano que le ayuden a entrar en el conservatorio, Antonia encontrará trabajo como pianista en un local de variedades donde conocerá a Robin (Scott Turner Schofeld), uno de sus grandes apoyos en su lucha por abrirse camino en un mundo dominado por los hombres y poder convertirse en La directora de orquesta que siempre ha querido ser.

La directora de orquesta
Copyright Ray Van Der Bas

Niño rico, niña pobre

Además de la titánica pelea de Antonia por perseguir su sueño, La directora de orquesta narra otra de esas eternas historias en las que el amor no entiende de clases sociales. Los continuos enfrentamientos cada vez que se tropieza con Frank Thomsen (Benjamin Wainwright), hijo de una importante familia, hacen presagiar que tanta tensión pronto desembocará en una pasión irrefrenable.

Sin embargo, el elitista círculo social en el que se encuentra la familia de Frank no ve con buenos ojos la actitud desafiante de Antonia al querer alcanzar un trabajo reservado únicamente a los hombres, una cruda realidad que ella luchará por cambiar.

A pesar de todo, Frank se irá viendo atraído cada vez más por ella y encontrará en Antonia la compañera perfecta para compartir su amor por la música.

La directora de orquesta
Copyright Ray Van Der Bas

Vuelta a Europa

Tras una fuerte discusión con su madre por el origen del dinero que Antonia está ocultando para sí misma, decide viajar a Europa para encontrarse con sus orígenes y probar fortuna allí, ya que parece ser que en Estados Unidos las puertas para ser La directora de orquesta que siempre ha soñado están prácticamente vetadas; aunque para ello tenga que dejar al amor de su vida en América.

Allí le pedirá ayuda a un director amigo de la familia Thomsen, Willem Mengelberg, que le derivará a otro director, Karl Munck, al que da vida Richard Sammel (Malditos bastardos), un estricto pero excelente profesor que sabrá encauzar la energía y el talento de Antonia para conseguir ser la primera mujer en ingresar en la Escuela Superior de Dirección de Berlín y en un futuro ser capaz de dirigir su propia orquesta.

De Dirigent
Copyright Ray Van Der Bas

No solo notas

Como bien remarcan en la película: “interpretar música no es solo tocar las notas, es interpretar lo que hay detrás”; y en este interesante film de la época de entreguerras, la música supone un viaje espiritual a través de las sensaciones que Antonia va viviendo en cada momento.

Aunque pudiera parecer a simple vista que el único hilo conductor de la película es la música, La directora de orquesta trata más bien la lucha de una mujer por la igualdad de oportunidades ante una sociedad machista que intenta recluir a las mujeres únicamente en los roles de la casa y del cuidado de la familia.

En demasiadas ocasiones veremos como la mirada de Antonia se pierde en el horizonte meditando incrédula cómo es posible que la gente sea tan corta de miras y crea verdaderamente que por el mero hecho de ser mujer se es inferior a un hombre.

Conclusión de ‘La directora de orquesta’

La fuerza, la energía y la pasión que Christanne de Bruijn pone en La directora de orquesta nos hace ver a una Antonia que se planta ante todos los que la critican por demostrar que el talento no entiende de géneros, algo que obviamente no dejará indiferente a la sociedad del momento.

A pesar de que Antonia Brico no tuviera una gran trascendencia dentro del mundo de los directores de orquesta, La directora de orquesta nos muestra como su determinación seguramente abrió camino a otras muchas mujeres de la época en su afán por alcanzar la igualdad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí