La última casa a la izquierda (1972) es la ópera prima del aclamado cineasta de cine de terror Wes Craven. Sí es cierto que se le conoce más por la famosa saga de Pesadilla en Elm Street que por algunas de sus otras obras, pero gracias a La última casa a la izquierda consiguió el mérito necesario para poder seguir creando más piezas increibles.



La última casa a la izquierda

Crítica de ‘La última casa a la izquierda’

Ficha Técnica

Título: La última casa a la izquierda
Título original: The Last House on the Left

Reparto:
Sandra Cassel (Mari Collingwood)
Lucy Grantham (Phyllis Stone)
David Hess (Krug Stillo)
Jeramie Rain (Sadie)
Fred J. Lincoln (Fred ‘Weasel’ Podowski)
Gaylord St. James (Dr. John Collingwood)
Cynthia Carr (Estelle Collingwood)
Ada Washington (Ada)

Año: 1972
Duración: 80 min.
País: Estados Unidos
Director: Wes Craven
Guion: Wes Craven
Fotografía: Victor Hurwitz
Música: David Alexander Hess
Género: Terror. Thriller
Productora: Lobster Enterprises / Sean S. Cunningham / The Night Co

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘La última casa a la izquierda’

Donde comprar la película

La Ultima Casa A La Izquierda [Blu-ray]
  • Sandra Cassell, Lucy Grantham, David A. Hess (Actors)
  • Wes Craven (Director)
  • Audience Rating: Pendiente de calificación por edades

Sinopsis

Dos adolescentes, Mari y Phylis, quieren celebrar un cumpleaños acudiendo a un concierto de su grupo preferido, Bloodlust. Pero antes que lleguen a la gran ciudad, son raptadas por un trío de maníacos.



Pionero del género

Para poder valorar y criticar La última casa a la izquierda. Hay que situarse muy bien en el contexto en el que se realizó; 1972, comienzos del auge del cine de terror tal y como lo conocemos. Se puede observar que carece de un gran presupuesto pero el argumento tampoco requiere una superproducción, es un terror centrado en lo real y en la provocación al espectador. Está claro que Craven no quiso dejarnos indiferentes.

La última casa a la izquierda, ha inspirado obras maestras del género del terror como La Matanza de Texas de Tobe Hopper (1974) o también a la célebre saga slasher Viernes 13 (1980).

Aunque, como anotación personal, estas dos últimas no tienen nada que envidiarle a la ópera prima de Craven ya que en su primer film, definió lo que tenía que tener un buen slasher, por lo que se puede decir que Wes Craven se adelantó a su tiempo tanto en el argumento como en los factores clave en los que se apoya para que una pieza desagradable sea tan apasionante para los fans del terror.

La última casa a la izquierda
© 1972 Twentieth Century Fox

Gráfico y realista

La última casa a la izquierda es una joya para el cine de terror. La pregunta es ¿Cuál es la diferencia entre esta y cualquier otra película de la época? La respuesta es: lo realista de la pieza.

Otras obras de este género pueden mostrar algo real, pero siempre bajo una máscara de grotesco y fantástico. Mientras que esta película, hace que te encuentres de frente con una realidad cruda y fría. La situación planteada nos puede pasar a cualquiera y eso nos convierte automáticamente en meros espectadores y testigos del crimen que va a acontecer.

Pese a que en la sinopsis del film, ya se nos explica a los espectadores que la protagonista y su amiga van a morir asesinadas. La agonía se alarga tanto, que como audiencia, en busca de un atisbo de humanidad pensamos que Mari puede salir sana y salva.

Craven tomó la acertada decisión de mostrarnos contenido explícito sin hacerlo a la cámara. Esta última frase puede resultar confusa pero, se puede decir que La última casa a la izquierda une todo tipo de lenguaje cinematográfico para que entre sí, se complementen: lo que no muestra la cámara, lo muestra el audio o el montaje.

La última casa a la izquierda
© 1972 Twentieth Century Fox
Spoiler

La escena de la violación me parece lo sublime del terror. Se ve complementada con planos que nos deja prever que Mari está siendo violada a metros de su casa, haciéndonos sentir impotentes y querer gritarle a la gran pantalla para que la salven.

Además, esta escena se ve complementada por las risas de los psicópatas atrapandonos más en esta locura. Entre las risas, los alaridos de Mari y todas las escenas que convergen alrededor de ésta, se consigue un escenario gráfico y realista sin que sea explícito de manera gratuita.

[plegar]

Experimental

La última casa a la izquierda, es claramente un filme experimental. Desde el tipo de lenguaje fotográfico que se emplea. El argumento con diversos giros e inclusive el final, el cual no es nada común para películas de este género.

Durante los 90 minutos del film, el argumento procede como una película de terror más. Pero poco a poco todo va tomando un giro cada vez más macabro y enrevesado a la vez que interesante y consigue apresar a los espectadores preguntándonos ¿Qué más puede pasar? a lo que el director, como si nos estuviese escuchando es capaz de decirnos “Sólo espera”

Después de una película  de la que acabas exhausto debido a tanto sufrimiento. El final es como una bocanada de aire fresco: inesperado y muy satisfactorio. Todas tus heridas como espectador se ven curadas ante tal plot twist y tanta amargura se ve solventada con una cruel y sangrienta venganza.

The Last House on the Left
© 1972 Twentieth Century Fox

Conclusión de ‘La última casa a la izquierda’

La última casa a la izquierda a pesar de que la calidad de la película no sea muy buena y alguna de las actuaciones son un poco exageradas. Sin dudarlo, es uno de los films más importantes que nos ha dejado Wes Craven y una de las piezas más indigestas que envejecen como el buen vino. Además el final, es la gota que colma el vaso a esta gran obra.

Nota personal: me encantaría que muchos de los cineastas actuales tomasen como ejemplo a Craven como figura del terror refinado. No hace falta que todo sea gráfico, para que se muestre terroríficamente explícito.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí