La voz humana es el nuevo cortometraje dirigido por Pedro Almodóvar. Un cortometraje de alrededor de 30 minutos, que supone el primer trabajo del director manchego en inglés. Se trata de una adaptación de la obra teatral del artista francés Jean Cocteau, que fue publicada en 1930 y de la que posteriormente se haría una ópera. Protagonizado por Tilda Swinton, este cortometraje trata de cuando el amor llega a su fin; como diría Joaquín Sabina, “cuando al punto final de los finales, no le quedan dos puntos suspensivos”. Un retrato honesto de lo que supone amar, cuando uno ya no es amado. El cómo entregarse al amor, pese a sus convulsas contradicciones y penurias.  

El corto pese a estar protagonizado casi en su totalidad por Tilda Swinton, también cuenta con pequeñas apariciones, como la de Agustín Almodóvar; hermano del director y co-productor habitual de la obra almodovariana. Tras haber pasado por la pasada edición de la Mostra de Venecia, La voz humana se estrena este próximo 21 de octubre en España.



La voz humana

Crítica de ‘La voz humana’

Ficha Técnica 

Título: La voz humana
Título original: The Human Voice

Reparto:
Tilda Swinton (Mujer)

Año: 2020
Duración: 30 min
País: España
Dirección: Pedro Almodóvar
Guion: Pedro Almodóvar
Fotografía: José Luis Alcaine
Género: Drama
Distribución: Avalon

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘La voz humana’

Sinopsis de ‘La voz humana’

La voz humana muestra cómo una mujer ve pasar las horas junto a las maletas de su examante (que vendrá a recogerlas, pero nunca llega) y un perro inquieto que no entiende que su amo le haya abandonado. Durante los tres días de espera, la mujer solo ha bajado una vez a la calle, para comprar un hacha y una lata de gasolina.Foto de Iglesias Mas

La voz humana es una lección moral sobre el deseo, no importa que su protagonista esté al borde del abismo. El riesgo es parte esencial en la aventura de vivir y de amar. (AVALON).



La voz humana
Foto de Iglesias Mas

La ley del deseo

El primer pensamiento que te ronda la cabeza al ver este corto, es la semejanza con otras obras del director manchego. En especial con “La ley del deseo”, una de sus grandes obras maestras. De hecho, hay un momento, en que esta mujer pronuncia dicho título, para referirse a su turbulenta historia de amor. Al fin y al cabo, el deseo es aquello que da paso al amor y este a su vez al desengaño. Almodóvar siempre ha concebido el amor como un juego, que cuenta con normas no escritas. Denota mucha ingenuidad el querer amar, sin querer correr ningún tipo de riesgo a su vez; es por ello que la persona que ama de verdad, lo hace entregando cada partícula de su ser a la otra persona.

Esta mujer del que no llegamos a saber en ningún momento su nombre, está reafirmándose en su amor por su ya expareja, aunque él no sienta, ni quiera saber nada mas de ella. Su fachada ante él desvanece, cuando su herido corazón pide la palabra; cuando el fingir ya no vale la pena y lo único que queda es vomitar todos los sentimientos. Solo alguien de la talla de Pedro Almodóvar, podía alcanzar esas cotas de tanta pasión en pantalla, que hace inevitable no sentirse emocionado.

Un aspecto que hay que destacar de La voz humana, es el gran sentido de la especialidad que ha demostrado el director, a la hora de realizar este corto. Muchas veces adaptar una obra teatral en el cine  supone un gran error, ya que el cine exige un mayor nivel de ritmo. En La voz humana, Almodóvar consigue que la historia vaya adquiriendo cada vez más ritmo en pantalla, pese a que se desarrolla en una única localización.

La voz humana
Foto de Iglesias Mas

Desvanecerme en un sueño, que no es el mío

Hay muchas  emociones  que saltan por los aires, con el personaje que interpreta Tilda Swinton. No es un personaje fácil para interpretar, ya que te somete continuamente a una montaña rusa emocional, valga la redundancia.  Muchos pueden llegar a afirmar que el personaje, que vemos en pantalla, es alguien que ha perdido totalmente el control de su vida; pero no es cierto. El personaje quiere contener lo que siente, reprimirlo desesperadamente, ya sea con pastillas, alcohol o a hachazos; pero cuando alguien está en una situación como la de ella, es muy difícil hacer de tripas corazón. Da la impresión de que ha perdido la cordura, pero ese estado mental que nos parece tan desmesurado en pantalla, es más fiel a la realidad de lo que a simple vista nos puede parecer.

El guion de La voz humana está construido de una manera brillante, ya que todos los elementos narrativos se ven plasmados introspectivamente en el personaje de Tilda Swinton. Incluso los momentos de silencio, reflejan de manera clara el estado emocional del personaje.  Se nota que hay mucho trabajo en lo que se refiere a lo corporal de la interpretación, en el personaje de Tilda Swinton; como algo que está continuamente agobiándola, pero es incapaz de desprenderse de ello.

Las palabras que intercambia con su amado por teléfono, son casi poesía en sí mismas. Esa fragilidad tan punzante, le impide mostrar compostura ante él; no encuentra los motivos suficientes, como para guardarse lo que lleva dentro, con el fin de preservar un orgullo que ya dio por perdida en su relación. Todo está acabado para los dos, sabe que todo lo que le diga va ir en contra suya de todos modos, pero ella se niega a caer a ese abismo de sufrimiento.

The Human Voice
Foto de El deseo

Cuantas cosas quedaron prendidas

El clímax final del cortometraje, supone una evolución en el arco final del personaje. La angustia que la oprime, se va haciendo cada vez más latente en ella; por lo que necesita salir  de ese pandemónium en el que se ve encerrada. A medida que van pasando los minutos, ese desasosiego tan pronunciado del comienzo, da paso a una desoladora aceptación por parte de ella. Poco a poco, su parte más racional va ganando cada vez más terreno, a la parte emocional.

El personaje toma una decisión, al soltarse de esa rama que le está impidiendo volver a poner los pies en la tierra; pese a que ello implique una caída, que la cause cierto dolor por un tiempo. A lo largo de esta crítica, se ha hecho referencia a una canción que solía cantar Chavela Vargas; canción que este servidor no ha podido quitarse de la cabeza desde que ha salido de ver este nuevo cortometraje de Almodóvar.  Porque al igual que Chavela, el personaje de Tilda Swinton parece estar hablándonos desde el rincón más sufrido de su corazón. Es probable que Pedro Almodovar se haya hartado de amar sin mesura, a lo largo de toda su vida; algo que ha plasmado con brillantez, en La voz humana.

La voz humana
Foto de Iglesias Mas

Conclusión

En definitiva, La voz humana es una gran adaptación cinematográfica de la obra teatral de Jean Cocteau. Un cortometraje que te dejara sin aliento, ante la convulsa historia de amor que nos narra, en donde Tilda Swinton brilla de una manera inconmensurable. Merece mucho la pena visualizar este nuevo trabajo del director manchego, seas o no fan de su cine. Es una obra cinematográfica realizada con mucha dedicación, en la que todo está cuidado al milímetro.

La voz humana se estrenara este próximo 21 de octubre a un precio reducido. Otro trabajo de Pedro Almodóvar, que constata la dimensión de su figura artística.

Reportaje de La voz humana en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí