Con el prolífico y romántico empedernido director Richard Donner, padre de ‘Superman’, ‘La profecía’ o ‘Los gonnies’ entre otras, viajamos en esta ocasión a un entorno medieval de capa y brujería con Lady Halcón. Una dramática historia de amor protagonizada por el “replicante” Rutger Hauer (’Blade Runner’), Michelle Pfeiffer (nominada al Óscar por ‘Las amistades peligrosas’) y un jovencísimo Matthew Broderick que, en su día, puso al mundo en jaque en ‘Juegos de guerra’.



Lady Halcón

Crítica de ‘Lady Halcón’

Ficha Técnica

Título: Lady Halcón
Título original: Ladyhawke (Lady Hawke)

Reparto:
Matthew Broderick (Gaston)
Rutger Hauer (Navarre)
Michelle Pfeiffer (Isabeau)
Leo McKern (Imperius)
John Wood (Obispo)
Ken Hutchison (Marquet)
Alfred Molina (Cezar)
Giancarlo Prete (Fornac)
Loris Loddi (Jehan)
Alex Serra (Mr. Pitou)

Año: 1985
Duración: 124 min.
País: Estados Unidos
Director: Richard Donner
Guion: Tom Mankiewicz, Michael Thomas, Edward Khmara
Fotografía: Vittorio Storaro
Música: Andrew Powell
Género: Aventuras. Fantástico
Distribuidor: In-Cine Distribuidora Cinematográfica S.A.

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Lady Halcón’ en versión original subitulado en español

 

Donde comprar la película de ‘Lady Halcón’

Oferta
Lady Halcon [DVD]
  • T.C.F.H.E. España, S.A. (08/28/2002)
  • DVD, Para todos los públicos
  • Tiempo de ejecución: 116 minutos
  • Rutger Hauer, Michelle Pfeiffer, John Wood, Leo McKern, Ken Hutchison
  • Castellano, Inglés, Alemán
Pack Leyendas De Fantasía: Willow + Legend + Lady Halcón [DVD]
  • Twentieh Century Fox (10/23/2013)
  • Tiempo de ejecución: 344 minutos
  • Val Kilmer, J. Whalley Kilmer, Warwick Davis, Billy Barty, Jean Marsh
  • Inglés, Castellano

Donde comprar la novela de ‘Lady Halcón’

Lady halcon
  • Joan D. Vinge
  • Editor: Planeta
  • Tapa blanda: 200 páginas

Sinopsis

En una época de magia y aventuras, una leyenda heroica y sobrenatural relata la diabólica venganza del Obispo de Aquila que, a consecuencia de una traición, jura impedir el amor de Navarre e Isabeau. Apoderándose de las fuerzas del mal, lanza sobre la pareja un terrible hechizo: ella se convertirá en halcón durante el día, y él, en un acechante lobo gris por la noche. Eternamente unidos y separados, encontrarán un aliado en la persona de Philippe, que les ayudará a conjurar la maldición del obispo.

Premios

  • 2 nominaciones al Óscar: Mejor sonido, efectos de sonido. 1985


Espada y brujería

Lady Halcón es una película perteneciente, sin duda, al género de espada y brujería. Con abundancia de aceros enormes, duelos a muerte, brujo malvado donde los haya y un hechizo indisoluble, es novedosa, en tanto en cuanto los héroes no son grandes guerreros, sino simplemente un ladronzuelo, un fraile gordo y achacoso y la joven hechizada, Isabeau, a la que le da vida Michelle Pfeiffer en uno de los mejores papeles de su vida.

Otra novedad, que se agradece sobremanera, es que no hay que rescatar a una joven dama indefensa, sino que nos narra la desgraciada vida de unos enamorados, condenados por la lujuria exacerbada de un obispo brujo y corrupto a vivir por siempre jamás, sin poder unirse, mientras haya día y noche en la tierra.

No podemos obviar la poca importancia que se ha dado a las escenas de lucha, indispensables en cualquier film de espada y brujería, para, sin embargo, primar el excelente guion y recrearse en el argumento y la superación de los obstáculos que separan a los personajes. Esto no quiere decir que no haya momentos de pelea, que los hay, y bien coreografiados, sobre todo la grandiosa escena final, pero, no es uno de los pilares de la película, como sí lo son la amistad, el amor, el honor y la verdad.

Lady Halcón

La extraña familia

Un terrible lobo, un halcón, un avispado ratero y un monje gruñón y alcohólico componen el cuatripartito protagonista del filme. Por increíble que parezca, estos personajes tan diferentes irán uniendo sus fuerzas, consiguiendo, cada uno con sus escasas fuerzas y capacidades (a excepción del capitán Navarre, por supuesto, que él, de fuerza andaba sobrado) ir cerrando un círculo de iniquidad, misterio y felonía, que parecía indisoluble.

La desgraciada pareja encontrará un inesperado ayudante: un joven ladrón, interpretado por un imberbe Matthew Broderick. Este, fascinado por la dramática situación que viven los protagonistas, será el antihéroe por antonomasia: un simple raterillo que, evolucionando como persona y adquiriendo unos valores que, ciertamente, no tenía, ayudará a la desgraciada pareja, aún en contra de la voluntad de uno de ellos, que lo daba ya todo por perdido.

La joven Isabeau, que, junto a su prometido, el capitán Navarre, es hechizada por el obispo de Aquila, y convertida durante el día es un audaz halcón, es interpretada por la bellísima Michelle Pfeiffer, cautivando y embrujando al espectador con sus increíbles ojos felinos y por el sufrimiento que, literalmente, emana de todos sus poros.

El capitán Navarre, alias el terrible lobo, está maravillosamente interpretado por el recientemente fallecido Rutger Hauer, inolvidable por su papel del replicante en ‘Blade Runner’ y su célebre monólogo: “Yo he visto cosas que vosotros no creeríais…” Pues bien, porte marcial y figura no le faltan para encarnar al apuesto capitán, que finalmente se enfrentará a su enemigo, no sin antes hacer un allanamiento triunfal como pocas veces se ha visto en el cine, entrando a caballo en la catedral de Aquila.

Y, por último, tenemos al monje Imperius, encarnado por el también fallecido y maravilloso actor de reparto,L McKern (’El lago azul’), viejo cascarrabias que adora a Isabeau y ayudará a la desgraciada pareja a deshacer el encantamiento que atormenta sus vidas.

Ladyhawke

Siempre juntos, eternamente separados

Este bello cuento de hadas, que mantiene a los protagonistas siempre juntos pero eternamente separados, perteneciente al género de moda de los 80’, destaca por su originalidad, su cuidada factura y un vestuario muy acertado.

Un vestuario en el que, atrevidamente, innovó con el diseño de los uniformes y los cascos de los soldados, que no desentonarían en absoluto en una película del futuro, y que en Lady Halcón, logró integrarlos perfectamente en un entorno de hechicería, lucha y religión.

La fotografía, firmada por Vittorio Storaro (’Apocalipsis now), es de una plasticidad impresionante. Supo captar la luz y las sombras, la noche y el día, tan importantes en esta obra, así como resaltar la inmensa belleza de los Apeninos italianos donde está rodada. Si a esto, sumamos el virtuosismo del encargado de montaje, Stuart Baird, que atrapó los corazones de los enamorados y de los espectadores en la escena del amanecer, cuando durante unos segundos ambos amantes coinciden, mientras se produce su transmutación, se consigue un bellísimo espectáculo para los ácidos ojos del espectador.

Y, desde luego, lo que fue un total acierto, fue el casting. Difícil imaginar este largometraje sin la mirada de Michelle, la fuerza arrolladora de Rutger Hauer, la picardía de Matthew Broderick o la borrachuza actitud de Imperius. Por no hablar de la excelente fotografía de Storaro y el maravilloso montaje de Baird.

Ladyhawke

¿Música electrónica para la Edad Media?

Estrenada en 1985 en pleno auge del género espadachín, deja intuir el ánimo ochentero en la magnífica y por otro lado arriesgada, sorprendente y anacrónica banda sonora firmada por Andrew Powell y producida por Allan Parson Proyect, con la que, quizás el director, Richard Donner, quiso atraer a un público más preocupado por la música que por la trama, alternando música realizada con sintetizadores, con cantatas del siglo XIV.

Esta elección, finalmente aclamada por unos pocos, y vilependiada por la multitud, es el elemento más significativo y diferenciador de la cinta. La verdad es que uno se puede preguntar qué hubiera pasado, si la banda sonora del film la hubiera firmado otro director musical, como por ejemplo John Williams.

Seguramente, entonces, estaríamos hablando de que Lady Halcón sería recordada como una de las mejores películas de su género.

Aunque la opción elegida, de música electrónica con sintetizadores, otorgó atemporalidad y originalidad indiscutible a una bella historia de amor, causó estragos en la taquilla. No todo el mundo entendió esta elección, y, principalmente, la película no llegó a la franja de espectadores que el director quiso alcanzar, quizás también, porque esa generación joven, no entendía el ritmo lento y sinuoso de la película, que va desgranando lentamente la tragedia que vivían los dos enamorados. Una pena.

Conclusión

En definitiva, una receta con ingredientes de brujería, historia de amor verdadero, música ochentera y estilismo futurista, que, como los viejos vinos, ha envejecido estupendamente, con un excelente equilibrio entre acción, amor, aventura y amistad y uno de los finales más bonitos y emotivos que se han visto en la historia del cine.

Y, en cuanto a la banda sonora, para gustos los colores. Mejor pasen y vean, suban el volumen, relájense… y disfruten, que de estas hay pocas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí