Duncan Macmillan es la mente detrás del monólogo dramático Las cosas extraordinarias. Adriana Nadal ha sido la encargada de realizar la adaptación española de la obra teatral. El Terrat ha producido esta versión protagonizada por Pau Roca. El actor ha sido uno de los afortunados en interpretar este título. Otro de los intérpretes que estuvo en su versión madrileña fue Brays Efe. Actualmente, a finales de marzo se pondrá en la piel del personaje principal la actriz Inma Cuevas. Puedes disfrutar de la obra de martes a sábado en la sala Lola Membrives en el Teatro Lara.



Las cosas extraordinarias

Crítica de ‘Las cosas extraordinarias’

Ficha Técnica

Título: Las cosas extraordinarias
Título original: Every Brilliant Thing

Reparto:
Pau Roca

Duración: 60 min. apróx.
Dirección: Pau Roca
Traducción: Adriana Nadal
Dramaturgia: Duncan Macmillan
Ayudante de dirección: Iñaki Mur y Alba Sáez
Producción ejecutiva: Mercè Puy y Adriana Nadal
Producción: Jan Vilanova y Rosa Domingo
Regiduría y producción técnica: Gisela Serrano
Comunicación: Meritxell Abril, Andrea Calbet y Gemma Saperas
Comunicación digital: Mia Font
Escenografía e iluminación: Paula Bosch
Diseño cartel: Eduard Buch
Fotografía cartel: Kiku Piñol
Distribución: Fran Ávila
Género: Drama
Producción: El Terrat

Tráiler de ‘Las cosas extraordinarias’

Sinopsis de ‘Las cosas extraordinarias’

Las cosas extraordinarias nos invita a pensar que tienes siete años. Mamá está en el hospital. Papá dice que ha hecho, “algo estúpido”. Le cuesta ser feliz. Así que empiezas a hacer una lista con las cosas extraordinarias de este mundo. Cada una de las cosas que hacen que la vida valga la pena.

1. Los helados
2. Las guerras de agua
3. Que te dejen quedarte mirando la tele cuando ya ha pasado la hora de
irte a dormir
4. El color amarillo
5. Las cosas con rayas
6. Las montañas rusas
7. La gente cuando tropieza

La dejas en su cojín. Sabes que la ha leído porque te ha corregido la ortografía. La lista no tarda en tener vida propia. Una comedia sobre las crisis personales y lo que estamos dispuestos a hacer por aquellos a los que queremos. (EL TERRAT).



Las cosas extraordinarias
Foto de El Terrat

Sentimientos a flor de piel

Uno de los géneros más personales es el monólogo. Con Las cosas extraordinarias se adapta la famosa obra de Duncan Macmillan, a través de las palabras de Adriana Nadal. El guion mantiene la sensibilidad del producto original. Un mensaje cargado de sensibilidad y alejado de un prisma derrotista. No edulcora los efectos de las enfermedades psicológicas, pero tampoco se dedica a victimizar al personaje. Por lo cual, hace un análisis humano y se deshace de efectos en la historia que puedan forzar la atmósfera que crea. La historia se cuenta por sí sola y desde el principio hace participe al espectador. No deja en ningún momento la emoción y ha sabido posicionar la línea narrativa desde un punto en el que la empatía reluce. Atrapa a los asistentes y deja un poso reflexivo.

La manera en la que analiza a su personaje hace que el espectador sea capaz de ver la evolución en su camino vital. Le permite ir de una forma paulatina e ir entrando dentro de las experiencias de este hombre. Además, emerge desde una estructura lineal donde se van desvelando las distintas vivencias que marcan al protagonista y a los personajes que surgen a través de ella. Por suerte, hay una construcción en la que humaniza a cada uno de los miembros de este relato, pero los concibe con la suficiente perspicacia para que pueda entrar cualquier persona y empatizar con lo que se está contando narrativamente. Lleva en sí una cotidianidad y un realismo, que se mezcla con una emoción y un sentimiento, que hay momentos con una gran carga sensible.

Foto de El Terrat

La profesionalidad de Pau Roca

El alma de Las cosas extraordinarias es, sin duda, la persona que se atreve a meterse de lleno en esta historia llena de luces y sombras. Pau Roca es el encargado de dar vida a ese hombre, que una vez fue niño. La profesionalidad del actor se hace palpable en el ambiente en todo momento y se puede percibir en cómo no pierde la concentración, aunque haya elementos en el público que puedan dar pie a ello. Por lo cual, mantiene esa emoción dentro de él, pero lo envuelve con una ternura orgánica, que conecta rápidamente con el espectador. La manera en la que transmite esa tranquilidad, se ve equilibrada con la dosis de energía y picos de dinamismo, que en ningún momento se estanca. Se enfrenta al escenario y vence en él.

Roca tiene una versatilidad en la manera de exponer su expresión en movimiento, midiendo los espacios y la escucha con el público. El contacto visual que establece a lo largo y ancho del escenario, hace que no pierda esa fluidez. El espectador se convierte en su cómplice y Roca saca partido de ello. Además, se puede ver la comodidad con la que va manejándose y sabe adaptarse al feedback que recibe de los asistentes. Otro de los aspectos que más destaca es la gran luminosidad que consigue con una alegría intrínseca, que no fuerza. Asimismo, mantiene el nivel interpretativo en todo momento y se vuelve un narrador excelso. Luego, destacar que la calidad actoral no se ve influida por el resultado de la interactividad escénica, ya que Roca sabe actualizarse. Tiene una gran rapidez mental.

Foto de El Terrat

Una cita íntima

Es difícil establecer qué es lo que debe contener una puesta en escena íntima, pero Las cosas extraordinarias muestra que sencillo y minimalista pueden llegar a ser una opción que brille absolutamente. La disposición en la que se transforma la sala Lola Membrives, se envuelve en un círculo que convoca a meterse dentro de una vorágine personal. Una cercanía que se vuelve una escenografía potente y efectiva. El espectador conecta con el público y se mantiene atento para escuchar esta fábula con mucho alma. Saben expandir el escenario a toda la sala, lo que hace que se fomente la percepción espacial y el dinamismo. Llena toda la escena y en ningún momento flaquea. Hay una dirección actoral muy trabajada y se ve en su resultado. Una coreografía muy bien planteada, que no pierde el ritmo.

Otro de los elementos que más destaca es la utilización de objetos dentro de la escena, que tiene cada uno un significado y terminan hilando cada una de las escenas que se plantean. Además, una de las virtudes es ser capaz de externalizar la obtención del significado de los objetos y no solo emplear los que son traídos por la producción. Es una ruptura de la cuarta pared en todos los sentidos y triunfa en su propuesta. Por otro lado, el montaje sigue una línea regular, pero sin caer en una tranquilidad excesiva. Por último, hay que hablar sobre la utilización de referencias culturales dentro de la obra. Se convierte en una oda a la nostalgia, pero también en una analogía del detalle. Como apunte, la música es un golpe de efecto creativo que cumple su función.

Las cosas extraordinarias
Foto de El Terrat

Conclusión

Las cosas extraordinarias es un canto a la visibilidad de la salud mental, desde un prima luminoso sin edulcorar el contenido. Un monólogo que se mantiene en constante movimiento y tiene en sí mismo una emoción y humanidad excelentes. Pau Roca es un profesional de la interpretación y sabe llevar su personaje a una sensibilidad exquisita y a una utilización del lenguaje expresivo muy trabajada. A nivel técnico, crea un ambiente sencillo y cercano, que culmina con la transformación del espectador en cómplice de esta fábula. Una obra que muestra la importancia de desnudarse emocionalmente y romper con los tabúes de las enfermedades psicológicas. Muy necesaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí