Las cosas que sé que son verdad, estrenada el pasado 30 de noviembre de 2020 en los Teatros del Canal (Madrid), continúa con éxito su gira por España.

Dirigida por Julián Fuentes Reta y adaptada de la novela homónima del autor australiano Andrew Bovell. Nos adentra con sumo interés, en el siempre singular “universo de las emociones“, es decir en Las cosas que sé que son verdad.

Una familia magistralmente interpretada por la gran Verónica Forqué, Julio Vélez, Pilar Gómez, Jorge Muriel, Borja Maestre y Candela Salguero.

En un sencillo pero acogedor jardín de una vivienda familiar, pueden ocurrir muchas cosas. Vivencias que son importantes, recuerdos que son de verdad.



Las cosas que sé que son verdad

Crítica de ‘Las cosas que sé que son verdad’

Ficha Técnica

Título: Las cosas que sé que son verdad
Título original: Las cosas que sé que son verdad

Reparto:
Verónica Forqué
Julio Vélez
Pilar Gómez
Jorge Muriel
Borja Maestre
Candela Salguero

Texto: Andrew Bovell
Dirección: Julián Fuentes Reta
Versión: Jorge Muriel
Escenografía: Julián Fuentes Reta y Coro Bonsón
Diseño iluminación: Irene Cantero
Música: Ana Villa y Juanjo Valmorisco
Diseño y fotografías: Javier Naval
Vestuario: Carmen 17
Ayudante de dirección: Angelina Mrakic
Producción ejecutiva: Fabián Ojeda
Producción en Gira: Beatrice Binotti
Dirección técnica: Ciru Cerdeiriña
Vestuario/caracterización: Mónica Bilbao
Distribución: Fran Ávila Distribución
Dirección de producción: Nadia Corral
Una producción de Octubre Producciones, Teatros del Canal y Bitò. Con la colaboración de Flower Power producciones.

Tráiler de ‘Las cosas que sé que son verdad’

Sinopsis

Las cosas que sé que son verdad es el siguiente texto escrito por Andrew Bovell, cronológicamente hablando, tras Cuando deje de llover. En este caso, Bovell perfila a un universo más contenido que en la epopeya de su pieza anterior. La pieza se nos muestra como una suerte de pequeño organismo preservado en una perla de ámbar. En una casa suburbana, con un pequeño jardín, una familia de clase media afronta el paso de un año decisivo. A través de la metáfora material del transcurso de las cuatro estaciones que condensarán el crecimiento y cambio de cuatro hermanos y hermanas y sus vínculos con su padre y su madre, asistiremos al desarrollo de un organismo que mutará, se agitará y morirá, para seguir, siempre, incontenible e imparable, respirando y transformándose. (Octubre Producciones)



Las cosas que sé que son verdad
Fotos de Javier Naval

Cosas verdaderamente importantes

Los hijos, dicen, son una fuente de satisfacciones, pero también lo son de preocupaciones e incluso, por qué no admitirlo, de decepciones.

Hasta tu pareja, con el paso del tiempo, se puede llegar a convertir en alguien a quien soportar. Alguien con quien te sientes en la obligación de seguir conviviendo, tan solo por el bien del núcleo familiar.

Sin embargo, y a pesar de todo, el amor incondicional hacia los hijos, el profundo cariño en el que se ha transformado la pasión en la pareja y la valiosa unión entre todos los miembros que forman la familia, son sentimientos que todos sabemos que son de verdad.

Una llamada de teléfono, que no presagia nada bueno, es el inicio de esta obra costumbrista.

Esta excelente obra escrita por el australiano Andrew Bovell, autor entre otras, de la también premiada “Cuando deje de llover“, no deja indiferente a nadie. Consigue llegar hasta al rincón más recóndito del corazón del espectador.

Además, está dirigida por el dramaturgo, actor y pedagogo internacional Julián Fuentes Reta. Zaragozano de nacimiento, vivió unos años en Australia. Allí conocería al mencionado escritor, por quien apostó y decidió traducir algunas de sus textos al español, dándolo a conocer en nuestro país.

Octubre Producciones
Fotos de Javier Naval

Conociendo a los personajes

Padres

El relevante papel representando a la madre, “Fran”, corre a cargo de la fabulosa actriz Verónica Forqué, ganadora, entre otros muchos, del Premio Max 2020 como mejor actriz protagonista. Resulta cuando menos fundamental, siendo el sólido pilar sobre el que se mantiene la familia.

Claro que indudablemente, no sería posible sin el apoyo incondicional de su esposo, “Bob”, es decir Julio Vélez, actor todo-terreno que ha trabajado tanto en el cine (dirigido por Alejandro Amenábar, Fernando Trueba, Vicente Aranda…), como en televisión. Su bien logrado personaje de enamorado esposo y solícito padre, despierta inmediatamente la simpatía del público.

Octubre Producciones
Fotos de Javier Naval

Hijos

La hija mayor, “Pip”, interpretada por Pilar Gómez (mejor actriz de reparto en Tarde para la ira), sorprende a toda la familia con su decisión de abandonar a la que ella misma ha formado, con un marido al que no ama. Su excusa de cambiar de continente por un trabajo mejor, no engaña a su madre, quien la conoce bien y entre las que existe una peculiar relación de amor-odio.

La sigue “Mark”, Jorge Muriel, actor formado en las más prestigiosa escuelas de España y Norteamérica, además de ser director, guionista y productor. Quizás el personaje más controvertido de todos, y el más difícil de comprender por sus padres. Nace siendo de un género (masculino) que no siente ni se identifica en absoluto. Con valentía se enfrentará, no sólo a su familia y al qué dirán, sino también a él mismo.

El tercer hermano, “Ben”, aparentemente el más feliz con su vida. Teniendo un trabajo bien remunerado, influyentes amistades y siendo un seductor nato de las más bellas mujeres, esconde un terrible “defecto” que tendrá que afrontar él sólo. Borja Maestre, actor polifacético y saxofonista, demuestra sus grandes dotes dramáticas, representando este complejo personaje que es capaz de cualquier cosa por mantener un “estatus” al que no pertenece.

Y por último la menor de los hijos, “Rosie”, una joven que ya ha vivido su adolescencia pero todavía no tiene claro el papel que tendrá que asumir en la sociedad. Candela Salguero, joven y prometedora actriz, interpreta con mucha frescura este amable personaje, el cual ya ha experimentado su primer desengaño amoroso pero que ama, por encima de todo, a su familia.

Las cosas que sé que son verdad
Fotos de Javier Naval

Conclusión: el origen de nuestras acciones

Finalmente, la inquietante llamada de teléfono va a ocasionar un drástico y dramático cambio en esta entrañable familia, que no es sino el reflejo de cualquier otra. En ella, por cierto, en todo momento se sienten identificados los espectadores con alguno u otro de sus miembros.

Y es que, sin apenas darnos cuenta, somos consecuencia de lo que hemos vivido en el seno de nuestras familias. Actitudes que desde niños nos caracterizan, son debidas en gran parte, a la manera en la que nos hemos relacionado con nuestros padres y hermanos. Emociones que no siempre son positivas y que, con el tiempo aprendemos, o no, a gestionar.

Un sencillo escenario creado con un curioso árbol boca abajo, dos hileras de rosas y una silla blanca de forja, representando todo ello un jardín, se convierte en otro personaje con personalidad propia. Adaptándose a las diferentes estaciones del año y a las variadas etapas que viven cada uno de los miembros de una familia común y corriente. Al igual que el resto de familias, esconden, casi siempre, un torbellino de emociones y comportamientos peculiares y sorprendentes.

Las cosas que sé que son verdad es una obra maravillosa, con grandes intérpretes que transmiten de manera extraordinaria, momentos de tensión, tristeza, alegría y amor en todas sus facetas. Dejando una agradable sensación de complicidad con los actores, termina con un valioso mensaje: ¿Somos conscientes de lo que verdaderamente importa?

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí