Este 23 de septiembre se estrenó Las de la última fila, serie dirigida y escrita por Daniel Sánchez Arévalo. Además, se trata de la primera ficción televisiva del conocido director, el cual ha estado detrás de éxitos como "Primos" o "La gran familia española". En esta ocasión, ha contado con Itsaso Arana, Mónica Miranda, María Rodríguez Soto, Mariona Terés y Godeliv Van den Brandt en el elenco protagonista. Una historia conmovedora de un viaje vital en el que nada volverá a ser lo mismo.



Las de la última fila

Crítica de 'Las de la última fila'

Ficha Técnica

Título: Las de la última fila
Título original: Las de la última fila

Reparto:
Mariona Terés (Leo)
María Rodríguez Soto (Carol)
Itsaso Arana (Sara)
Godeliv Van den Brandt (Olga)
Mónica Miranda (Alma)

Año: 2022
Duración: 45 min. (por capítulo)
País: España
Creada por: Daniel Sánchez Arévalo
Guion: Daniel Sánchez Arévalo
Género: Comedia
Distribución: Netflix

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de 'Las de la última fila'

Sinopsis de 'Las de la última fila'

Las de la última fila son cinco mujeres treintañeras, amigas íntimas desde el colegio y que todos los años sin excepción organizan una escapada de una semana juntas. Este año, las circunstancias de este viaje son especiales y distintas porque a una de ellas le acaban de diagnosticar un cáncer. Hay viajes que te cambian la vida para siempre. Hay vidas que te cambian los viajes para siempre. (NETFLIX).

Dónde se puede ver la serie en streaming



Las de la última fila
Foto de Netflix

De la tragedia al ambiente festivo

Daniel Sánchez Arévalo debuta en el género televisivo con Las últimas de la fila, serie que narra el viaje de cinco mujeres unidas por el cáncer. Una de sus miembros debe hacer frente a la quimioterapia después de esta aventura, que desde el principio tiene ese tono distendido y agradable que sabe a verano. Por lo tanto, se adereza con un guion que parte de los arquetipos que forman cada personaje para ir llevándolos hacia una madurez más interesante. Gracias a ello, no se percibe una narrativa superficial, sino que va mejorando con cada episodio, permitiendo al espectador ser parte de esta experiencia vital. Con lo cual, dentro de ese universo de risas, bailes y buen rollo, emergen distintos matices que le dan otro color y permite que haya una sensación positiva en los espectadores.

En cada capítulo se van conociendo más detalles de la amistad que une a las cinco, con sus diferencias, pero sobre todo con un vínculo que parece irrompible. Esa emotividad es lo que tendrá buena acogida en aquellos que busquen una intensidad y una alegoría a la amistad. Además, hay que valorar positivamente que no son pocos los momentos en los que surge una sonrisa mientras se están viendo los episodios. Sin embargo, tampoco se pueden obviar algunas partes en las que se presentan algunos momentos sacados de la manga, como cierto cameo de cierta cantante que es un leitmotiv perpetuo en este proyecto. A pesar de justificarse, no es algo que realmente aporte, más allá de contar con su presencia. Asimismo, hay algunos momentos más naif, que restan algo de credibilidad a lo que se está viendo en pantalla. Aun así, es una serie agradable y totalmente disfrutable.

Netflix
Foto de Netflix

Cinco mujeres todoterreno

Uno de los motivos por los que merece la pena disfrutar de Las últimas de la fila es su elenco actoral, sobre todo sus cinco protagonistas. Itsaso Arana, Mónica Miranda, María Rodríguez Soto, Mariona Terés y Godeliv Van den Brandt son las encargadas de dar vida a Sara, Alma, Carol, Leo y Olga, respectivamente. En primer lugar, Arana realiza una interpretación increíble, llena de naturalidad, de aristas, que le permiten explorar a su personaje de la forma más cruda, pero a la vez más tierna. También sucede así con María Rodríguez Soto, la cual mete cierta vis cómica, pero transporta buen rollo en todo momento. Mónica Miranda triunfa con una mirada más seductora, más pícara, pero sin perder en ningún momento la naturalidad. Por su lado, Van den Brandt ofrece una energía muy atrayente, magnética, sin perder el tono de la serie en ningún momento.

Mariona Terés interpreta un perfil que ya se ha podido ver anteriormente, sin embargo, le da un toque personal, hace que se olviden sus anteriores trabajos y aporta a su Leo ese punto ácido que le permite dar juego en la ficción. Asimismo, su transformación está llena de momentos de risas, sin dejar de lado los sentimientos y ese punto cañí que le acerca al público español. Por lo que, indudablemente, las cinco fabrican una sinergia muy inspiradora, siendo uno de los puntos más fuertes de esta serie. Sin ellas, habría partes que no tendrían el mismo efecto. Después, hay apariciones estelares que aportan frescura, como la de Macarena García o Carmen Machi. Por último, una mención especial a Javier Rey, el cual aporta a su David una familiaridad muy bien conservada, con una verosimilitud perfecta.

Netflix
Foto de Netflix

De Rigoberta Bandini a la transformación vital

A nivel técnico, Las últimas de la fila está impregnada por el sello de identidad de Daniel Sánchez Arévalo, por lo cual hay un uso del color y de la imagen que hacen remitir al espectador a otros títulos del realizador. En un primer momento, se observa ese punto en común, donde todas las protagonistas se rapan el pelo. A partir de ahí, el montaje se concentra más en el viaje que en descubrir quién es la persona que tiene cáncer, o quién ha escrito los retos propuestos en cada episodio. Los tres primeros capítulos son una carta de presentación, donde ya se establece ese aroma a verano, con tonalidades más cálidas y una propuesta visualmente suave. De esta manera, el espectador se transporta perfectamente a la época estival y comprando ese sello de identidad más ligero.

La dirección de arte y la selección de localizaciones afianza ese retrato vacacional, aprovechando sobre todo los exteriores, donde gana mucha fuerza. No obstante, tampoco hay un despliegue artístico más complejo, sino que sabe plasmar de una forma sencilla la realidad que se desea. Por otra parte, la música sigue una línea muy actual, capitaneada por una Rigoberta Bandini, que se convierte en una de las abanderadas de este título. Con lo cual, musicalmente, se sigue una línea en torno a este género y encaja a la perfección. La serie tampoco se complica técnica y artísticamente, al igual que narrativamente. Por último, cabe mencionar que la dirección ha sido notable, puede ser que en los dos primeros episodios le cueste algo más arrancar, pero a partir del tercero, se es testigo de una evolución más favorable.

Las de la última fila
Foto de Netflix

Conclusión

Las últimas de la fila es una serie agradable, que deja un buen sabor de boca y transporta a los espectadores a esta aventura estival basada en la amistad. Gracias a ello, se ve una evolución en un grupo de amigas marcadas por el cáncer, que van desvelando partes de su personalidad y relación que provocan interés en el espectador. Además, está aderezada con cercanía y familiaridad, buscando un resultado distendido. Por otro lado, su mejor baza es su elenco actoral, con cinco actrices protagonistas que se comen la pantalla, la energía que desprenden es maravillosa. Después, el despliegue técnico y artístico mantiene el sello de identidad de la historia, con una propuesta que no busca complicarse, sino llevar al público a sensaciones más desenfadas sin perder los puntos de emoción y verdad. Un homenaje a la amistad que regala una sensación placentera dentro de su ligereza.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
7,5 / 10
75 %
Artículo anterior"La consagración de la primavera"...rompiendo prejuicios
Artículo siguiente“Rescate en una cueva de Tailandia”: Honesta, delicada y emotiva
Subdirector de Cinemagavia. Comunicólogo audiovisual por la UCM y Máster en Comunicación en la Red por la UNED. Miembro de EGEDA (Premios Forqué) y técnico audiovisual en Ricoh. Sueño con ver mis obras y películas acompañadas de un público emocionado. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".
las-de-la-ultima-fila-critica-serie-netflixUna serie agradable, que deja un buen sabor de boca y transporta a los espectadores a esta aventura estival basada en la amistad. Su mejor baza es su elenco actoral, con cinco actrices protagonistas que se comen la pantalla, la energía que desprenden es maravillosa. El despliegue técnico y artístico mantiene el sello de identidad de la historia, con una propuesta que no busca complicarse. Un homenaje a la amistad que regala una sensación placentera dentro de su ligereza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí