Pan Nalin es un guionista y director indio, además de productor y escritor. Nalin es conocido principalmente por haber dirigido Samsara en 2001, aunque ha dirigido siete obras, entre documentales y largometrajes de ficción. En 2021 presentó su última película, Last Film Show, en el  20.º Festival de Cine de Tribeca en Nueva York, obteniendo un gran reconocimiento tanto de la crítica como del público. Se estrenó en salas de cine españolas el 18 de marzo de 2022.



La última película (Last Film Show)

Crítica de 'La última película'

Ficha Técnica

Título: La última película
Título original: Last Film Show

Reparto:
Richa Meena (Ba (Madre de Samay))
Rahul Koli (Manu)
Dipen Raval (Bapuji (Padre de Samay))
Bhavin Rabari (Samay)
Vijay Mer (Tiku)
Tia Sebastian (Leela Mila)
Kishan Parmar (S.T.)
Vikas Bata (Nano)
Bhavesh Shrimali (Fazal)
Shoban Makwa (Badshah)

Año: 2021
Duración: 102 min.
País: India
Director: Pan Nalin
Guion: Pan Nalin
Fotografía: Swapnil S. Sonawane
Música: Cyril Morin
Género: Drama. Infancia
Distribuidor: Karma Films

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de La última película

Sinopsis

Samay, un niño de 9 años que vive con su familia en un pueblo remoto de la India, descubre el cine por primera vez y queda absolutamente hipnotizado. Contra los deseos de su padre, vuelve al cine día tras día y se hace amigo del proyeccionista que, a cambio de su comida, le deja ver películas gratis. Rápidamente se da cuenta de que las historias se convierten en luz, la luz en películas y las películas en sueños.

Contagiados por la emoción, Samay y su inquieta pandilla, investigan sin descanso para intentar captar la luz y proyectarla para lograr ver películas de 35 mm. Juntos, utilizan un truco innovador y logran con éxito fabricar un aparato de proyección. Sin embargo perseguir tus sueños a menudo significa dejar atrás las cosas que amas. (Karma Films)

Dónde se puede ver la película en streaming



Metacine romántico 

Cinema Paradiso (1988) se encuentra en el Olimpo de los largometrajes que funcionan como oda al cine. El amor al séptimo arte es un tema bastante habitual en los guiones de cine, puesto que, es el propio director quien —a través de su experiencia— desea contar o fabular con su propia devoción que profesa a este arte. 

No son pocos los directores que, al igual que Giuseppe Tornatore, han querido regarnos su experiencia y dirigir su particular homenaje. En 2011, Martin Scorsese sorprendió con La invención de Hugo, en la que conmemora la figura del gran Georges Méliès. La lista es larga, pero podemos destacar: El Cameraman (1928) de Buster Keaton, La noche americana (1973) de François Truffaut, La rosa púrpura de El Cairo (1985) de Woody Allen o Ed Wood (1995) de Tim Burton. No se trata de metacine, sino de narrar el amor por el cine a través de ese mismo medio. 

Last Film Show es la última gran película que alcanza el éxito en esta esfera. Nalin recurre a la infancia —como en el caso del famoso Salvatore— para describir, desde el comienzo, la pasión que despierta el cinematógrafo en un niño de 9 años, Samay; esa pasión irá creciendo hasta transformarse en un auténtico culto al arte de contar historias. La escena en la que Samay recrea, junto a sus amigos, un fragmento del cine en el que un tipo acelera en moto es de una belleza extraordinaria. 

Last Film Show película
Copyright Karma Films

Ilumíname

Hay muchos detalles sugerentes en el filme con los que Nalin adorna el relato. Los espejos y las luces son una constante y sirven como motivo central para el desarrollo de Last Film Show. Samay, desde el momento en que descubre el cine, intenta reproducirlo con sus amigos, filmando con los escasos recursos que cuenta. De nuevo, un homenaje más, la aventura cinematográfica de Samay comienza con una lucha similar a la de Los Lumière (los rudimentos de capturar la luz y el uso de las diapositivas), evocando una forma primitiva del primer proyector de cine inventado en el siglo XIX.

A pesar de no hacer hincapié ni focalizar la atención sobre esto, hay una maravillosa sensación de cómo nace una película. Samay, en solitario, empieza a soñar. En un momento dado necesita la colaboración de un grupo de personas (sus amigos), para hacer que la historia vea la luz. Finalmente, todo se vuelve más elaborado cuando los niños utilizan sus voces y cuerpos para añadir sonidos y música a la imagen. 

Bhavin Rabari
Copyright Karma Films

Brazaletes fílmicos 

Es sabido que las productoras, durante los inicios del cine, destruyeron una cantidad ingente de películas. Casi todos pensaron que jamás volverían a proyectarse —carentes de valor— y, además, ocupaban demasiado espacio, faltaba almacenaje. Tampoco ayudaron los incendios continuos del material fílmico de nitrato; así, gran parte del cine mudo desapareció. Hasta que surgieron las filmotecas, esta práctica era habitual en la mayoría de países. 

Last Film Show, más allá de mostrar la devoción que siente Samay, también lo hace partícipe de los contratiempos. Será testigo del proceso completo que realiza el rollo de película, desde que llega al almacén y se proyecta, hasta que es destruido y convertido en brazaletes de colores.

La última película
Copyright Karma Films

Conclusiones de 'La última película'

La última película (Last Film Show) es la declaración de amor al cine (y a su historia) de Pan Nalin. A través de una fotografía y un estilo que complace al hedonismo visual que impera hoy día, el director analiza la ciencia cinematográfica y la alegoría detrás de ella. Una celebración de la historia del cine como sueño colectivo; no es casualidad que todo empiece y termine en las vías de un tren. 

Reportaje de Last Film Show en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
8 / 10
80 %
Artículo anterior"The Bear": la serie que todo MasterChef debería ver
Artículo siguienteEstrenos del 5 de agosto de 2022
Escribo música; estoy en el cine. Asisto al gran concierto de todas las artes, un caos ecléctico que reconcilia realidad y ficción.
last-film-show-la-ultima-pelicula-criticaLa última película es la declaración de amor al cine (y a su historia) de Pan Nalin. A través de una fotografía y un estilo que complace al hedonismo visual que impera hoy día, el director analiza la ciencia cinematográfica y la alegoría detrás de ella. Una celebración de la historia del cine como sueño colectivo; no es casualidad que todo empiece y termine en las vías de un tren. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí