Blanca Li llega a Teatros del Canal con Le Bal de Paris, una experiencia que mezcla realidad virtual, danza y música. Este proyecto se estructura en tres actos, donde los espectadores tiene la opción de interactuar con los bailarines durante la obra, dentro del mundo virtual. A pesar de la COVID-19, finalmente Li ha podido realizar el estreno, aunque se ha visto obligada a tener que adaptar el proyecto a las medidas sanitarias actuales. Se puede disfrutar en la Sala Verde de los Teatros del Canal hasta el 3 de enero de 2021.



Le Bal de Paris

Crítica de ‘Le Bal de Paris’

Ficha Técnica

Título: Le Bal de Paris
Título original: Le Bal de Paris

Duración: 60 min. apróx.
Dirección: Blanca Li
Concepción y libreto: Blanca Li
Dirección musical y música original: Tao Gutiérrez
Dirección de la creación visual: Vincent Chazal
Vestuario: Chanel
Desarrollo en realidad virtual: BackLight Studio
Integración del Sonido: Tape
Bailarines: Glyslein Lefever (asistente coreográfica), Jonathan Ber, Rafael Linares Torres, Margalida Riera Roig, Gael Rougegrez, Katalin Arana, Antonio Carbonero, Mika Fau, Joaquín Fernández Fernández, Laura López Muñoz, Gaizka Morales Richard, Rafael Rivero Hervis y Yadira Rodríguez Fernández
Dirección técnica y regiduría: Olivier Georges
Supervisión informática: Eddy Bessé
Game Masters: Nicolás Huertas Ballester, Joan Jueso Aguilar, Alfonso Moreno Hagel y Francisco Carbajo De Tomás
Desarrollo de la experiencia (BackLight): Jonathan Tamène, Frédéric Lecompte, Kévin Rault, Aymeric Favre, Frédéric Plantard y Darrin Taylor

Compañía Blanca Li
Producción, administración y comunicación: Étienne Li, Marylise Hergué y Camille Denisty
Relaciones públicas: Sébastien d’Assigny y Elodie Maizeray (BackLight)
Coproducción: BackLight Studio (Francia), Fabrique d’Images (Luxemburgo), Actrio Studio (Alemania), Teatros del Canal Madrid (España), Chaillot – Théâtre national de la Danse (Francia)
Con el apoyo y la participación de: Centre national du cinéma et de l’image animée CNC (Francia), HTC Vive Arts (Taïwan), Film Fund Luxembourg, Epic MegaGrants (EE UU), Programa Europa creativa de la Unión Europea, Ciudad de París (Francia), Medienboard Berlin Brandenburg (Alemania)
Participación exclusiva: CHANEL
Agradecimientos: Institut Français (Francia), Rencontres de Coproduction du Film Francophone (Luxembourg), Festival NewImages (París, Francia), Festival International de Film de Genève (Suiza), VR Days (Holanda), Cannes XR (Francia), Kaleidoscope (EE UU), Centre Phi (Canadá) y a todo el equipo de CHANEL
Producción: Compañía Blanca Li (Film Addict – Calentito)

Tráiler de ‘Le Bal de Paris’

Sinopsis de ‘Le Bal de Paris’

Le Bal de Paris nos presenta a Adèle, que celebra su vuelta a París con un gran baile organizado en su honor por su padre. Pero Pierre, uno de los invitados, alterará el curso de los acontecimientos.

Una experiencia divertida, fabulosa y vanguardista para disfrutar con amigos o en familia. (TEATROS DEL CANAL). 



Le Bal de Paris
Foto de Teatros del Canal

Un homenaje a la elegancia parisina

Blanca Li recibe al futuro con los brazos abiertos con un experimento totalmente inmersivo, que aporta tecnologías que se han disfrutado más en el ámbito digital y de entretenimiento audiovisual. De esta manera, con Le Bal de Paris se sumerge en una combinación de estilos creativos muy diversos, poniendo especial atención en la realidad virtual. No son muchas las obras que beben de este avance creativo audiovisual, donde el propio espectador se introduce en un mundo totalmente digital y está dentro de él. Así permite que el público disfrute de una interacción directa con los bailarines y haya una experiencia compartida con el resto de asistentes. En este sentido, la propuesta de Li acierta al dar esa sensación de conjunto, de compartir. Es algo que no se experimenta tan frecuentemente ni siquiera en el mundo de los videojuegos.

Otro de los puntos a destacar es la libertad de movimiento en ciertas partes de la experiencia, que aprovechan el espacio escénico posible y hacen más magnánima la creación. Por lo tanto, sería importante remarcar que estas bases deben seguir fomentándose. La razón es que a pesar de la buena propuesta, la ejecución todavía no está totalmente pulida, por lo que hay fallos que no dejan que la experiencia fluya todo lo que debiera. Los gráficos tienen un diseño muy elegante, suave, muy acorde al estilo parisino que se quiere exponer, pero la interacción con el espacio y el propio medio no se aprovecha todo lo que se pudiera. Para aquellos que no han experimentado la realidad virtual nunca, será una carta de presentación curiosa, mientras que para los que ya lo conocen, será algo más tibio el resultado.

Teatros del Canal
Foto de Teatros del Canal

Una idea que mira al futuro

Sin embargo, estas mejorías no son significado de tirar por tierra la visión de Le Bal de Paris, ya que los comienzos nunca son perfectos. Por tanto, se ve un potencial, que seguro que dentro de unos años, permitirá unas experiencias fascinantes. Por otro lado, la historia en sí tampoco brilla, al quedarse en un segundo plano por el propio escaparate de esta conjunción audiovisual y teatro presencial. Aunque se comprende el contexto, no hay puntos de enfoque, por lo que el espectador se encuentra algo perdido más allá de ser un espectador testigo en directo. Falta mayor interactividad, o por lo menos, una forma de captar la atención, de crear un relato que atrape y vaya más allá que el mostrar las posibilidades gráficas. Inclusive, no es necesaria la participación exigida del público, pero si se echa en falta un hilo narrativo más consistente.

Con respecto al trabajo de los bailarines que entra en escena, se valora la pasión que ponen sobre las tablas, pero en la sincronización digital no brillan tanto. En consecuencia, sus movimientos no logran extrapolar la elegancia, la maestría y el arte de sus coreografías en sus alter-egos virtuales. Por lo que, ese factor de estar con el propio artista no impacta tanto como debiera. Aun así, hay momentos en los que se aprecia su presencia, sobre todo, cuando ejercen de maestros de ceremonias. Después, en el apartado musical, se nota el buen gusto de Li, que regala una selección sonora envuelta en esa fascinación francesa que lleva a los asistentes a esos lugares con el efecto auditivo que funciona. En resumen, es un proyecto con verdadero potencial, que puede evolucionar a grandes niveles tanto teatrales como audiovisuales.

Le Bal de Paris
Foto de Teatros del Canal

Conclusión

Le Bal de Paris es una propuesta sugerente, que aúna los avances digitales con la presencialidad del teatro. Seguramente, se convierta en una de las experiencias que sea el comienzo de un diálogo en experimentos que basen su fuerza en la interactivad y la creación de espacios digitales. Aun así, queda por pulir la ejecución del proyecto, al igual que la propia historia. A pesar de ello, se aprecia la valentía de un proyecto de esta índole, que tiene un espíritu innovador y rompedor. Por lo que se valora las intenciones que hay detrás. Una visita inmersiva teatral donde confluye dos universos aparentemente opuestos que demuestran que la mezcla es interesante.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí