Mía y Moi es un drama intrafamiliar, escrito y dirigido por Borja de la Vega; siendo esta cinta, la ópera prima del realizador. Una cinta pequeñita, pero que no necesita de mucha parafernalia para generar una atmosfera visual atrayente. Si algo bueno ha tenido este último año de pandemia en términos cinematográficos, es que a causa de ello hemos podido ver más afluencia de trabajos noveles en cartelera; lo pudimos ver mismamente con “Las niñas” o “Ane”. Mía y Moi es una cinta que entusiasma por su delicadeza, austeridad y la apabullante sensibilidad del relato que nos cuenta.

Cuando se habla de austeridad, nos referimos a cuando un cineasta decide optar por contar la historia con los elementos mínimos a nivel narrativo, en vez de sobreexplicar la trama. Esa ambigüedad del relato, consigue reforzar la historia y que el espectador salga con una idea propia de lo que termina viendo en pantalla; algo que denota una gran inteligencia del medio por parte de Borja de la Vega.

Mía y Moi está protagonizada por Ricardo Gómez, Bruna Cusi, Eneko Sagardoy y Joe Manjon. Después de haber pasado por el D’A, la película llega a las salas de cine españolas este viernes 21 de mayo.



Mía y Moi

Crítica de ‘Mía y Moi’

Ficha Técnica

Título: Mía y Moi
Título original: Mía y Moi

Reparto:
Bruna Cusí (Mía)
Ricardo Gómez (Moi)
Eneko Sagardoy (Biel)
Joe Manjón (Mikel)
Raquel Espada

Año: 2021
Duración: 107 min.
País: España
Director: Borja de la Vega
Guion: Borja de la Vega
Fotografía: Álvaro Ruiz
Música:
Género: Drama
Distribuidor: TONED MEDIA, S.L, FTFCAM, S.L

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Mía y Moi’

Sinopsis

Tras perder a su madre, Mía y Moi se refugian en una destartalada casa familiar, en el campo, en mitad de la nada. Con ellos, Biel, el novio de Moi.

Juntos los tres, tratan de descansar y sanar las heridas. Sobre todo en el caso de Moi, que se recupera de una fuerte crisis nerviosa. Son días de recuperar recuerdos familiares, algunos dolorosos, de reencontrarse, de vivir sin prisa.

La llegada de Mikel, el novio de Mía, alterará la convivencia y perturbará de distinta manera a cada uno de los habitantes de la casa. La tensión va creciendo hasta que estalla en un acto de violencia de consecuencias irreversibles.



Volver con la frente marchita

Lo principal a destacar de esta película, es sin duda el tratamiento visual que se hace de las emociones de los personajes. Su primera hora de metraje, resulta ser muy contemplativa y viene arrastrando una serie de emociones compartidas entre los diferentes personajes. En el cine es muy complicado acercarte de esta manera tan naturalista e íntima, a la hora de contar cualquier historia. Hay que reconocer el gran trabajo de Borja de la Vega, que demuestra tener una mirada muy particular y personal como realizador. Lo mínimo que se pide de una ópera prima, es que el director demuestre que hay una voz propia detrás de ese proyecto; pese a que luego (como es normal), acabe teniendo sus imperfecciones.

Ya hablando un poco más a fondo de Mía y Moi, resulta fascinante los primeros planos de cámara que vamos viendo y los travellings de cámara en mano que ofrece esta cinta. Da la sensación de que los personajes están muy cerca, pero a la vez muy distantes los unos con los otros. La casa donde se desarrolla gran parte de la acción, acaba por asfixiar por momentos a los diferentes personajes, teniendo las localizaciones exteriores como una representación de la liberación emocional de ellos.

Mía y Moi
Fotos de MADAVENUE PR

¡Qué cuatro actores!

Mía y Moi cuenta con tan solo cuatro actores en su reparto, que cada uno acaba brillando a su forma. Obviamente, los dos protagonistas de la película son Ricardo Gómez y Bruna Cusi, por lo que son los que más minutos en pantalla tienen  y los que más acaban destacando. Ricardo Gómez está enorme, siendo sin lugar a dudas una de las  mejores actuaciones de su carrera. El personaje llega a tener una gran carga melodramática, pero Ricardo con suma inteligencia consigue llevarlo por una dirección que no resulta postiza o sobreactuada. Con Bruna Cusi acaba siendo la otra cara de la moneda, teniendo un personaje que denota una mayor serenidad e inteligencia emocional que su hermano en la película. Un contrapunto perfecto, que genera una hermandad muy enternecedora y de mucho amor por parte del uno hacia el otro.

Por otro lado tenemos a Eneko Sagardoy, que pese a tener un papel más secundario dentro de la historia, termina brillando por lo talentoso y carismático que es; cuando la cámara te quiere, da igual que tengas dos líneas de dialogo, que acabaras de la misma forma llamando la atención del público. Por último tenemos a Joe Manjón, que interpreta el personaje que más se desliga del resto y juega un rol más diferente. La verdad es que personalmente no había visto ningún trabajo suyo previo, pero tampoco he necesitado de muchos minutos para darme cuenta de su gran valía como actor.

Bruna Cusí, Ricardo Gómez, Eneko Sagardoy,
Fotos de MADAVENUE PR

El punto malo de la película

Mía y Moi en términos generales es una gran ópera prima, pero hay un aspecto de la trama que no llega a convencerme como espectador. Estoy convencido de que no había esa intencionalidad por parte de Borja de la Vega, pero me da la sensación de que el personaje de Moi termina siendo una estigmatización de una persona que está atravesando un trastorno mental. Probablemente haya un porqué detrás de ello y el director pueda aclararlo, pero creo que tampoco era necesario hacer uso de ese elemento narrativo. La historia de por sí ofrecía muchas direcciones por las que podía acabar desencadenándose y la que acabó escogiéndose, creo que acaba estropeando un poco la cinta.

Sé que sonaré políticamente correcto para el que haya visto la cinta, pero a nivel personal me acabé llevando una decepción con el último tramo de la cinta. Tiendo como crítico a no ser del bando de los ofendiditos, pero a veces hay equivocaciones que llegan a producirse sin ningún tipo de mal intención o mala fe; algo que considero que llega a pasar con Mía y Moi.

Mía y Moi
Fotos de MADAVENUE PR

Conclusión de ‘Mía y Moi’

Mía y Moi es una gran ópera prima, que deja entrever la mirada tan particular y personal que tiene Borja de la Vega. Una cinta con una atmosfera y poética visual absorbente, con un trato visual de las emociones muy brillantemente ejecutado. Los cuatro actores que conforman el reparto, demuestran ser de lo mejorcito que tenemos a nivel actoral en nuestro país; destacando principalmente, la interpretación que lleva a cabo Ricardo Gómez. Hay un aspecto de la cinta que no llega a convencerme del todo, pero en líneas generales creo que es una más que notable ópera prima la que nos ofrece Borja de la Vega.

Reportaje de Mía y Moi en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí