Alejandro Amenábar vuelve al cine español después de dirigir películas internacionales como Ágora o Regresión. Su nuevo largometraje se llama Mientras dure la guerra y trata el tema de la Guerra Civil española. Sin embargo, tiene una diferencia con el resto de filmes que trabajan este periodo histórico: su protagonista es Miguel de Unamuno (Karra Elejalde), el famoso escritor español. Desde la visión del ensayista, Amenábar descubre los primeros días de la contienda y retrata a los protagonistas de la Guerra Civil. En cines desde el 27 de septiembre en España. Puedes leer otra crítica de esta película AQUÍ.



Mientras dure la guerra

Crítica ‘Mientras dure la guerra’

Ficha técnica

Título: Mientras dure la guerra
Título original: Mientras dure la guerra

Reparto:
Karra Elejalde (Miguel de Unamuno)
Eduard Fernández (Millán-Astray)
Santi Prego (Francisco Franco)
Luis Bermejo (Nicolás)
Tito Valverde (Luis Valdés Cavanilles)

Año: 2019
Duración: 107 min
País: España
Director: Alejandro Amenábar
Guion: Alejandro Amenábar & Alejandro Hernández
Fotografía: Alex Catalán
Música: Alejandro Amenábar
Género: Histórico
Distribuidora: Buena Vista Internacional

Filmaffinity

IMDb

Tráiler ‘Mientras dure la guerra’

Sinopsis de ‘Mientras dure la guerra’

España. Verano de 1936. El célebre escritor Miguel de Unamuno decide apoyar públicamente la rebelión militar que promete traer orden a la convulsa situación del país. Inmediatamente es destituido por el gobierno republicano como rector de la Universidad de Salamanca.

Mientras tanto, el general Franco consigue sumar sus tropas al frente sublevado e inicia una exitosa campaña con la secreta esperanza de hacerse con el mando único de la guerra.

La deriva sangrienta del conflicto y el encarcelamiento de algunos de sus compañeros hacen que Unamuno empiece a cuestionar su postura inicial y a sopesar sus principios.

Cuando Franco traslada su cuartel a Salamanca y es nombrado Jefe del Estado de la zona nacional, Unamuno acudirá a su Palacio, decidido a hacerle una petición de clemencia. (BUENA VISTA INTERNACIONAL).



Karra Elejalde
Foto de Buena Vista Internacional

Una visión diferente

Mientras dure la guerra ofrece un cambio en el narrador y una ruptura en la monotonía audiovisual a la hora de comprender este periodo histórico. Amenábar ha decidido hablar de los primeros días de guerra desde los ojos de Miguel de Unamuno, interpretado por un brillante Karra Elejalde.

Miguel de Unamuno representa a aquellos que expulsaron al Rey en aras de un sistema republicano. Sin embargo, los resultados no fueron los que esperaban. Unamuno se enfrentó a Manuel Azaña y a la República, siendo incluso destituido como rector de la Universidad de Salamanca. Por eso mismo donó 5.000 pesetas al bando sublevado en su momento, pues apostaba por el levantamiento para reformar la República.

A lo largo del filme y gracias a la ayuda de personajes como su hija (Patricia López Arnáiz) o su amigo Salvador Vila (Carlos Serrano-Clark), Unamuno se da cuenta de que, en realidad, lo que se avecina es un régimen fascista como los que crecen en la Europa de ese momento. Su enfrentamiento con el legionario Millán-Astray (Eduard Fernández) pondrá el foco en la rivalidad entre la intelectualidad republicana y el fascismo iletrado. Será entonces cuando dé su famoso discurso en el que ora “venceréis, pero no convenceréis”.

Karra Elejalde
Foto de Buena Vista Internacional

Históricamente correcta

A pesar de la lentitud en la narración por los saltos entre la biografía de Unamuno y los hechos que acontecían en el bando sublevado, Mientras dure la guerra es cuidadosa con los detalles históricos. Lo primero que se debe subrayar es la interpretación de Eduard Fernández como Millán Astray. Su actuación hace un perfecto retrato del petulante y soberbio general. Su simbiosis con Karra Elejalde en el papel de Unamuno es la perfecta imagen de la división entre las dos Españas en la Guerra Civil. En contraste, Santi Prego como el general Francisco Franco deja una imagen borrosa de la personalidad del que sería el Jefe de Estado durante cuarenta años en España.

La bandera juega un papel casi protagonista en la película. Precisamente, cuando estalla la Guerra la tricolor sigue ondeando y no es hasta unas semanas más tarde cuando Franco encuentra la bandera monárquica, la bicolor, y decide cambiarla por la republicana. Este pequeño detalle muestra dos cosas: la forma en la que Franco se atrae a los monárquicos a su bando y que el levantamiento ya no tiene como objetivo reformar la República.

Esa forma que tiene el General de ganarse el apoyo de los monárquicos es similar a la forma en la que se gana a los cristianos y a la Iglesia, que serán apoyo fundamental durante el régimen franquista. Amenábar representa esto en el momento en que Franco decide apostar por una España occidental cristiana para unificar a diferentes grupos en su favor y hacerse así nombrar jefe de Estado. La construcción de estos apoyos son un gran punto a favor de Mientras dure la Guerra.

Mientras dure la guerra
Foto de Buena Vista Internacional

Inexpresividad del fascismo

Parecía que esta nueva película del aclamado director era una cruda crítica al fascismo. Las entrevistas que había dado Amenábar antes del Festival de San Sebastián decían que era el momento de sacar Mientras dure la guerra, acusadora del crecimiento de la extrema derecha en Occidente durante los últimos años.

Algunas de las frases, cogidas con pinzas, pueden sonar desgarradoras. Cuando Santi Prego afirma con rotundidad en el papel de Franco que “esto va a tardar años en limpiarse”, a más de uno se le pusieron los pelos de punta desde la butaca. Sin embargo, la crítica al fascismo ni es tan dura, ni Amenábar parece mojarse para buscarla en el relato. El director queda impasible sin tomar un punto de vista juzgador de los hechos.

Mientras dure la guerra
Foto de Buena Vista Internacional

Conclusión

Mientras dure la guerra entra en el club de las películas sobre la Guerra Civil con honores por cambiar de narrador. Sin embargo, no deja de ser una película más que no se posiciona a la hora de criticar el fascismo a pesar de haberse anunciado como tal. Caso aparte, sus puntos fuertes son la perspectiva desde los ojos de Miguel de Unamuno y los detalles históricos que pasan desapercibidos, pero están muy presentes.

Reportaje de Mientras dure la guerra en Días de Cine TVE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí