Neproshchennyy (2018) es una producción rusa que trata la tragedia del accidente aéreo que sucedió en el 2002, en el lago Constanza, en Suiza, donde dos aviones colisionaron entre si. Neproshchennyy sigue más en concreto la figura de Vitaly Kaloyev, padre y esposo que perdió a toda su familia en el accidente  y que se tomó la venganza por su mano. El filme ha conseguido un buen éxito en Rusia, y ha demostrado que Dmitry Nagiev (actor que interpreta a Kaloyev) no es un simple actor de comedia (género en el que se le tenía encasillado), sino un magnífico autor de drama. Aún así la película tiene ciertas sombras, como podría ser la justificación moral que se puede encontrar de la venganza personal.



Crítica de ‘Neproshchennyy’

Neproshchennyy

Ficha Técnica

Título: Unforgiven
Título original: Neproschenyy

Reparto:
Dmitry Nagiev (Vitaly Kaloyev
Georges Devdariani (Ejecutivo suizo)
Dmtry Brauer (Abogado)
Michael Gor (Vladimir Savchuk)
Leart Dokle (Eléctrico)
Oksana Filonenko (Presentadora de Tv)
Monika Gossmann (Letizia/enfermera)
Karina Kagramanyan (Diana)
Leyla Kirilova (Reportera)
Mikhail Safronov (Aleksander Gross)

Año: 2019
Duración: 98 min
País: Rusia
Director:  Sarik Andreasyan
Guion: Sarik Andreasyan, Aleksey Gravitskiy, Matthew Jacobs, Sergey Volkov
Fotografía:Morad Abdel-Fattakh
Música: Mark Dorbskiy
Género: Drama
Productor: Big Cinema House
Distribuidora: Karo Premiere 

Filmaffinity

IMBD

Tráiler de ‘Neproshchennyy’ con subtítulos en inglés

Sinopsis de ‘Neproshchennyy’

La película está basada en los hechos reales acontecidos en el 2002, sobre el lago Constanza, en Suiza, cuando se produjo una catástrofe aérea, donde dos aviones colisionaron entre si. Vitaly Kaloyev fue uno de los padres que no solo perdió a sus dos hijos, sino también a su esposa. Como él mismo dice: «Ese día morí». Ahora, desesperado, buscará venganza…



Una producción bien elaborada

Neproshchennyy cuenta con una buena producción, solvente en todos los aspectos, algo bastante interesante si tenemos en cuenta que el director de la película es el armenio Sarik Andreasyan, quien tiene productos en su haber como la infausta Guardians (2017) o numerosas comedias rusas sin nada reseñable en ellas. Para más inri, como actor principal tenemos a Dmtiry Nagiev, un actor encasillado dentro del género cómico pero que ha sorprendido a la critica rusa tomándose muy en serio este papel. De hecho, el actor llegó a adelgazar más de 8 kilos (solo hay que ver fotografías del metraje y de antes de este, para darse cuenta del cambio físico) e incluso entrevistarse con el propio Vitaly Kaloyev para tener en cuenta el perfil psicológico que debía interpretar.

Neproschenyy
Foto de Big Cinema House

Como curiosidad señalar que el tema ya dio para una película hace relativamente poco, como fue la producción norteamericana Afternmath (Una historia de venganza, 2017), donde Kaloyev era interpretado por Arnold Schwarzenegger. Aunque sin duda, la película de Andreasyan es mucho más recomendable.

Las lágrimas de Nagiev

La película es un drama, eso está claro. Lo que uno moralmente se pregunta es hasta que sentido tenían ciertas escenas (que innegablemente son muy potentes) en las que es evidente que se busca la lágrima del espectador. Pongamos por ejemplo, la búsqueda de los cadáveres, por parte del propio personaje (aunque para honor a la verdad, lo cierto es que esto sucedió realmente). Es decir, hay cierto componente lacrimógeno en la película.

Neproschenyy
Foto de Big Cinema House

Neproshchennyy abre otros debates morales obvios. ¿Qué acciones están justificadas ante la situación que se le presenta al personaje principal? La película bordea la fina línea de justificar la venganza personal, incluyendo el asesinato, lo que la podría convertir en una película con una moral ciertamente aberrante, aunque se mantiene siempre en un extraño equilibrio, lo que la salva, justo en la bocina.

La radiografía de la desesperanza

Lo que está claro es que Neproshchennyy funciona perfectamente como un descenso a los infiernos, y eso sería impensable sin la magnífica interpretación de Nagiev, que encarna a un hombre que se va sumiendo en una aspiral de locura y que termina como dice el propio filme, siendo un muerto en vida. Los gestos y la interpretación del actor haciendo de auténtico ido, de una persona que ha perdido cualquier contacto con la realidad son realmente magistrales.

Neproschenyy
Foto de Big Cinema House

Neproshchennyy, gracias a él, se convierte en una radiografía de la desesperanza, y es aquí donde es imposible discutir los grandes méritos que logra la película. De cabo a rabo consigue sus objetivos. Quizá, solo dejando un momento de optimismo justo al final, cuando metafóricamente el personaje de Kaloyev acaricia una cría de gato (¿Significa que está ya por fin listo para volver a vivir? ¿Fue la venganza su catarsis?)

El héroe ruso frente a la malvada Europa

Es evidente que Neproshchennyy tiene obvias intenciones políticas. La película nos presenta a Vitaly como un héroe desamparado y totalmente solo, que no busca el dinero (rechaza las compensaciones monetarias), sino que solo busca una disculpa formal por parte de la aerolínea. En contraposición con las honestas intenciones de Vitaly están los directivos y miembros de la compañía aérea, que intentan sobornarlo ofreciéndole una compensación más alta.

Hay aquí una clara intención de señalar al hombre ruso (pues Vitaly encarna perfectamente el individuo ruso como un ente representativo de una sociedad entera) como un ser honesto, frente a la maquiavélica Europa (o por lo menos, Europa central).

Conclusión

Neproshchennyy es una muestra más de que el cine contemporáneo ruso se ha puesto al nivel norteamericano en cuanto a producción se refiere. Por lo demás, nos encontramos ante una película durísima, que es capaz de agriar el alma, pero que resulta muy recomendable para acercarse al cine actual que se hace en Rusia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí