El cuento de las comadrejas de Juan José Campanella es una película que utiliza al cinismo, la ambición y la venganza para crear una historia envolvente. Una sutil guerra de personalidades sacará a brote las más bajas pasiones humanas. Lo aparente tiene mucha cabida en este filme y será el hilo conductor por el cual el espectador podrá descubrir una tormentosa realidad en medio de un fino sarcasmo. Estreno el 12 de Julio.



El cuento de las comadrejas

Crítica de ‘El cuento de las comadrejas’

Ficha Técnica

Título: El cuento de las comadrejas
Título original: El cuento de las comadrejas

Reparto:
Graciela Borges (Mara Ordaz)
Oscar Martínez (Norberto Imbert)
Luis Brandoni (Pedro De Córdova)
Marcos Mundstock (Martín Saravia)
Clara Lago (Bárbara Otamendi)
Nicolás Francella (Francisco Gourmand)
Maru Zapata (Recepcionista)

Año: 2019
Duración: 129 min.
País: Argentina
Director: Juan José Campanella
Guion: Juan José Campanella, Darren Kloomok (Historia original: Augusto Giustozzi, José A. Martínez Suárez)
Fotografía: Félix Monti
Música: Emilio Kauderer
Género: Comedia. Drama
Distribuidor: Syldavia Cinema

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘El cuento de las comadrejas’

Sinopsis de ‘El cuento de las comadrejas’

El cuento de las comadrejas retrata a la sociedad a través de los ojos de una gran actriz de la época dorada del cine, un actor en el ocaso de su vida, un guionista cinematográfico frustrado y un viejo director que conviven hace años entre risas y sarcasmos recordando los buenos tiempos que pasaron cuando el éxito estaba de su parte. Son cínicos, tramposos, perversos, adorables y están dispuestos a hacer lo imposible por conservar el mundo que han creado en una vieja mansión ante la llegada de dos jóvenes que pretenden arrebatarles todo por lo que han luchado durante años. (Tomado del dossier de la película)



El antecedente

En 1976, José A. Martínez Suárez rodó para el cine argentino Los muchachos de antes no usaban arsénico, una elaborada comedia de humor negro sobre la vida de tres ancianos que conviven en una finca con una ex famosa actriz que vive solo de sus recuerdos. Ella desea vender la casa a una muy ambiciosa compradora.

Actuaciones muy refinadas sostienen esta película de gran calidad que posee un sorpresivo desenlace y que se ubica entre las mejores propuestas cinematográficas argentinas de la década de 1970.

En el cine hay la creencia de que las buenas películas deben mantenerse intocables porque son capaces de resistir el paso del tiempo. No obstante, este argumento no siempre es real, ya que hay muchos filmes que pasan al olvido pese a su inmensa calidad porque carecen de un valor comercial que las reviva.

El cuento de las comadrejas
Copyright Syldavia Cinema

Desde esta perspectiva, se podría interpretar que los remakes podrían ser necesarios, aunque con el riesgo de que sean rechazados por cinéfilos que nunca aceptarán esa “afrenta” al producto original que para ellos es irrepetible.

El famoso director argentino Juan José Campanella se atrevió a emprender una segunda versión de este filme, esta vez bajo el título El cuento de las comadrejas. Mantiene la esencia de la historia inicial, pero establece varios retoques a su guion e incluye un personaje en la trama, que es una especie de comodín que permite dar un giro al desenlace. Además, utiliza otros escenarios externos para no limitar la acción en un solo espacio.

Conserva el uso de referencias metafóricas, como la rata que es capturada en el inicio como aviso de que todo lo que estorba será eliminado o desechado.

Los locos del cine

El cuento de las comadrejas tiene un fuerte trasfondo psicológico que se evidencia en la especial mentalidad de los cuatro principales protagonistas, quienes aparentan ser seres normales mientras su statu quo de vida se mantenga inalterable. Todos ellos trabajaron juntos en el cine hace muchos años atrás: Mara Ordaz, fue una famosa actriz dramática; Pedro de Córdova, extra de cine y esposo actual de Mara; Martín Saravia, director de películas; y Norberto Imbert, guionista.

No se conoce el origen de sus curiosas personalidades, pero al parecer su oficio e interrelación los volvió dependientes el uno del otro. Su inmersión en el campo de la ficción cinematográfica ha calado hondo en ellos, al extremo que han montado, en su vejez y retiro, una vida de fantasía. Han aislado su espacio de factores externos que lo alteren y, por ello, ven como una amenaza la llegada de Clara Lago y Nicolás Francella, dos inescrupulosos negociadores inmobiliarios que utilizarán las debilidades de Mara para apropiarse de la casa de los longevos, es decir, de su mundo.

El cuento de las comadrejas
Copyright Syldavia Cinema

La ex famosa actriz vive en un estado depresivo por el avance del tiempo. Su alma está atormentada por un pasado en donde era la más famosa estrella del cine. No tiene más anhelos en la vida y su método de supervivencia es navegar en los recuerdos para sentirlos aún vigentes. Su esposo, antiguo extra de sus películas, está paralizado en medio cuerpo y permanece con ella por amor y porque se ha resignado a ser sometido, pese a las humillaciones e insinuaciones que recibe.

Es misteriosa la decisión y actitud de los otros dos ancianos de quedarse de por vida en la casa.

Los diálogos

La fortaleza de la película está en sus ingeniosos diálogos, que recaen en el doble sentido y en anuncios premonitorios. Duelos verbales que desnudan la personalidad de los personajes y deja en evidencia su arrogancia y debilidades.

Las conversaciones son las claves de este filme para estructurar un relato intrigante de principio a fin y lleno de moralejas.

Syldavia Cinema
Copyright Syldavia Cinema

Dentro de los mejores momentos de esta experiencia cinematográfica, está el encuentro de Pedro, Martín y Norberto con Clara en un partido de billar. Todo un duelo de poder estratégico con indirectas o advertencias disimuladas. El “ya ganó” suena burlón y el “ya perdió” es la alerta para desmoralizar al contrincante, y es que en el juego y en la vida siempre es bueno ver a los ojos del rival porque hay que pensar y sentir como él. Además, la lección es que a quienes les gusta “los tiros fáciles” deben entender que “nada bueno es fácil”.

La batalla será ganada por quien mejor sepa ser paciente y pasar de las palabras a los hechos, al fin y al cabo “uno no se va a cazar comadrejas, las comadrejas vienen a uno”

La gran casa

La inmensa y apartada mansión en donde habitan los 4 longevos personajes no es solo el escenario central del filme, sino que constituye el referente simbólico y razón de vida de sus habitantes, centro de disputa y de metas por alcanzar y territorio por defender.

Es el elemento inanimado por el cual brotarán todas las bajas pasiones y es la cumbre de la visión materialista que rige el comportamiento humano.

Syldavia Cinema
Copyright Syldavia Cinema

Su colorido decorado va en tono a lo “agradable” que representa su estancia para la mayoría de sus huéspedes, pero, también, lo perturbador que significa para uno de ellos.

“Hay que salir de la casa (por un momento) y cambiar de decorado” es una de las alterativas de solución que propone Norberto para evitar que su mundo se derribe. Y es que el cambio de la estética de la entrada de la casa esconde un secreto macabro.

Conclusión

El cuento de las comadrejas es una película muy divertida por la manera como está construida, en donde las aleccionadoras reflexiones de sus protagonistas, ambiguas en su tono de burla, sostienen la tensión de una historia que recurre a elementos y al argot cinematográfico. Es un digno remake del clásico argentino de los 70s.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí