No confíes en nadie (2014), o como a mí me gusta llamarla Atrapada en el tiempo, es un correcto thriller de intriga, de nacionalidad británico, escrito y dirigido por Rowan Joffé.

Basado en la novela homónima (2011) del mismo título, escrita por S.J. Watson y adaptada para la pantalla por el propio director, con la ayuda inestimable de Nicole Kidman, Mark Strong y Colin Firth.

Producida por Entertainment One, Scott Free Productions (Ridley Scott) y Millennium Films.

A fecha 26 de agosto de 2020, se encuentra disponible bajo suscripción en la plataforma de streaming Amazon Prime Video.



No confíes en nadie

Crítica de ‘No confíes en nadie’

Ficha Técnica

Título: No confíes en nadie
Título original: Before I Go to Sleep

Reparto:
Nicole Kidman (Christine)
Colin Firth (Ben)
Mark Strong (Dr. Nasch)
Ben Crompton (Conserje)
Anne-Marie Duff (Claire)

Año: 2014
Duración: 92 min
País: Reino Unido
Dirección: Rowan Joffe
Guion: Rowan Joffe
Música: Ed Shearmur
Fotografía: Ben Davis
Género: Intriga
Distribución: DeAPlaneta

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘No confíes en nadie’

Donde se puede comprar la película

No Confíes En Nadie [DVD]
  • Nicole Kidman, Colin Firth, Mark Strong (Actors)
  • Rowan Joffé (Director)
No Confíes En Nadie (DVD + BD) [Blu-ray]
  • Nicole Kidman, Colin Firth, Mark Strong (Actors)
  • Rowan Joffe (Director)

Sinopsis de ‘No confíes en nadie’

Christine (Nicole Kidman), es una mujer de mediana edad que como consecuencia de un accidente ocurrido hace más de veinte años, es incapaz de retener los recuerdos recientes.

Cada día, al despertarse, descubre que está acostada con un completo desconocido, su marido Ben (Colin Firth), el cual tiene la ardua tarea diaria de explicarle quién es y qué le ha sucedido.

Con la muy reciente ayuda del Dr. Nasch (Mark Strong) y a espaldas de su marido, intentará poner un poco de claridad a su incomprensible vida.

Dónde se puede ver la película



No confíes en nadie
Foto de DeAPlaneta

Un inciso

La estructura de la historia en No confíes en nadie es bastante confusa, aunque utilice un habilidoso mecanismo narrativo. Su seguimiento y desenlace, que reconozco que a veces raya en lo inverosímil, necesitan de toda la atención del espectador. En caso contrario les aconsejo que no entren al juego.

La desconfianza

En No confíes en nadie es fácil empatizar con Christine, una mujer joven que durante más de veinte años se levanta sin saber quién es ni a quién tiene a su lado.

No tanto con Ben, que sin embargo lleva sufrido el mismo o peor calvario que nuestra protagonista, al tener que relatarle cada día, los acontecimientos que considera relevantes de su vida.

Fotos pegadas en las paredes, pizarras con las explicaciones básicas de primeros auxilios, cajas de cartón y un hombre que no tiene más remedio que seguir trabajando como profesor de química mientras deja a una amnésica enferma en su casa de cristal.

Además el trato de Christine, puede que comprensible, hacia Ben, dista mucho de ser agradable. Es lejano, suspicaz, cauteloso, sin un ápice de afecto y a veces no solo rayando en la desconfianza hacia una persona que has conocido hace minutos, sino casi poniéndolo en el punto de mira de una conspiración.

Pero pasa eso está el Dr. Nasch, para aportarle seguridad, apoyo, amparo, auxilio y todo ello, a través de una llamada que él le hace todas las mañanas y la remite a una oculta caja en un armario, donde Christine se ha autograbado con una cámara para no olvidarse del famoso doctor.

Before I Go to Sleep
Foto de DeAPlaneta

Las preguntas, pero no las respuestas

Con la ayuda del Dr. Nasch, Christine va a descubrir que no tuvo ningún accidente, sino que fue salvajemente golpeada casi hasta la muerte. De ahí sus continuas pesadillas donde aparece un hombre con una tremenda cicatriz en la cara o el propio e inocente Dr. Nasch como los bestiales autores de su agresión.

Como siempre, el culpable será su marido Ben, que por no hurgar más en la herida, convirtió la escabrosa paliza en un accidente, le ocultó el abandono de su íntima amiga por no poder soportar más la situación y hasta la muerte del pequeño hijo de ambos, debido a una maldita meningitis.

La situación se hace insostenible por todas las partes; Christine quiere más y más, Ben no lo puede soportar y la situación con el Dr. Nasch comienza a rebasar los limites entre médico y paciente.

Solo una cita de nuevo con su íntima amiga, quizás comience a desentrañar, con todo el peligro del mundo, la tela de araña que se cierne sobre nuestros protagonistas.

Y hasta aquí puedo contar, mis queridos navegantes.

  • Aviso: Hoy SÍ habrá Spoiler en No confíes en nadie.
No confíes en nadie
Foto de DeAPlaneta

Nicole, Mark y Colin

Tres grandes actores para No confíes en nadie, un thriller psicológico, una película de misterio o hasta una obra de teatro si me apuran mucho.

Es ilógico ponerme a citar películas anteriores de estos tres grandes del cine, al menos para mí lo son y , incluyo a Mark Strong sin el mínimo pudor, y ante la duda Cruzando el límite (2013).

Correcta la australiana, como es habitual en ella, aquí en su incesante búsqueda de ella misma. Bien perpetrada por ambos partenaires y con la dificultad de llevarse casi media cinta, repitiendo una y otra vez la misma escena con muy pequeñas variaciones.

Quizás mejor en la parte final, cuando se entera de la muerte del hijo de ambos y estalla la locura en su interior por saber, saber y saber. Excelente en la escena culmen, donde ya es imposible dar gato por liebre y no hay más remedio que tirar la casa por la ventana.

Bien Mark Strong, aunque creo honestamente que se le podía haber sacado más jugo a su suculento papel, cosas del guion y con toda la dignidad del mundo y su cara de no haber roto un plato (aunque sea solo por esta vez) se adentra en el juego del gato y el ratón, como si hubiese nacido para ello. Ahí llevan la duda metódica.

Estupendo Colin Firth, qué lastima que siempre le toque sufrir o bailar con la más fea, entiendo que en el cheque irá.

Muy bien de principio a fin; Como marido sin mujer, como amante sin amada y como padre sin hijo. Su tono de serenidad da un toque de relax al relato, lo que hace que no se convierta en una caja de Pandora y la cosa se nos ponga más difícil de lo que ya de por sí se nos va a comenzar a poner.

Como Mark Strong, artífices principales de la resolución del relato. Actores a seguir forever.

Before I Go to Sleep
Foto de DeAPlaneta

El verdadero psiquiatra

El director (Rowan Joffé), ¿Les suena el apellido? ¿Los gritos del silencio (1984), La misión (1986) o La ciudad de la alegría (1992)?.

Pues sí queridos, es hijo del maestro Roland Joffé.

¿De casta le viene al galgo? Más que posible.

Rowan Joffé, británico, sobre todo escritor o guionista cinematográfico, por no decir adaptador de novelas. Largo recorrido en este laberinto.

Ejecutó su ópera prima como director de cine, con una a su vez adaptación de una novela de Graham Greene, Brighton Rock (2010), a mí particularmente me dejó casi indiferente, pero he de reconocer que recogió varios premios por ella.

En el mismo año, hizo una excepcional adaptación de la novela de Martin Booth para el lucimiento de George Clooney, The American (2010).

No confíes en nadie, vamos a ver, esto no es Memento (2000) ni falta que le hace. Estamos ante un divertimento respetuoso con los cánones del género y la adaptación es fidedigna al libro. Cualquier reclamación sobre verosimilitud al doctor en medicina S.J.Watson.

La película está bien dirigida, partiendo de una base atractiva y funciona como un mecanismo inquietante y también con una muy buena dirección de actores.

Director a seguir.

No confíes en nadie
Foto de DeAPlaneta

Conclusión de ‘No confíes en nadie’

No confíes en nadie, aconsejo humildemente su visionado. Eso sí, ya lo advertí. Ahora me levanto por palomitas, cojo el móvil o me pongo a hablar del vestido de la niña de la Reina en el Hola, como que no.

La resolución de la trama presenta algunas dudas, quizás más de las debidas (prefiero no incidir para no perjudicar a una cinta honesta). Lo que yo escriba en el Spoiler, no es nada que ustedes no vayan a saber viendo atentamente la película, pero entiendo que se pueden escapar elementos importantes.

Solo ver a Nicole, Mark y Colin trabajar juntos ya justifica el pago de una entrada. Este no es el caso porque la cinta está diligentemente interpretada.

Les aconsejaría, una vez vista la película, no entrar en el juego de lo posible o lo imposible, lo verosímil o lo inverosímil o incluso que haya momentos donde al director se le vaya un poco de las manos. Jolín, nos tragamos El sexto sentido (1999) y nadie protestó, ¿Hay algo más difícil?.

Solo una pequeña pincelada sexual, querida Nicole; Puede ser malo ser infiel, pero aún es peor ser desleal.

Spoiler

En No confíes en nadie, Christine tenía un amante que quería que abandonara a su familia por él. Ante la negativa de esta, le da una paliza brutal dándola por muerta. Su marido Ben, tras la amnesia de Christine y su no progresión, la ingresa en una especie de hospital psiquiátrico y hace 4 años que se divorció de ella. El Ben que nosotros conocemos (Colin Firth) no es su verdadero marido, sino su amante, que la saca del hospital y se la lleva a una apartada casa campestre. Su hijo no ha muerto, se lo llevó con él su verdadero marido para apartarlo del grave problema de la madre. Su verdadero marido es el hombre de la cicatriz en la cara que ella recordaba. El Dr. Nasch es un excelente médico y persona y quiero pensar que su nueva relación con una semicurada Christine, no es más que el comienzo de una bonita amistad.

[plegar]

Enhorabuena y Bienvenidos al Espectáculo

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí