Creación Guiones

No odiarás (Non odiare) es la ópera prima de Mauro Mancini, protagonizada por Alessandro Gassmann y Sara Serraiocco, y presentada durante la 77 ° edición de los Premios David di Donatello. Una exhortación, un mandamiento que moderniza la lista del Antiguo Testamento y la actualiza a la actualidad del prejuicio racial. Se estrena en España el 24 de septiembre de 2021.



No odiarás (Non odiare)

No odiarás (Non odiare)

Ficha Técnica

Título: No odiarás
Título original: Non odiare

Reparto:
Sara Serraiocco (Marica Minervini)
Cosimo Fusco (Padre Simone)
Alessandro Gassman (Simone Segre)
Lorenzo Acquaviva (Rocco)
Antonio Scarpa (Oficial de policía)
Lorenzo Buonora (Paolo Minervini)
Luka Zunic (Marcello Minervini)

Año: 2020
Duración: 95 min.
País: Italia
Director: Mauro Mancini
Guion: 
Fotografía: Mike Stern Sterzynski
Música: Aldo De Scalzi, Pivio
Género: Drama
Distribuidor: Reverso Films

Creación Guiones

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'No odiarás'

Sinopsis

En el corazón de la ciudad de Trieste vive Simone Segre, un conocido cirujano de origen judío con una historia personal pendiente; la complicada relación con su padre, superviviente de un campo de concentración recientemente fallecido. Tras una de sus clases semanales de remo, Simone presencia un terrible accidente de tráfico y auxilia a la víctima…pero al descubrir un tatuaje nazi en su pecho, tendrá que tomar una de las decisiones más difíciles de su vida. En los días sucesivos aflora el sentido de culpa por la muerte de ese hombre, sentimiento que le llevará a seguir a la familia del neonazi. Pero la vida da giros imprevisibles. (Reverso Films)



No odiarás

¿Qué harías si estuvieras en el lugar de un accidente y, al realizar los primeros auxilios a un hombre gravemente herido, descubrieras que es un simpatizante de los nazis? Esto es lo que ocurre en los primeros minutos de No odiarás; Simone Segre (apellido que revela origen judío), cirujana profesional, presencia un accidente de coche. Simone deja morir al hombre y no hace el juramento hipocrático. Sin embargo, intentará compensar su gesto, contratando como sirvienta a la hija mayor del difunto (y enterrada con honores fascistas).

Mancini afronta un argumento bastante recurrente pero con detalles novedosos, como en el acercamiento a sus personajes y a las relaciones entre ellos. Sin embargo, no se sumerge lo suficiente en la psicología de los protagonistas ni en los pliegues de la trama. Más de una vez hay partes del guion desperdiciadas, al igual que el final, no demasiado acertado.

No odiarás
Copyright Reverso Films

Luz y silencio

Mauro Mancini mantiene una distancia segura construyendo una gramática de silencios y omisiones que deja a los protagonistas -no por casualidad vistos desde arriba- el espacio justo para una interacción destinada a destruir sus convicciones y certezas. En la construcción reflexiva del drama se percibe la esterilidad artificial de un experimento que corre el riesgo de transformar los sentimientos en tesis y los personajes en elementos de una reacción.

Un valor añadido es también la fotografía de Mike Stern Sterzynski. Esta consigue ser el perfecto contrapunto visual del alma de los protagonistas. Nos encontramos ante una atmósfera gélida cuando emerge la falta de afectividad dentro de un clima turbio; en los momentos más oscuros y en las vistas embriagadoras cuando la serenidad parece emerger.

Non odiare
Copyright Reverso Films

Un reparto perfecto

Creación Guiones

3 COMENTARIOS

  1. NO ODIARÁS
    Este título parece la enunciación de un mandamiento de la Ley de Dios de los que enumera el catecismo… Honrarás padre y madre -sin especificar si a uno, a dos o a tres-,…, no matarás…, no fornicarás…, no levantarás falso testimonio ni mentirás…Es más, con esa mala baba con que hay que saborear las disposiciones gubernamentales de nuestros jerifaltes.., parece que hasta que con recochineo algunos han añadido a la lista de prohibiciones la de no odiar. ¿A qué suena? Odio como sentimiento de repulsa hacia alguien. Suena a lo que dicen los que quieren cambiar la memoria de siempre por otra denominada histórica, parece que dicen que hay que perdonar,.-que el odio es de locos-. Que no importa cuál haya sido el daño sufrido, que hay que perdonar al causante aunque haya fastidiado la vida de todos aquellos que contaban con su presencia activa en las previsiones de vida naturales No odiarás a quienes te hayan privado de lo más grande de tu vida (padre, hermano, esposo, novia, esposa…) y a cada uno en unas circunstancias ´personalísimas¨. En la falsa bonhomía con que se trabajan los papeles hacia el futuro, los conceptos bíblicos del perdón se han vestido porque sí de pomposidad jurídica con letras góticas. Y, como siempre ocurre, salvo para los curas y aprendices de cura, los misales de letras góticas quedan para las ceremonias litúrgicas de otras civilizaciones.
    Responsabilidad y remordimiento no llevan a la ética y a la culpa. El juramento hipocrático pisoteado, más que olvidado, es como una acusación en la fama de la profesionalidad y conciencia, en el médico judío. Y es de fácil aceptar por el público el acercamiento a los huérfanos del accidentado; aunque está bien para las novelas y para hacerlo público cuando se quiere vender algo y vivir del cuento, pero lejos de ls verdad sentida. Gente que lo mismo perdonan que se redimen con actos de cercanías y beneficio de los perjudicados por la presunta culpa, postura que resulta imposible aceptar en la realidad como verdad, pero ha habido que pasar el presunto mal para tener opinión y considerarse perjudicado o loco. Muy loco, tiene que estar quien para redimir su presunta falta llega a a jugarse la vida. Falso y buenista pero malintencionado para la gente que se deje llevar por las mismas memorias históricas que quieren pintar unos hombres con falsa patente porque, de verdad, no somos ni hemos sido como quieren pintar para el futuro: solo algunos lo presentan con cierta credibilidad.
    Película , pues, para las conciencias pusilánimes y, en el fondo, sufridores de hoy que quieren participar en el tiempo de la mentira hacia el futuro. Hay un halo de temor en la seriedad de los rostros de los actores, la máscara de la barba en Gassman, el miedo heredado por la jovencita, el miedo que encubre la ira del jovenzuelo neonazi. Es como para otro tema.
    La peli dedica demasiado tiempo a planos inútiles emulando la forma de hacer de Bergman. Esta película resulta un fuego de artificio que se diluye antes de encender las luces de la sala. Hay cosas que se maman y el odio es una de ellas y hay una violencia efecto de las raíces rebeldes. La historia sigue mostrando resultados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí