Al encontrarse las palabras “numerología” y “series de televisión” en la misma frase, es posible que más de uno se haya llevado las manos a la cabeza. ¿Qué tendrán que ver? Pues sí, tienen mucho más que ver de lo que parece.

La numerología oculta en las mejores series de televisión

La numerología se define simplemente como la intención de establecer relaciones entre los números y los seres vivos. Es una obsesión que se remonta a siglos atrás, y que cuenta con distintas ramas o escuelas. La china, por ejemplo, es todo un mundo en sí misma. La cultura oriental otorga mucho valor y significado a los números.

Por lo general, esa relación entre los números y las personas siempre se ha impregnado de un aire místico o divino, aunque también ha habido quien la ha híper-racionalizado, intentando dar una explicación matemática a todo comportamiento humano.

La cuestión es que la numerología atribuye determinados rasgos humanos a determinados números. En teoría, cada persona posee unas características que le vienen dadas por el número que le define.

El número de cada uno se puede deducir de varias maneras, eso depende de las distintas ramas de la numerología. Es muy común utilizar la fecha de nacimiento; simplemente se suman los números correspondientes al día, mes y año, y luego se suma el resultado entre sí si éste es de dos cifras. Del mismo modo se puede utilizar el nombre de cada uno, después de atribuir a cada letra un determinado valor.

Ese sistema, el del nombre, es el que han utilizado en la siguiente infografía interactiva, creada por la web mejorbingoonline.com. Cada número esconde un par de personajes de algunas de las series de televisión más populares de los últimos años. Es muy revelador –y divertido- comparar las características de estos personajes con los rasgos que se supone que tienen según la numerología.


Infografía interactiva creada por mejorbingoonline.com.

Así, nos encontramos con que Eleven de Stranger Things y Frank Underwood de House of Cards son un 9, “El guerrero”, con un carácter competitivo, muy apoyados en su instinto, sensibles a las provocaciones y empeñados en alcanzar sus objetivos, aunque eso signifique pasar por alto algunas consideraciones éticas. Interesante, ¿no?

Resulta que Don Draper de Mad Men y Saul Goodman de Breaking Bad y Better Call Saul son un 5, “El versátil”. Unos supervivientes, inquietos, espíritus libres que viven en una búsqueda constante. Mientras que Daenerys Targaryen de Juego de Tronos y Javier Peña de Narcos son un 2. La madre de dragones y el policía interpretado por Pedro Pascal son “El valiente”, un perfil de personas que se mueven por la pasión y por sus ideales, sensibles, atractivas, que le dan mucho valor a la intuición y tan comprometidas que a menudo dejan de lado su vida personal.

Ya no haremos más spoilers, os dejamos que averigüéis qué dice la numerología sobre Walter White, Tyrion Lannister o Pablo Escobar, entre otros. Pero no diréis que las coincidencias son más que notables.

Esto se debe a que quizás no sean coincidencias. A la hora de crear un personaje, los guionistas necesitan darles una estructura humana. Se utilizan arquetipos y patrones de comportamiento que definen a ciertas personas para esbozar cómo es ese personaje, y a partir de ahí, con sus acciones, sus palabras y las circunstancias a las que se vea sometido, irá evolucionando (o no).

La numerología ofrece un catálogo de perfiles psicológicos que los guionistas pueden utilizar, del mismo modo que lo hacen con los horóscopos u otras disciplinas que recogen distintos estereotipos humanos.

Los números y la ficción

En este punto es cuando nos podría parecer demasiado rebuscado que los guionistas de las series de televisión no tengan otra cosa que hacer que ponerse a diseñar los nombres de sus personajes en función de las características que les quieren atribuir. Sin embargo, en Hollywood pocas cosas se dejan al azar.

Sea como ayuda para esbozar personajes o como punto de partida para su desarrollo, o bien sea como un simple guiño o broma personal, lo cierto es que la ficción está llena de números que no son casuales.

En ocasiones conocemos por qué se repiten determinados números, en otras no. Por ejemplo, el prefijo 555 que aparece en multitud de números de teléfono de la ficción audiovisual de Hollywood se debe a una convención que se estableció en los años 60. Después de que la gente llamase a los números que aparecían en las series y películas y que muchos se correspondiesen con teléfonos reales, con las consiguientes quejas que eso provocó, se sugirió utilizar un prefijo falso.

En otros casos, el uso insistente de determinados números es una cuestión personal. Es muy conocido el caso de George Lucas con el número 1138. Aparece en el título de su primera película como director, THX 1138, pero también está presente en multitud de ocasiones a lo largo de su filmografía.

Y no es el único. El director Kevin Smith siempre hace referencia en sus películas al número 37. El motivo habría que preguntárselo a él.

Lo que sí sabemos es que no es casualidad todo lo que lo parece y que los números, se vean o no, están ahí. Por cierto, Eleven, el número once que da nombre a la protagonista de Stranger Things, se considera en la numerología un “número maestro” y quienes lo poseen tienen sus características más marcadas, como si fueran súper poderes. No parece que sea una coincidencia, ¿no?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí