Open Range fue la segunda incursión de Kevin Costner en la dirección de un western. La primera fue la exitosa y ampliamente premiada «Bailando con lobos», una estupenda película que quizá consigue que Open Range permanezca demasiado a su sombra. En cualquier caso, esta segunda aventura de Costner en el Oeste posee una fotografía magnífica, particularmente en exteriores, buenas actuaciones y uno de los duelos/tiroteos mejor filmados del western moderno. Aunque en taquilla no fue mal del todo, sufre un cierto olvido que conviene remediar.



Open Range

Crítica de ‘Open Range’

Ficha Técnica 

Título: Open Range
Título original: Open Range

Reparto:
Robert Duvall (Boss Spearman)
Kevin Costner (Charley Waite)
Annette Bening (Sue Barlow)
Michael Gambon (Denton Baxter)
Michael Jeter (Percy)

Año: 2003
Duración: 135 min
País: Estados Unidos
Director: Kevin Costner
Guion: Craig Storper
Fotografía: James M. Muro
Música: Michael Kamen
Género: Western
Distribuidora: Filmax

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Open Range’

Sinopsis de ‘Open Range’

Charlie Waite (Kevin Costner), Boss Spearman (Robert Duvall), «Button» (Diego Luna) y Mose Harrison (Abraham Benrubi), intentan escapar de su pasado y qué mejor lugar que las grandes praderas, guiando al ganado en una tierra donde las únicas leyes las marca la naturaleza. Estrechamente unidos por el «Código del Lejano Oeste», defender la justicia, ser fiel y leal al que tienes al lado, los vaqueros evitan por todos los medios hacer uso de la violencia. Pero su visita a la frontera cambiará sus vidas y les obligará a pasar a la acción. (FILMAX).


Foto de Filmax

Premios

  • Satellite Awards: Nominada Mejor Actriz Secundaria (Annette Bening). 2004
  • Gremio de Editores de Sonido, USA: Nominado Mejor Edición de Sonido. 2004


Hombres en campo abierto

Open Range comienza siendo la historia de cuatro hombres que conducen reses, cerca de las Montañas Rocosas, en pastos abiertos y sin delimitar. Ellos son el ganadero Boss Spearman (Robert Duvall), su mano derecha Charlye Waite (Kevin Costner), el robusto y bondadoso Mose Harrison (Abraham Benrubi) y el joven Button (Diego Luna). Evitan, siempre que pueden, acercarse  ciudades y poblados y subsisten por sus propios medios. Practican un nomadismo solitario que, a priori, nos da la sensación de una fenomenal sensación de libertad. Cada cual además tiene su pasado, del que hacen tabula rasa, conformando una especie de pequeña legión extranjera.

En esta primera parte de metraje, significativa a modo de presentación, podemos observar que Kevin Costner tenía bastantes ambiciones estéticas para Open Range. La fotografía nos traslada a unos paisajes trufados de verdes y extensas praderas, caudalosos ríos, y sugerentes y enormes cielos nublados. En efecto, hay un esfuerzo bastante notorio en mostrarnos unos exteriores bellos y exuberantes, a través de una enorme profundidad de campo, a niveles preciosistas. Sin duda uno de los puntos fuertes de la película.

Cuando ya tenemos la vida de este pequeño grupo como una ejemplo de bohemia pastoril y libertaria, ocurre algo que trastocará las vidas de todos y que les obligará a acercarse al pueblo de Harmonville (Montana).

Open Range
Foto de Filmax

El código del Oeste

Mose es enviado a Harmonville en busca de provisiones, pero su tardanza en regresar pone en guardia al resto. Charlye y Boss deciden ir a ver qué sucede mientras Button se queda al cuidado de las reses. Descubrirán que Mose ha tenido un altercado en el pueblo y ha sido encarcelado por el corrupto sheriff Poole, un pelele al servicio del tiránico ranchero Denton Baxter, el verdadero dueño del pueblo. El altercado viene por el pastoreo de reses que están llevando a cabo nuestros héroes en las, supuestamente, tierras del ranchero Baxter.

Injusticias aparte, en el grupo liderado por Boss no se deja a nadie atrás, de tal modo que con unos modos más bien bruscos consiguen sacar a Mose de la cárcel. Sin embargo esto iniciará una serie de eventos de acción-reacción, en forma de represalias, que acabará con Mose muerto y el joven Button herido. Charlye y Boss en lugar de huir se preparan una guerra abierta con los hombre de Baxter y del sheriff Poole. Una de las ideas de la película es la ley no escrita que dice que a los compañeros de fatigas y a los amigos hay que protegerlos o vengarlos. La sensatez nos impulsa a evitar la violencia pero a veces, en el lejano Oeste, ésta te alcanza y te hace acarrear con una peligrosa venganza. Sin embargo hay otros elementos menos oscuros en Open Range.

Foto de Filmax

El amor en Open Range

Uno de los elementos más controvertidos de Open Range es el encaje que tiene el romanticismo dentro de una historia que podría sostenerse muy bien sin él. En este caso viene representado por Sue Barlow (Annette Bening), la hermana del doctor de Harmonville y uno de los pocos aliados que encontrarán los ganaderos. La casa de Sue está algo apartada del pueblo y hacia allí se encaminan Boss y Charlye, para que el médico restañe las heridas de Button. Se produce un consabido flechazo, entre Charlye y Sue, a base de cruces de miradas y expresiones embobadas, que da paso a una subtrama romántica

Ciertamente una de las objeciones que se pueden poner a Open Range tienen que ver con el excesivo almíbar con el que se riega este romance. Sin embargo no es del todo postizo e innecesario; consigue abrir una nueva cuestión. Por primera vez Charlye, y a la vez sus amigos, se plantea formar un hogar y dejar su errabunda vida de ganadero. No más noches al raso; no más rigores atmosféricos; cambiar a vivir bajo techo y establecerse. Lo malo es que este agradable cambio de parecer necesita un requisito para fructificar: sobrevivir a los lacayos de Baxter y Poole.

Open Range
Foto de Filmax

Las influencias que vienen del Oeste

Open Range tiene un respeto reverencial por el paradigma del western clásico a través de sus distintas épocas. De momento encuentra parecidos con todas las películas de notables duelos, y ahí encontramos a «Pasión de los fuertes» (1946) de John Ford y a «Duelo de titanes» (1957) de John Sturges. También se puede hablar de elementos tomados de películas más recientes como «El jinete pálido» (1985) o «Sin perdón» (1992) de Clint Eastwood. De hecho el momento en que llegan Charlye y Boss a Harmoville recuerda bastante a la llegada de Clint Eastwood y Morgan Freeman a Big Whiskey, en «Sin Perdón»; la atmósfera nocturna y lluviosa es prácticamente la misma.

Si los exteriores de Open Range son magníficos, la planificación, ejecución y filmación de los tiroteos son extraordinarios. El duelo con los hombres de Baxter puede considerarse incluso como una de las cumbres del género. De hecho según Usa Today y Total Film se trata de uno de los tiroteos mejor filmados de todos los tiempos. Y ciertamente es largo, complejo y fulgurante, pero rodado con el suficiente orden como para no perder comba en ningún momento. Los disparos pasan muy cerca y nos mantienen magnetizados a la pantalla.

Foto de Filmax

Actuaciones en el far west

La actuación más descollante de Open Range es la del siempre magnífico Robert Duvall, dibujando un personaje crepuscular, inteligente y estoico; buen amigo y deseoso de cambiar de vida, a veces se convierte en la brújula vital de Kevin Costner. Kevin Costner hace una actuación razonablemente buena, de aires circunspectos y sobrios. Annette Bening, a pesar de que la parte romántica no es la más lograda, muestra un personaje que lejos de ser frágil tendrá los arrestos de ser decisiva en muchos aspectos; el desempeño de Bening aporta una elegante sofisticación.

Conclusiones

Con Open Range Kevin Costner escribe, con hermosa ortografía, una genuina carta de amor al western. Es imposible pasar por alto la maravillosa fotografía y la pericia técnica a la hora de grabar los tiroteos. Es posible que la parte romántica sea un poco más ortopédica, pero el conjunto no lo acusa. Quizá las comparaciones con Bailando con lobos sean inevitables, pero Open Range tiene dentro de sí el suficiente cine como para reivindicar un estatus propio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí