Tras meses de expectativas y furor en redes sociales llega este jueves 20 de julio de 2023 la que para muchos es la película más esperada del año, con permiso de Barbie. Basada en la biografía ganadora del Pulitzer Prometeo americano: El triunfo y la tragedia de J. Robert Oppenheimer, de Kai Bird y Martin J. Sherwin, Oppenheimer es la nueva cinta del aclamado, y a veces denostado, director británico Cristopher Nolan (Origen, Interstellar). Puedes leer AQUí otra crítica realizada por Cinemagavia de esta película.

En esta ocasión se acompaña de un habitual en su filmografía como Cillian Murphy (Peaky Blinders), quien protagoniza por primera vez una de sus películas. El intérprete irlandés se pone en la piel de J. Robert Oppenheimer, el físico que se encargó de la creación de las primeras bombas atómicas durante la Segunda Guerra Mundial. A su lado destacan los rostros de Robert Downey Jr., Emily Blunt, Matt Damon o Florence Pugh.



Oppenheimer película

Crítica de 'Oppenheimer'

Ficha Técnica

Título: Oppenheimer
Título original: Oppenheimer

Reparto:
Cillian Murphy (J. Robert Oppenheimer)
Emily Blunt (Kitty Oppenheimer)
Robert Downey Jr. (Lewis Strauss)
Matt Damon (Leslie Groves)
Florence Pugh (Jean Tatlock)
Kenneth Branagh (Niels Bohr)
Rami Malek (David Hill)
Casey Affleck (Boris Pash)
Ben Safdie (Edward Teller)
Josh Hartnett (Ernest Lawrence)
Dane DeHaan (Kenneth Nichols)
Jason Clarke (Roger Robb)
Jack Quaid (Richard Feynman)
Alden Ehrenreich (Ayudante del Senado)
David Krumholtz (Isidor Rabi)
Matthew Modine (Vannevar Bush)

Año: 2023
Duración: 180 min.
País: Estados Unidos
Director: Christopher Nolan
Guion: Christopher Nolan. Libro: Kai Bird, Martin J. Sherwin
Fotografía: Hoyte van Hoytema
Música: Ludwig Göransson
Género: Drama. Biográfico
Distribuidor: Universal Pictures

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'Oppenheimer'

Dónde se puede comprar el libro

Sinopsis

Escrita y dirigida por Christopher NolanOppenheimer es un épico thriller rodado en IMAX® que transporta a los espectadores a la trepidante paradoja de un enigmático hombre que deberá arriesgarse a destruir el mundo para salvarlo. (Universal Pictures International Spain).

Dónde se puede ver la película en streaming



Puro Nolan

En vista de la temática elegida por Christopher Nolan para su nuevo proyecto podría pensarse que se iba a alejar de su estilo. Globalmente conocido por sus películas de género, en especial de ciencia ficción, Nolan se ha ganado su fama por su particular visión a la hora de hacer cine. Una con características muy concretas que amas u odias.

Por ello, una adaptación de la aclamada biografía del físico J. Robert Oppenheimer tenía todas las papeletas para ser un cambio de rumbo en su filmografía. Al fin y al cabo, él jamás ha entrado en el terreno del biopic. Y resulta que el director británico se las ha apañado para hacer de Oppenheimer una cinta impregnada por su estilo.

Pese a jugar, aparentemente, fuera de su zona de confort, Christopher Nolan ha conseguido que desde el primer frame de la película sepas quién es el autor detrás de cámaras. Mediante su ya habitual uso de las líneas temporales y una espectacularidad palpitante, Nolan te lanza dentro de la cabeza de J. Robert Oppenheimer. Y es en esa forma de jugar con el tiempo, gracias a una labor de montaje magnífica, donde Oppenheimer logra cautivar en unos primeros instantes hipnotizantes.

Todo ello se vale de una grandiosidad que impregna toda la cinta. Seguramente estemos ante el proyecto más cuidado del director en los departamentos de sonido, fotografía e incluso banda sonora, donde Ludwig Göransson hace un trabajo realmente meritorio.

Oppenheimer película
Copyright Universal Pictures International Spain

Un estudio de personaje

A pesar de la variedad de protagonistas que amalgama la filmografía de Christopher Nolan, jamás el director ha profundizado en su personaje principal como lo hace en Oppenheimer. Valiéndose de una gran interpretación de Cillian Murphy, habitual secundario en el universo Nolan, la película es ante todo un estudio en el que el británico indaga dentro de la cabeza misma del físico estadounidense. Lo hace de una manera pesadillesca, en la que rápidamente nos hace partícipes de lo que era la mente de Oppenheimer. Una angustia, la que transmite Nolan, que construye un retrato perfectamente creíble de una de las figuras más importantes del siglo XX.

Una de las claves para este estudio de personaje es la utilización del blanco y negro en contraposición al color, que ocupa la mayor parte del metraje. Gracias a ella la película juega con la subjetividad de Oppenheimer y la “objetividad” fuera de los ojos del físico. El propio Nolan habló de cómo escribió el guion en primera persona. Eso se ve reflejado a lo largo de la película, donde estamos en la piel del protagonista hasta que el blanco y negro aparece.

Todo esto ayuda a que Oppenheimer sea la experiencia inmersiva que Nolan busca. Una que no te suelta en sus tres horas de duración. Aún así, se notan algunos altibajos en el extenso metraje. En especial en un tercer acto que se ve de algún modo torpedeado por el continuo crescendo de las dos primeras partes, que culminan en uno de los grandes momentos de la filmografía de Christopher Nolan. Pese a todo, en sus últimos instantes la cinta sabe reengancharse y dar una gran escena final.

Cillian Murphy
Copyright Universal Pictures International Spain

Un contexto más que relevante

Con un contexto histórico tan importante como el de Oppenheimer es imposible no hablar de las cuestiones y debates que derivan de una historia como esta. Unos sucesos que, pese haber ocurrido hace prácticamente ochenta años, tienen diversas similitudes con otros que ocurren en la actualidad. El más obvio es la amenaza de las armas nucleares, vigente desde los acontecimientos que narra Oppenheimer. De hecho, la posición contraria de J. Robert Oppenheimer respecto a la creación de la bomba de hidrógeno es uno de los puntos más importantes del personaje. Así como las consecuencias en su psique de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki.

La carrera nuclear entre la Alemania nazi y Estados Unidos no es nada más que el aperitivo de la Guerra Fría entre americanos y soviéticos, como muestra Oppenheimer perfectamente. Es aquí donde entra la cuestión patriótica estadounidense y esa obsesión por ganar. Ser los mejores cueste lo que cueste. Y si eso implica construir armas de destrucción masiva que puedan acabar con el planeta que así sea. 

A día de hoy sigue muy vigente esta forma de actuar. El más reciente caso se encuentra en el terreno tecnológico con la creciente presencia de la inteligencia artificial. Incluso en una vertiente más política, en la que se puede catalogar al fascismo y movimientos extremistas como un arma igual o más peligrosa.

Oppenheimer película
Copyright Universal Pictures International Spain

Conclusión de 'Oppenheimer'

Oppenheimer es un retorno a la buena forma de Christopher Nolan. Mediante los principales fuertes de su cine, el director británico indaga profundamente en la figura de J. Robert Oppenheimer, consiguiendo un pesadillesco estudio de personaje único en su filmografía. Lo hace acompañándose de un Cillian Murphy entregado a la causa y un acabado técnico formidable.

Seguramente no sea el mejor trabajo de Nolan, pero sí uno que le reivindica como un director con un sello y dedicación palpables. Y eso, por desgracia, cada vez se echa más de menos en el cine de grandes presupuestos.

Reportaje de Oppenheimer en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
8 / 10
80 %
Artículo anteriorEl viaje de la marihuana a través de la gran pantalla
Artículo siguiente"Oppenheimer": Nolan regresa a sus inicios
Víctor Pérez Cañete
Víctor Pérez Cañete (Terrassa, 1999). Periodista. Podría estar hablando de series a todas horas, pero también le hago un hueco al cine. Defensor del final de Lost.
oppenheimer-pelicula-critica-estreno-cineOppenheimer es un retorno a la buena forma de Christopher Nolan. Mediante los principales fuertes de su cine, el director británico indaga profundamente en la figura de J. Robert Oppenheimer, consiguiendo un pesadillesco estudio de personaje único en su filmografía. Lo hace acompañándose de un Cillian Murphy entregado a la causa y un acabado técnico formidable. Seguramente no sea el mejor trabajo de Nolan, pero sí uno que le reivindica como un director con un sello y dedicación palpables. Y eso, por desgracia, cada vez se echa más de menos en el cine de grandes presupuestos.