Desde el pasado 18 de enero, el Teatro Lara acoge sobre sus tablas Our Town, obra original de Thornton Wilder, dirigida en esta versión por Gabriel Olivares. Fue nominada en los Premios Max a Mejor espectáculo revelación. Además, la pieza de Wilder es considerada la obra de teatro más representada en Estados Unidos. También hay que destacar que se alzó con el Premio Pullitzer en 1938 por este espectáculo. Después de 80 años, sigue siendo un éxito tanto de público, como de crítica. Se puede disfrutar hasta el 24 de febrero en la Sala Lola Membrives del Teatro Lara.



Our Town

Crítica de 'Our Town'

Ficha Técnica

Título: Our Town
Título original: Our Town

Reparto:
Isa Dugo
Raúl Peñalba
Andrés Acevedo
Eduard Alejandre
Lourdes Martínez
Abraham Arenas
Karina Moscol
Borja Rodríguez
Violeta del Campo
Arantxa Sanchis
Paola Pozzo
Javier Martín
Jesús Redondo
David Sánchez
Adrián Justel

Duración: 95 min. apróx.
Dirección: Gabriel Olivares
Texto original: Thornton Wilder
Productor ejecutivo: Gaspar Soria
Iluminación:
Carlos Alzueta
Escenografía:
Felype R. De Lima
Ayudante de dirección:
Venci Kostov
Diseño de sonido:
Ricardo Rey
Arreglos musicales:
César Camino
Vestuario:
Paco Mora
Producción: TeatroLab

Tráiler de 'Our Town'

Sinopsis de 'Our Town'

¿Cual es la magia de Our Town para hacerla no sólo superar el tiempo, sino afianzarse cada día, cada año, entre los textos más representados del orbe?

Grover’s Corner es un pequeño pueblo del este de los Estados Unidos, pero ha conseguido ser, con el paso del tiempo –ese transcurrir del tiempo tan importante para Wilder- cualquier pueblo y todos los pueblos del mundo. Our Town nos desvela que la felicidad y la alegría de vivir esta? en esos pequeños momentos (“un valor por encima de todo premio”) que pasan desapercibidos, tan corrientes que parecen carecer de significado: la pregunta de un nin?o, un gesto de cariño de una hija a su padre, un vestido recién planchado, una voz en una ventana llamando a alguien a cenar, un encuentro fugaz… Nacer, crecer, casarse, trabajar, tener hijos y morir. La vida y la muerte, vivir y morir. (TEATRO LARA). 



Our Town
Foto de TeatroLab

Primer acto

Han pasado más de 80 años desde que viese la luz por primera vez Our Town, de Thorton Wilder. Gabriel Olivares revive las aventuras de la población de Grover's Corners, siendo una de las obras insignia del director en los últimos años. Esta versión respeta los parámetros más icónicos de la propuesta original, dividiendo el texto en tres actos que abordan tres momentos claves en la vida de sus gentes. Sin embargo, pese a ambientarse en una época y país distintos a la española, esta pieza demuestra por qué su temática sigue siendo atemporal y universal. Desde el principio se impregna el ambiente de una calidad humana muy cercana, una recreación de esa familiaridad de los pueblos. Por tanto, no es extraño que los asistentes queden atraídos por ese olor a melancolía, que provoca que no sea difícil empatizar con lo que sucede sobre las tablas.

La forma en la que se habla de la cotidianidad, de la hermandad, la amistad y de los momentos van dejando tras de sí deja una fragancia mágica que se acoge con gusto. Asimismo, se habla de temas más recurrentes socialmente como el amor, pero siempre desde un ángulo donde el espectador siente simpatía hacia las distintas experiencias que se hablan. Además, hay ese toque humorístico, que encaja en el tono por el que se apuesta durante toda la obra. Por otro lado, uno de los puntos más interesantes es afrontar la muerte, dejando un mensaje que llega hasta el interior de los espectadores. Ahí es donde se comprueba la necesidad de seguir representando clásicos que escenifican a la perfección la naturaleza del ser. Para terminar, el desarrollo de cada uno de aquellos habitantes logra un sentimiento de comunidad idóneo.

Teatro Lara
Foto de TeatroLab

Segundo acto

En tiempos de COVID, se agradece que se apueste por elencos más numerosos y es el caso de Our Town, así se vio en la función del 26 de enero. Para comenzar, Isa Dugo y Raúl Peñalba encarnan los dos papeles protagonistas de la obra. En el caso de Peñalba, se ve una interpretación basada en la naturalidad, en busca de hablar desde la verdad y transmitirlo mediante una expresión desenfadada. Por ello, hay una esencia a su alrededor que le permite convencer al espectador en su forma de actuar. En el caso de Dugo, realiza una labor interesante, donde podría matizarse más, sobre todo, en la expresión facial. Después, Eduard Alejandre muestra sus tablas sobre la escena, con una energía muy luminosa y remando siempre a favor del conjunto. Por otro lado, Violeta del Campo interpreta exquisitamente sobre las tablas, muy orgánica.

Adrián Justel controla el escenario como pez en el agua. Además, combina una firmeza intrínseca en su carácter con una contundencia más que favorecedora. Gracias a ello, logra una fuerza que le permite brillar en su actuación. Asimismo, Arantxa Sanchis obtiene un trabajo impoluto, siendo uno de los rostros más descarnados del trabajo en conjunto. Por otro lado, Paola Pozzo, Borja Rodríguez y Jesús Redondo actúan de narradores, a la vez que se introducen en las vidas de Grover's Corners. En primer lugar, a Pozzo le costó arrancar en sus primeras escenas, algo que supo controlar y le permitió lucirse en una hilaridad escénica totalmente oportuna. Por otra parte, Redondo disfruta el proyecto y se ve en la manera en la que lo vive. Con lo cual, no es extraño que se entregue totalmente. Por último, Rodríguez evoluciona favorablemente según avanza la obra.

TeatroLab
Foto de TeatroLab

Tercer acto

Gabriel Olivares viene precedido por una más que avalada experiencia sobre las tablas. Por lo tanto, es de interés disfrutar de la propuesta escénica que confecciona para su Our Town. En primer lugar, apuesta por el minimalismo, rodeándose de distintas estructuras que se van transformando según las necesidades que la acción requiera. De esta manera, logra que el espectador sea el encargado de completar la escena con su propia imaginación. No obstante, hay que recalcar que la coreografía, los movimientos y la propia acción de los actores facilitan en todo momento que se fabrique el imaginario del pueblo de una manera muy visual. Precedida de una primera parte donde se podría dar más ritmo, el segundo y tercer acto se desarrollan fluidamente, equilibrando el ritmo más pausado del primero. Aun así, es una propuesta medida y llena de vida.

La transformación y medición de los distintos tiempos en las diferentes parcelas dramáticas, logra que se haga un viaje no solo a través del texto, sino con las distintas recreaciones que se proporcionan. Además, se apuesta por una simbología común, que se va formalizando en distintas etapas de la obra, exponiendo la riqueza estética y visual del proyecto. Hay una identificación clara con cada personaje, al mismo tiempo que se enlaza una selección de colores o elementos para identificar las distintas partes en las que se encuentra la narración. Para terminar, hay que subrayar cómo el propio Olivares regala al espectador esa escenografía de grandes artilugios, demostrando que el corazón de la obra no reside siempre en las grandes composiciones, sino que dentro de esa sencillez se busca enfatizar en el propio concepto de la emoción y el vivir.

Our Town
Foto de TeatroLab

Conclusión

Our Town regresa a la vida bajo la dirección de Gabriel Olivares. Este clásico de Thornton Wilder es una experiencia atemporal y universal, dado que lleva a esa nostalgia y familiaridad de los pequeños pueblos. Asimismo, se hablan sobre temas de gran interés como la cotidianidad, los sueños, la amistad, el amor y la muerte, entre otros. Gracias a ello, los asistentes asisten a las vivencias de un pueblo, que conecta directamente con la empatía de los espectadores.

Por otro lado, se disfruta de un reparto entregado, donde se ve el compromiso y la ilusión con la que afrontan el proyecto. No solo interpretan con profesionalidad, sino que disfrutan y transmiten esa sensación al público. La propuesta se lanza a un minimalismo que da mayor importancia a la experiencia compartida de completar ese retrato evolutivo, manteniéndose en todo momento viva. Humana, cercana y llena de realismo, un viaje hacia la sencillez del vivir.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!