El director Julien Landais debuta en los largometrajes con Los papeles de Aspern, basada en la novela de Henry James. Sin embargo, lo mas llamativo es el elenco formado por la mítica actriz británica Vanessa Redgrave, el actor irlandés Jonathan Rhys Meyers y la actriz Joely Richardson. Estreno en salas de cine españolas el 27 de noviembre.



Los papeles de Aspern

Crítica de ‘Los papeles de Aspern’

Ficha Técnica

Título: Los papeles de Aspern
Título original: The Aspern Papers

Reparto:
Jonathan Rhys Meyers (Morton Vint)
Vanessa Redgrave (Juliana Bordereau)
Joely Richardson (Miss Tina)
Lois Robbins (Mrs. Prest)
Jon Kortajarena (Jeffrey Aspern)
Poppy Delevingne (Signora Colonna)
Morgane Polanski (Valentina)

Año: 2018
Duración: 90 min.
País: Reino Unido
Director: Julien Landais
Guion: Jean Pavans, Julien Landais, Hannah Bhuiya (Novela: Henry James)
Fotografía: Philippe Guilbert
Música: Vincent Carlo
Género: Drama romántico
Distribuidor: Adso Films

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Los papeles de Aspern’

Donde se puede comprar la novela

Sinopsis

Morton Vint (Jonathan Rhys Meyers), un ambicioso editor y crítico literario, viaja a Venecia en busca de las valiosas cartas que el poeta Jeffrey Aspern (Jon Kortajarena) escribió a su musa, Juliana Bordereau.

Aunque ya han pasado varias décadas de aquella historia de amor, Juliana (Vanessa Redgrave) sigue manteniendo su íntimo y preciado secreto bajo llave en el palazzo, una opulenta casa donde vive junto a su sobrina Tina (Joely Richardson). La intención de Morton es introducirse como huésped, cautivar a Tina y ganar su confianza, ocultando sus intenciones reales. Morton, ansioso por lograr su cometido, no dudará en manipular a las dos mujeres para alcanzar su meta. (Adso Films)



 Ambientación correcta

La ambientación en Los papeles de Aspern es correcta y adecuada no obstante el interés que provoca está temática va perdiendo fuerza en apenas minutos iniciados el film. La trama denota cierta lentitud en los diálogos incluso en las acciones de los personajes que a veces es torpe y un tanto teatral. Bien es cierto que en la época ese matiz teatral estaba muy presente en las acciones de las personas en su vida diaria, el espectador requiere de algo mas para sentirse atrapado en la historia.

Una historia que toma un rumbo raro y deja las cosas poco claras, siendo en partes clave del largometraje bastante insulsa reflejando así, una casi dejadez en la intención de los personajes quedando estos, a medio camino.

Los personajes no tienen fuerza y no transmiten lo que el libro de Henry James quería en un primer momento donde las personalidades de los protagonistas se perfilan soberbiamente y poco a poco se van afinando a lo largo de las páginas. 

Los papeles de Aspern
Fotos de MADAVENUE

Detalles perdidos

Es una cinta en la que se dejan escapar muchos detalles y en la forma en que Landais plantea “Los papeles de Aspern” continuamente, dejamos de percibir lo que los personajes persiguen, el objetivo de la trama y el mensaje que este quiere transmitir. Además, la fórmula de la trama no funciona y deja claramente un mal sabor de boca. 

Al final de Los papeles de Aspern se intenta remontar el interés del espectador pero no es suficiente dado que la acción llega tarde y el poco provecho que se le podía sacar a la historia a lo largo de la película se había perdido desde el inicio. No hay gancho, ni fuerza, ni dramatismo. La trama es muy suave como si todo estuviese en calma y total tranquilidad y casi nada afectase al protagonista principal.

Y, si afecta al personaje, no se indica a lo largo del film con suficiente hincapié. Por lo tanto queda relegado a un segundo plano, se le quita importancia y no llegamos a ver lo que el protagonista, Jonathan Rhys, nos quiere decir. Nos quedamos en tierra de nadie sin saber donde dirigir nuestra mirada cuando vemos en pantalla esos diálogos largos llenos de palabras. 

Además, Jonathan Rhys Meyers, el protagonista de Los papeles de Aspern no convence en muchas de sus actuaciones y perdemos ese mundo interior del personaje para dar paso a algo vacío, sin profundidad alguna. 

Vanessa Redgrave
Fotos de MADAVENUE

Falta de emotividad

Pero no es solamente esto que hemos mencionado sino que pierde y falta emoción. La cinta es muy austera. Todo es correcto en Los papeles de Aspern pero lo es tanto que se pierde de vista la tesis y el propósito del por qué de este film. 

Es demasiado solemne y quiere constantemente retratar un misterio que a priori parece interesante pero que se nos muestra mediante flashbacks, diálogos largos, tediosos y en ocasiones bastante sobrecargados y actuaciones cargadas de intensidad que denotan una puesta en escena muy teatral.

En Los papeles de Aspern, hace falta arriesgarse, emoción, disfrute del espectador, magnetismo entre los personajes y sensualidad por parte de la cámara. Asimismo, en esta clase de películas suele jugar en contra ser demasiado conservador. Julien Landais realza este conservadurismo hasta niveles en los que la cinta se hace pesada para el espectador.

Jonathan Rhys Meyers
Fotos de MADAVENUE

Conclusión de ‘Los papeles de Aspern’

Los papeles de Aspern, es una película en la que se pierden cantidad de detalles pero la ausencia de emoción es lo que más se echa de menos. La ambientación está bien, los actores no están mal del todo y en sí, no está mal contada la historia pero si le quitas la emotividad a una película, queda sepultada en los primeros compases de la cinta. 

Reportaje de en Los papeles de Aspern Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí