Parot, el thriller protagonizado por Adriana Ugarte (Hache, Durante la tormenta) y dirigido por Gustavo Ron (Velvet Colección, Mi panadería en Brooklyn) y Rafael Montesinos (Perdida), podrá verse en exclusiva en España, en Amazon Prime Video, el próximo 28 de mayo. Cinemagavia ha tenido acceso a los cinco primeros episodios de Parot. ¿Nos hemos quedado con ganas de más?



Parot

Crítica de ‘Parot

Ficha Técnica 

Título: Parot
Título original: Parot

Reparto:
Adriana Ugarte (Isabel Mora)
Javier Albalá (Jorge Nieto)
Ivan Massagué (Haro)
Blanca Portillo (Andre Llanes)
Patricia Vico (Ana Hurtado)
Michel Brown (Plaza)

Año: 2021
Duración: 10 episodios de 60 min.
País: España
Dirección: Rafa Montesinos y Gustavo Ron
Guion: Alfonso Laporta, Luis Murillo Arias, Pilar Nadal, Mauricio Romero y Olga Salvador
Música: Vanessa Garde
Fotografía: Víctor Entrecanales y Óscar Montesinos
Género: Thriller, drama
Distribuidor: Amazon Prime Video

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Parot

Sinopsis 

España, 2013. Tras la anulación de la doctrina judicial “Parot”, decenas de presos son puestos en libertad. Pocos días después, los excarcelados empiezan a aparecer asesinados de la misma forma en que lo fueron sus víctimas. Isabel Mora (Adriana Ugarte) es una policía íntegra y perseverante que tendrá que asumir la investigación de los asesinatos mientras se enfrenta al intento de venganza por parte de uno de los excarcelados. (Amazon Prime Video)



Buenas apariencias

Técnicamente, Parot es una serie trabajada. De hecho, tiene un acabado que, a primera vista, recuerda a una producción de alto presupuesto made in Hollywood. Pero por mucho dinero que hayan invertido en su realización, Parot es muestra de lo engañosas que pueden ser las apariencias.

No hay calidad de fotografía o de montaje que pueda distraernos de los inestables cimientos en los que se apoya la trama de esta serie. Es cierto que la premisa parece prometedora (¿a quién no le gusta una buena historia de venganza?). Sin embargo, Parot se tambalea a medida que avanza la trama, hasta perder, por completo, la fuerza con la que arranca.

Blanca Portillo
Foto de Amazon Prime Video

Demasiados porqués

Diez episodios de 50 minutos dan para desarrollar una trama jugosa y hacerlo bien. No obstante, Parot comete el error de abrir demasiados frentes, dejando un reguero de porqués que acaban por hundir en el fango la credibilidad de la historia. De los seis guionistas de la serie ninguno parece tener en cuenta que, por mucho que se trate de una serie de ficción, lo que nos cuentan ha de resultar creíble.

Un expresidiario que sale convertido en hacker profesional después de 16 anos en la cárcel; una adolescente que dice no tener libertad pero que, curiosamente, nunca está en casa; una mujer adulta que se ve envuelta en una relación médico-paciente que no se sostiene… Estos son solo algunos de los muchos sinsentidos que van agotando nuestra paciencia a medida que la trama de Parot va complicándose

Adriana Ugarte
Foto de Amazon Prime Video

Personajes sin gancho 

Además de los despropósitos que plagan la trama, Parot es incómoda de ver. Las dinámicas entre los diferentes personajes resultan tan tóxicas que acaban por convertirse en una carga más para el espectador. Y, aunque no le falte talento, el elenco no consigue maquillar las imperfecciones del guion con sus interpretaciones. Muy al contrario, las acentúan aún más.

Excepto por Blanca Portillo (Invisibles, Volver), todos los actores parecen estar interpretando un papel en vez de dando vida a personas de carne y hueso. La que más se ve afectada por la deficiente dirección de Rafa Montesinos y Gustavo Ron es Adriana Ugarte (Durante la tormenta), cuya naturalidad queda ahogada en esos primerísimos planos que solo resaltan sus gestos forzados y artificiales. Teniendo en cuenta que su personaje es alrededor del cual se desarrolla la historia, habría sido una buena idea darle más profundidad y liberarlo de su opresiva intensidad.

Parot
Foto de Amazon Prime Video

Un pozo sin fondo

Parot no es una serie para estómagos delicados. Solo en el primer episodio hay asesinatos, violaciones, agresiones, peleas familiares y ataques de ansiedad. Y el ritmo no disminuye. En los siguientes episodios se añaden más violaciones, más asesinatos, más agresiones y un acoso constante, nada verosímil, a la protagonista.

Por si fuera poco, la espiral de desolación en la que se ven atrapados los personajes (como resultado de sus traumas, relaciones tóxicas, secretos e inseguridades) es asfixiante. Los creadores de la serie parecen haber tenido miedo de dejarlos respirar y dotarlos de cierta ligereza que nos permita identificarnos con ellos. 

Es posible hacer una película o serie policiaca con una temática dura y aún así crear contrastes que nos acerquen a los protagonistas. Que Dios nos perdone, dirigida por Rodrigo Sorogoyen, es un magnífico ejemplo de lo que podría haber sido Parot a gran escala: una serie policiaca con personajes tridimensionales que, aun teniendo vidas dramáticas, nos alejan un poco de la desolación que provocan los crímenes que han de investigar.

Parot
Foto de Amazon Prime Video

Conclusión de ‘Parot’

Los muchos agujeros de guion en Parot, el drama excesivo que ahoga a sus personajes y la desacertada dirección de los actores protagonistas nos hacen querer reescribir el guion, aligerar la trama y ayudar al elenco a demostrar su talento. A lo que no me animan, aun habiendo llegado al quinto episodio, es a seguir viendo la serie. Si tú lo haces, ya me contarás cómo acaba.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí