Bajocero es un thriller con tintes de acción dirigido por Lluís Quílez (Out of the dark, Graffiti). Su premisa se basa en el problemático traslado de presos en un furgón blindado. El reparto incluye a Javier Gutiérrez (La isla mínima, Campeones), Karra Elejalde (Ocho apellidos vascos, Mientras dure la guerra), Luis Callejo (Ane, Tarde para la ira) y Patrick Criado (Antidisturbios, La línea invisible). El guion está coescrito entre el propio Lluís Quílez y Fernando Navarro (Verónica, Orígenes secretos). En principio la película Bajocero estaba previsto su estreno en salas comerciales, pero las adversas circunstancias acaecidas debido a la Covid 19 acarrearon varios retrasos. Finalmente Netflix compró los derechos de emisión para su estreno el 29 de Enero. Puedes ver AQUí nuestra VIDEOCRÍTICA realizada por Cinemagavia de esta película.



Bajocero

Crítica de ‘Bajocero’

Ficha Técnica

Título: Bajocero

Reparto:
Javier Gutiérrez (Martín)
Patrick Criado (Nano)
Karra Elejalde (Miguel)
Luis Callejo (Martínez)
Àlex Monner

Año: 2021
Duración: 106 min.
País: España
Director: Lluís Quílez
Guion: Lluís Quílez, Fernando Navarro
Fotografía: Isaac Vila 
Género: Thriller
Distribuidor: Netflix

IMDb

Filmaffinity

Tráiler de ‘Bajocero’

Sinopsis de ‘Bajocero’

En plena noche, un furgón que traslada presos es asaltado. Su conductor (Javier Gutiérrez) debe defenderse de los de dentro y los de fuera si quiere salir con vida.

Dónde se puede ver la película



Noche lúgubre

Bajocero tiene como primera virtud perceptible, una excelente cualidad para un buen thriller. Sabe incomodar. Los primeros tres cuartos de hora son un ejemplo casi inmaculado de la inoculación de tensión en el espectador, de saber crear un ambiente enrarecido. La atmósfera de amenaza latente, pero desconocida e inminente, está estupendamente conseguida. La sensación de peligro comienza desde el propio planteamiento. Martín (Javier Gutiérrez) ha sido designado para un traslado de presos; situación incómoda de por sí, que se ve dificultada por ser la primera vez que ha de ocuparse de un encargo así.

Varios condicionante mueven al espectador a inquietud. En primer lugar por el compañero que le ha tocado en suerte a Martín. Montesinos (Isak Férriz), es un policía rudo, temperamental y no necesariamente cumplidor del reglamento. Esto, de primeras, parece vaticinar un desencuentro con Martín, ejemplo de cumplimiento de todas las reglas y ordenanzas. La escena del registro previo al embarque de los presos en el furgón es otro elemento de importancia. No solamente nos sirve para mostrarnos quiénes van a ser los protagonistas y algunos de sus conflictos. El aroma de violencia latente es francamente bueno, y está creado de forma meticulosamente puntillosa

La película Bajocero tiene además el acierto de situar el traslado de presos de noche. La travesía nocturna de un furgón lleno de convictos, dificultada por una niebla cada vez más espesa, sin duda resulta una situación alarmante. Sobre todo para Martín y Montesinos. En estos inicios la película puede recordar a El salario del miedo (1953) de H.G Clouzot. Salvo por el tipo carga, claro está. Que en este caso está formada por unos tipos nada de fiar.

Javier Gutiérrez
© Netflix

Ruleta de personajes

En cierto modo Bajocero es una película de personajes. Ello no quiere decir que haya una introspección profunda, ni que la película pretenda hacer un estudio de personalidades. Algunos personajes, de hecho, son algo arquetípicos. Sin embargo la conjunción de las característica de todos componen un puzle digno de atención. Entre los presos están Ramis (Luis Callejo), un astuto y locuaz ladrón; Nano (Patrick Criado), un joven delincuente sin cargos de gran fuste; Rei (Édgar Vittorino), encarcelado por dejar en coma a un violador.

Completan el pasaje Mihail (Florin Opitrescu), con un historial delictivo de primer orden y, aparentemente el más peligroso de todos; Pardo (Miquel Gelabert), un contable corrupto al estilo Bárcenas, y Golum (Andrés Gertrúdix), relacionado con asuntos de drogas. Toda esta retahíla de personajes comparten un opresivo viaje nocturno dentro del reducido espacio de un furgón policial blindado. Justo cuando la niebla comienza a caer como una amenaza, o un preludio de peligro, Martín pierde contacto con los coches de escolta. Poco después el furgón es saboteado y tiene que parar. Alguien comienza un asedio al vehículo.

Todos los pasajeros del furgón, policías o presos, tendrán que intentar sobrevivir. Ello dará pie a una serie interesantes interacciones entre ellos, dando vía libre a un juego alianzas, secretos y maquinaciones que realmente beneficia a la película. ¿Qué quiere exactamente el asaltante? ¿Alguno de los que van en el furgón lo conoce? Las respuestas vienen dadas por una concatenación de giros de guion, unos más afortunados y eficaces que otros.

Bajocero
© Netflix

La fórmula de Bajocero

En la película Bajocero pueden detectarse varias referencias y parecidos razonables. Elementos que Lluís Quílez maneja razonablemente bien. El tono seco y la violencia descarnada parece provenir del rudo estilo de Sam Peckinpah. La supervivencia en un espacio claustrofóbico ante una amenaza externa puede llevarnos a pensar en Asalto a la comisaría del distrito 13 de John Carpenter (1976). El personaje de Martín está muy cercano a los de Howard Hawks. Se trata de un profesional con un fuerte sentido del deber, que no entiende excepciones ni en situaciones extremas de peligro. Aunque una de las cuestiones será si consigue conservarse siempre así.

También hay una parte cercana al western que refrendaría el toque de Howard Hawks. No es conveniente estirar mucho el chicle de las influencias, sobre todo porque no parezcan forzadas, pero a ratos cuando la película se centra en una serie de personas encerradas a merced de un antagonista externo que parece tener un control omnímodo puede recordarnos levemente a Saw (2004).

Lo mejor de Bajocero ocurre cuando transita por una tierra incógnita. Es decir, cuando no sabemos muy bien quién es el asaltante y el propósito de su acción. Cuando no sabemos del todo de qué pie cojean los personajes y encontramos sorpresas y recovecos dentro de ellos. Esto ocurre en la primera mitad de metraje, donde impera más la tensión. En la parte final ocurren eventos más adrenalíticos, algunos interesantes, pero siguiendo una línea más irregular.

Bajocero
© Netflix

El elenco de Bajocero

La actuación más destacada de la película Bajocero es la de Javier Gutiérrez. Es casi un “bueno” de manual. Honesto, noble, y dedicado padre de familia. Sin embargo, bondad no significa debilidad. También sabe ser firme y duro cuando la situación lo requiere. Sus principios se verán puestos a prueba cuando los cada vez más agitados acontecimientos zarandeen sus convicciones. Destacable es la actuación de Luis Callejo, dotando a su personaje de una socarronería entre simpática y grimosa. Además, en función del guion iremos conociendo mejor su catadura.

Karra Elejalde tarde en mostrarse, pero una vez lo hace, da su cara más sombría y amarga. Su desempeño es absolutamente creíble y vehemente, causándonos rechazo y una extraña empatía. Los dilemas morales en que acaba desembocando la película pasan casi todos por él. Poco a poco Patrick Criado y su personaje van cogiendo enjundia, que es secundada por la actuación eficiente y fiable del actor. En los demás casos las actuaciones están a la altura sin grandes alardes.

El dibujo de personajes va evolucionando en función del argumento. La segunda mitad de la película se ve entrecortada por diversas situaciones que dan un aspecto más irregular. Por separado funcionan bien, pero la consistencia de la película se resiente algo. Cierto es que además cada vez se tiene más desapego a la verosimilitud, pero aceptando las reglas del policiaco y de la ficción no tiene porque ser nada grave. Además, el tejido moral de la película reside en sus momentos finales.

Javier Gutiérrez
© Netflix

Conclusiones de ‘Bajocero’

Bajocero es un ejercicio de intriga que, particularmente en su primera mitad, funciona como una máquina bien engrasada. Lluís Quílez demuestra tener un solvente dominio de los resortes de la tensión, consiguiendo una genuina sensación de claustrofobia. Con el devenir de los minutos la película se va tornando más rutinaria e irregular, pero no comete grandes resbalones. Las diversas influencia están bien digeridas y el guion tiene argumentos suficientes como para mantenernos pegados al asiento.

Reportaje de Bajocero en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

1 COMENTARIO

  1. Empezando ya que desde el principio hasta el final de la película, los cometidos que hace la Policía Nacional en la misma en todo momento son cometidos de la Guardia Civil pues que decir…..entretenida, pero con un sinfín de lagunas y sin sentidos….. furgón desaparecido sin búsqueda activa por parte de los cuerpos policiales, escopetas de cartuchos que disparan balas, pistola policial que se queda sin ellas a los tres disparos y sin cargador de repuesto, teléfono movil? Pá qué, pedir refuerzos o una novedad por la emisora a la central desde el primer instante en que pincha las ruedas el furgón? Pá qué también….carretera nacional desierta en toda la película eso sí, al final de la misma, estando por pululando por un monte por fin llegan los refuerzos que ni en EEUU oye, eso sí de azul no nos equivoquemos, la Policía Nacional también abarca zonas rurales, la Guardia Civil? Pá qué también…..para pasar el rato, una más

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí