La Decisión del Rey es la película más taquillera del año en Noruega y número 1 durante tres semanas consecutivas. Dirigida por Erik Poppe (Aguas Turbulentas, Mil Veces Buenas Noches…) y protagonizada Jesper Christensen (Casino Royale, Melancolía..) representó a Noruega en la pasada edición de los Oscar. La Decisión del Rey trata sobre la decisiva participación del monarca Haakon VII, durante todo el proceso que dio origen a la resistencia noruega contra la invasión nazi. Estreno el 4 de Agosto.



La Decisión del Rey

Crítica de La Decisión del Rey

Ficha Técnica

Título: La Decisión del Rey
Título original: Kongens Nei

Reparto:
Jesper Christensen (Kong Haakon VII)
Anders Baasmo Christiansen (Kronprins Olav)
Odd-Audor Bentsen (Soldado)
Anders Vegdal Bjerke (Soldado)
Raymond Bless (August Bonsak)
Morten Enger (Soldado)
Jan Frostad (Carl Joachim Hambro)
Arthur Hakalahti (Fredrik Seeberg)
Erik Hivju (Birger Eriksen)
Krister Kern (Waldemar Johansen)
Juliane Köhler (Diana Müller)
Kjetil Langmyr (Alemán)
Rolf Kristian Larsen (Brynjar Hammer)
Andreas Lust (Pohlmann)
Benjamin Lønne Røsler (Helge Løken)
Karl Markovics (Curt Bräuer)

Año: 2016
Duración: 133 min.
País: Noruega
Director: Erik Poppe
Guion: Harald Rosenløw-Eeg
Fotografía: John Christian Rosenlund
Música: Johan Söderqvist
Género: Drama histórico
Distribuidor: Sherlock Films

Tráiler

Donde comprar la película

La decisión del rey [Blu-ray]
  • Karma Films (01/16/2018)
  • Tiempo de ejecución: 133 minutos
  • Jesper Christensen, Anders Baasmo Christiansen, Tuva Novotny, Juliane Köhler, Katharina Schüttler
  • Español, Catalán, Noruego, Alemán

Sinopsis

La Decisión del Rey está basada en la verdadera historia de tres dramáticos días que tuvieron lugar en abril de 1940, durante los cuales el rey de Noruega se encontró ante un ultimátum inimaginable que le plantea el ejército alemán: rendirse o morir.

La familia real se ve obligada a huir de la capital, Oslo, desde el momento en que el ejército y la fuerza aérea alemanes los persiguen de manera implacable. En un momento de la fuga, la familia real decide separarse en dos grupos, sin saber con seguridad si volverán a verse.

La princesa Marta sale de Noruega y se refugia en Suecia. El rey Haakon y el príncipe heredero Olaf permanecen en el país para combatir contra los alemanes.

Tras tres día intentando eludir a los alemanes de cualquier manera, el rey Haakon toma su decisión: se niega a capitular, aunque ello le cueste a él, a su familia y a muchos noruegos, la vida.



La Historia

El mes de abril de 1940 fue muy agitado. Dinamarca decide rendirse a los nazis y tanto Adolf Hitler como el General Nikolaus von Falkenhorst, responsable de la operación Weserübung, pensaron que Noruega seguiría los mismos pasos, sin embargo, esto no fue así. El 9 de abril de 1940, el ejército nazi alemán invade Noruega, sin haber declarado la guerra contra ella. Una flota de barcos alemanes se dirige a Oslo, con el mas grande, el Blücher (uno de los orgullos de Hitler) a la cabeza.

El recibimiento coge por sorpresa a los alemanes y no se esperan que el comandante del fuerte de Oscarsborg, Birger Eriksen, ordene abrir fuego y hundir el enorme barco. Es uno de los momentos más destacados de La Decisión del Rey, el tiempo de espera y la tensión generada, cuando los buques de guerra enemigos suben por el fiordo noruego y los soldados reclutados en la fortaleza costera esperan ansiosamente una orden de disparar que no llegará nunca por parte del gobierno.

Durante tres días tensos en abril de 1940, el futuro de Noruega está pendiente de un hilo y hay dos personas que destacan por su determinación de obrar de acuerdo con aquello en lo que creen: el rey Haakon de Noruega (Jesper Christensen) y Curt Bräuer, el embajador alemán (Karl Markovics). Es un drama histórico dirigido por Erik Poppe que se adentra en los detalles escabrosos e intensos de esos tres días, siguiendo a la familia real en su huida constante (hacia el norte del país) del ejército alemán y tratando de conseguir estar siempre un paso por delante de ellos. El título de la película se refiere a la transcendental decisión que el rey Haakon VII debe tomar, cuando el enviado alemán llega directamente con un ultimátum del propio Hitler, en el que solo tiene dos opciones, rendirse o resistir.

La fuerza de la institución monárquica en Noruega

La película describe muy bien cómo la familia real y los ministros escapan en un tren especial hacia Hamar, la forma en que la familia se ve obligada a separarse y cómo un gobierno prácticamente inoperante que intenta trazar una linea de negociación ineficaz con los alemanes, ve al rey como un auténtico líder. De hecho, el propio Führer, conocedor del carisma y capacidad de liderazgo del monarca, solo considera a Haakon VII como interlocutor válido en la negociación. El rey guiado por su profundo sentido de Estado y del deber, su gran capacidad de sacrificio y firmemente decidido a salvaguardar las instituciones democráticas y la dignidad de su país, toma la decisión mas osada y valiente a la vez, Noruega resistirá.

Sin embargo, primero le dice a Curt Bräuer, que su país es una democracia y no una dictadura, cuya soberanía reside en el pueblo, por lo que no puede decidir a solas por los noruegos, y a continuación, comunica al gobierno que no puede ceder a las exigencias planteadas por los alemanes y que deben de ser ellos como representantes del pueblo los que tomen tal decisión, sin embargo, avisa de que si se rinden a los alemanes, él y su familia abdicarán.

Cuando Haakon VII murió en 1957 a la edad de 85 años, la simpatía y la popularidad del monarca entre la población era abrumadora. La monarquía en Noruega, sobre todo después de las acciones que tuvieron lugar en abril de 1940, es muy especial para los noruegos porque ha sido elegida por el pueblo. A pesar de que el rey puede nombrar y destituir gobiernos y estar en teoría por encima de la ley, tiene un mero papel representativo como vemos en la película. La actitud y decisión de Haakon VII supuso poner el bienestar de su pueblo por encima de la suya propia, no interferir en los asuntos de Estado, convertirse en un símbolo de la resistencia contra la ocupación nazi, y lo que es más importante, convertir a la monarquía en un icono unificador del pueblo noruego.

Drama histórico más que bélico

Es importante resaltar que La Decisión del Rey es un drama histórico y no una película bélica. Nadie espere una típica película de guerra llena de acción ya que Erik Poppe se centra en el diálogo y la diplomacia, con numerosas escenas filmadas en las salas de estar de la familia, en las oficinas gubernamentales y en los bosques nevados. Los realizadores dejan muy claro en los créditos, que La Decisión del Rey está inspirada en el libro de Alf R. Jacobsen, sobre los dramáticos acontecimientos vividos por la familia real en su salida de Oslo en 1940, por lo que la trama es ficticia aunque muy cercana a la realidad y basada en hechos históricos.

Las pocas escenas de batalla existentes en la película están muy bien realizadas. En La Decisión del Rey tan solo veremos dos secuencias de acción importantes, el mencionado ataque a la flota alemana y un tiroteo intenso en una zona de granjas a las afueras de Elverum, donde la Guardia Real Noruega con el apoyo de granjeros, jóvenes y cazadores de la zona, consigue parar los pies a los alemanes. Este ataque rodado magníficamente de noche, cámara en mano, en un espectacular ambiente nevado, consigue transmitir gran realismo y una sensación de agitación constante.

Debemos tener en cuenta que, Noruega al ser un país neutral, su ejército no poseía armas de carácter ofensivo como granadas de mano para ser utilizadas en el asalto de trincheras enemigas e incluso la mayoría de su equipo estaba anticuado, por lo tanto el ejército noruego se centró solo en la defensa con rifles y ametralladoras.

Los diálogos e interacciones entre padre e hijo

Lo más interesante de La Decisión del Rey, sin lugar a dudas, son los abundantes diálogos entre el rey, Jesper Christensen, y su hijo, el príncipe Olav, interpretado por Anders Christiansen Baasmo a lo largo de todo el metraje. A pesar de las continuas discrepancias y diferencias existentes entre ambos, sienten un gran respeto y amor mutuo. Sus percepciones acerca de la guerra, la nación y el papel del rey son muy diferentes. El príncipe refleja un carácter impaciente y apresurado, además, su formación militar influye en sus decisiones, siempre encaminadas a rechazar todas las reclamaciones alemanas, mientras que el monarca, es una persona pragmática y con una importante formación humanista.

La interacción entre Anders Baasmo Christiansen y Jesper Christensen es excepcional y la sensibilidad mostrada por Erik Poppe, para representar el antagonismo existente entre padre e hijo, entre la prudencia de la edad y el ímpetu de la juventud es uno de los puntos fuertes de la película. A destacar también, la interpretación del actor austriaco Karl Markovics (El Gran Hotel Budapest, Los Falsificadores) por su brillante papel de un embajador alemán que, a pesar de estar luchando en una batalla perdida, no renuncia nunca a conseguir un acuerdo diplomático para evitar la guerra.

Punto y final

El desarrollo narrativo de la historia depende de continuos intertítulos, encargados de identificar fecha, lugar y hora de los acontecimientos, muy necesarios para situar al espectador, sin embargo, al presentarse como un corte negro, rompe el ritmo de la película y, quizás, se podía haber evitado colocándolos en las mismas escenas.

CALIFICACIÓN: 7/10

Nuestra valoración
Valoración de nuestros lectores
[Total: 1 Media: 4]
Eduardo Gil

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing….

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here