Crítica de Los Casos de Victoria dirigida por Justine Triet

Los Casos de Victoria es la segunda película de la directora y guionista Justine Triet. Se trata de una innovadora y poco convencional comedia romántica sobre la caótica vida de la mujer moderna en su lucha diaria para conseguir mantener un equilibrio tanto en el plano profesional como emocional.  La película Los Casos de Victoria inauguró la Semana de la Crítica en el pasado Festival de Cannes y está nominada a cinco Premios César, incluidos el de Mejor Película y Mejor Actriz (Virginie Efira). Estreno el 1 de Septiembre.



Los Casos de Victoria

Crítica de Los Casos de Victoria

Ficha Técnica

Título: Los Casos de Victoria
Título original: Victoria / In Bed with Victoria

Reparto:
Virginie Efira (Victoria Spick)
Vincent Lacoste (Samuel Mallet)
Melvil Poupaud (Vincent Kossarski)
Laurent Poitrenaux (David)
Laure Calamy (Abogado)
Alice Daquet (Eve)
Julie Moulier (Juez)
Elsa Wolliaston (Viajante)
Sophie Filliéres (Sophie)
Liv Harari (Liv)
Jeane Arra-Bellanger (Jeanne)
Hector Obalk (Presidente del tribunal)
Anthony Paliotti (Presidente del consejo)
Pierre Maillet (Psicólogo)
Claire Burger (Leslie Chevalier)

Año: 2016
Duración: 97 min.
País: Francia
Director: Justine Triet
Guion: Justine Triet
Fotografía: Simon Beaufils
Música: 
Género: Comedia romántica
Distribuidor: La Aventura Audiovisual

Tráiler

Donde comprar la película

Los Casos De Victoria [DVD]
  • Eone (12/19/2017)
  • DVD, No recomendada para menores de 12 años
  • Tiempo de ejecución: 97 minutos
  • Laure Calamy, Virginie Efira, Vincent Lacoste
  • Español, Francés

Sinopsis

Victoria (Virginie Efira), abogada penalista, y divorciada en pleno vacío sentimental, acude a una boda donde se encuentra con Vincent, un viejo amigo, y Sam, un antiguo cliente. Al día siguiente, Vincent es acusado de intento de asesinato por su compañera, y el único testigo de la escena es el perro de la víctima. Victoria acepta a regañadientes defender a Vincent mientras contrata a Sam de asistente personal. Este es solo el comienzo de las complicaciones de su vida.

Premios

  • Premios César: 5 nominaciones incluidas Mejor película y actriz (Virginie Efira). 2016


La Historia

Los Casos de Victoria es la historia de una mujer compleja que lucha constantemente por mantener el control sobre su vida y por establecer un equilibrio entre su exitosa carrera como abogada criminalista y las responsabilidades de ser madre soltera para atender a sus dos hijas. La vida de Victoria es tan caótica como el apartamento que comparte con las dos niñas (las cuales están mas tiempo con el niñero que con ella) por el desorden existente en su interior y por el continuo desfile de compañía masculina sexual y ocasional a su dormitorio, contactada por Internet.

La vida de Victoria está llena de hombres y casi todos ellos causan problemas. Un día Victoria es invitada a una fiesta de boda, donde se encuentra a dos viejos amigos, Vincent (Melvil Poupaud) y Sam (Vincent Lacoste) que volverán a formar parte de su universo. Con el primero se compromete a defenderlo en un juicio por agresión doméstica al ser acusado de apuñalar a su novia Eve (Alice Daquet) en el estómago durante la fiesta y con el segundo, un antiguo cliente suyo quince años menor que ella, exnarcotraficante en busca de un cambio en su vida, acepta que sea su nuevo niñero además de su secretario.

Al mismo tiempo, Victoria está en pleitos con su exmarido David (Laurent Poitrenaux) por revelar detalles íntimos de su vida en un blog. De esta manera se encuentra luchando en una batalla legal en dos frentes, la demanda a David y la defensa de Vincent.

Una Mujer al borde de un ataque de nervios

Victoria es una mujer al borde de una crisis nerviosa cuya vida personal afecta a su trabajo y viceversa durante toda la película. Estamos ante una heroína muy poco habitual llena de defectos, de carne y hueso, insegura y contradictoria. Del mismo modo que se pone a contar sus problemas junto a un psicoanalista, un par de horas más tarde es capaz de acudir a un adivino africano de cartas, el cual te habla más de la situación presente que del futuro. Aunque gran parte de la trama es intencionadamente exagerada y disparatada, conserva un sentido de honestidad y autenticidad, además de ser a ratos divertida.

También hay que destacar la presencia absurda en Los Casos de Victoria de un mono y un dálmata. Estos animales no sólo asumen un papel importante en la narración, de hecho el dálmata posesivo se convierte en testigo clave de un sórdido asunto, sino que también actúan como elementos cómicos para suavizar el tono dramático de la película. La situación provoca risa porque la realidad ha sido invadida por el absurdo. La aparición de un perro como testigo o el importante detalle de la ropa interior en el juicio, como reconoce la propia Justine Triet, son claras referencias  a Anatomía de un Asesinato (1959), de Otto Preminger.

Los Casos de Victoria

Se habla muy a menudo de la doble carga de las mujeres modernas, pero muy pocas películas describen de forma tan clara, como lo hace Justine Triet en Los Casos de Victoria, las dificultades de las mujeres modernas para hacer encaje de bolillos en su vida profesional y privada mientras se enfrentan a intensas crisis internas. Ella se encuentra intercambiando constantemente múltiples roles, como profesional, madre, amante y amiga e inclusive alguna vez recurre a métodos químicos para hacer frente a alguno. Vemos a Victoria discutiendo su vida personal con sus clientes y su vida profesional con sus amantes. Sin embargo, una sanción aplicada a Victoria que la impide ejercer durante seis meses, por hablar fuera del tribunal con uno de los testigos del caso, servirá para que ella tenga la oportunidad de ser ella misma.

Justine Triet siguiendo las reglas y arquetipos de una comedia de Hollywood de la época clásica, dibuja el retrato de la heroína central, en este caso un personaje bastante caótico en el centro de la historia, con un montón de elementos extraños girando alrededor de la protagonista para conseguir mantener todo el entramado unido y, con una pequeña historia de amor que la propia Victoria simplemente no quiere admitir, es decir todos los componentes necesarios adecuadamente mezclados para conseguir una buena comedia romántica.

La propia directora reconoce su inspiración en la comedia americana de Howard Hawks, Billy Wilder y Blake Edwards, como también la obra de Woody Allen o de James L. Brooks e inclusive en sitcoms, como Silicon Valley, en donde se mezclan el drama y la comedia de forma que permite “internarte en temas oscuros de una manera cómica”.

Conclusión

Los Casos de Victoria desprende una gran elegancia y originalidad narrativa, empezando por el hecho de que los créditos iniciales de apertura aparecen a los 10 minutos de la película y en donde vemos un elaborado montaje paralelo en el que superponen los diferentes estilos de vida de Victoria: pasa rápidamente de un proceso judicial a otro o de la reunión con su psicoanalista a la consulta con un cliente, a un clarividente africano, a un amante….. Esta estrategia narrativa parece insistir en que Victoria arrastra sus problemas de una situación a la siguiente.

Uno de los aspectos más destacados de la película es no caer en estereotipos, se habla constantemente sobre la sexualidad sin mostrar nada, y desarrolla una inteligente sátira sobre la relación de pareja. Un ejemplo claro de como Los Casos de Victoria rompe con los clichés del género es la aparición de Sam, 15 años más joven que Victoria, como el dulce salvador de los problemas de nuestra heroína.

CALIFICACIÓN: 6,5/10

Los Casos De Victoria [DVD]
  • Eone (12/19/2017)
  • DVD, No recomendada para menores de 12 años
  • Tiempo de ejecución: 97 minutos
  • Laure Calamy, Virginie Efira, Vincent Lacoste
  • Español, Francés

Reportaje de Los Casos de Victoria en Días de Cine TVE

Nuestra puntuación
Puntuación de los usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing….

Eduardo Gil Rodríguez

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *