T34 se trata de una película que arrasó en taquilla en su país de origen, Rusia, colocándose en un TOP-3 de películas más vistas en toda la Historia del cine de dicho país. Con una producción magnífica, diseño impecable y un reparto de estrellas rusas en las que destaca el omnipresente Aleksander Petrov, la película resulta un espectáculo pirotécnico tan entretenido como carente de profundidad. Una película que podría colar perfectamente como la adaptación del videojuego World of Tanks, por lo estúpida que es.



Crítica de ‘T34’

T-34

Ficha Técnica

Título: T-34
Título original: T-34

Reparto:
Aleksander Petrov (Nikolay Ivushkin
Irina Starshenbaum (Anya Yartseva)
Viktor Dobronravov (Stepan Vasilyonok)
Vinzenz Kiefer (Klaus Jäger)
Yuriy Borisov (Ionov)
Anton Bogdanov (Demyan Volchok)

Artur Sopelnik (Kobzarenko)
Pyotr Skvortsov  (Lykov)
Semyon Treskunov (Vasiliy Teteria)
Guram Bablishvili   (Gabuliya)
Danila Rassomakhin (Vasechkin)
Joshua Grothe (Thielicke)
Wolfang Cerny (Hein)

Año: 2018
País: Rusia
Duración: 139 minutos
Director: Aleksei Sidorov
Guion: Aleksei Sidorov
Fotografía: Mikhail Milashin
Música: Ivan Burlyaev, Vadim Maevskiy, Dmitriy Noskov, Aleksandr Turkunov
Género: Acción. Bélico
Distribuidor: Mars Media Entertainment / Amedia / Burnish Creative / Welldone Production

Filmaffinity

IMBD

Trailer de T34 en VO con subtítulos en inglés

Sinopsis 

Un grupo de soldados soviéticos lucha de manera desesperada con un tanque T-34. Sin embargo, son derrotados y la mayoría de sus integrantes mueren en el combate. Uno de ellos, interpretado por Aleksander Petrov, sobrevive de manera maltrecha en un campo de concentración al que es llevado. Sin embargo, se encontrará con un viejo enemigo alemán, interpretado por Vinzenz Kiefer, que le ofrecerá una suculenta propuesta, que no podrá rechazar: Ser el conejo de caza para los nuevos reclutas de la Wermatch.



Dolor y gloria

T34 arrasó en su momento en taquilla, llegando a convertirse no solo en una de las más vista en el 2018, sino en toda la historia rusa. Actualmente, en febrero de 2020, T34 se encuentra en el top 3 de películas más taquilleras de toda la historia de Rusia (sin contar obviamente la URSS), llegando a recaudar más de 33 millones de dólares en todo el país (tengamos en cuenta la devaluación actual del rublo). Sí bien el público respondió favorablemente a la película, no se puede decir lo mismo de la crítica, que no la acogió de manera tan ferviente.

Podríamos citar a Anton Dolin, uno de los críticos que más prestigio tienen en Rusia, cercano a posturas ideológicas contrarias a la Rusia de Putin (no en vano escribe en uno de los pocos periódicos auténticamente opositores, Medusa) y que ha visto en la película un entretenimiento bien conseguido, a pesar de la escasa profundidad ideológica de la película. Dolin también celebra que T34 carezca de propaganda. En Kinopoisk nos encontramos con un resultado de 55 críticas positivas y 51 negativas. Una mezcla de críticas variadas.

T-34
©IMBD

Un blockbuster de pies a cabeza

A diferencia de otras películas bélicas rusas, especialmente la mayoría que se realizaron en la primera década del siglo XXI, T34 es una película que puede mirar de tú a tú a cualquiera película realizada como superproducción en Hollywood. La factura es impresionante. La película dispone de medios, y a pesar de que el propio argumento de la película limita de manera inteligente la capacidad logística de la guerra (siempre es un despliegue de tanques a escala menor, de 1vs1), siempre da la sensación de una sumersión total, en cuanto a referencias históricas se refiere.

T34
©IMBD

La muerte de la ideología

Comentado todo lo anterior, lo cierto es que nos encontramos ante una película que no deja de ser un reflejo de lo que pretende mostrar la actual Rusia en su visión simplista de la guerra. Al querer contentar a todo tipo de público ruso (tanto defensores como detractores del papel de la URSS y de Stalin en la Segunda guerra mundial) la película ha dejado cualquier ideología y mensaje de lado, para dedicarse simplemente a mostrar secuencias de acción. Esto conlleva cosas positivas y negativas:

Por un lado, nos ahorramos la patriotería barata, que en lugar de un mensaje profundo es lo que últimamente nos han dejado las películas rusas más taquilleras del género bélico, pongamos por ejemplo Los 28 hombres de Panfilov (2016). En T34 más que algún gesto totalmente vacío no hay tiempo para ello. Ni siquiera la película se detiene a contarnos la miseria de nuestros personajes mientras viven en el campo de concentración. Otra vez, no hay tiempo para ello. En contraposición, nos ofrece acción. Adrenalítica, al más puro estilo Hardcore Henry.

Por otro, nos encontramos ante una película que es estúpida se mire por donde se mire. O por lo menos, podría decirse que solo puede llegar a disfrutarse si tenemos en cuenta que la película se ajusta totalmente al género de acción y que roza el fantástico. El guión no tiene ningún sentido: Es imposible que un grupo de prisioneros de un campo de concentración tenga la más mínima posibilidad de salir de la manera en la que escapan. Es imposible que además, se de un combate como el que se da en el final de la película, que repetimos, parece más un videojuego que una película bélica.

Los personajes son planos, y no existe ninguna motivación en ellos más allá de seguir luchando. Incluso se llega a meter una subtrama romántica entre el personaje que interpreta Aleksander Petrov y una traductora prisionera del campo de concentración, interpretada por Irina Starshenbaum, que no encaja para nada con el resto de la película.

T34
©IMBD

Un gesto polémico

Siguiendo con lo comentado anteriormente, hay algún que otro gesto que ha sido señalado y duramente criticado. Por ejemplo, el final de T34, donde finalmente, el enemigo nazi, justo antes de morir, da la mano en señal de camaradería con el personaje principal de T34. Algunos críticos han visto este gesto como una traición a los combatientes muertos en el campo de batalla. Más que un gesto totalmente absurdo, lo que parece evidente es que desde el momento de producción ya pensaron en la posible exportación del filme a otros mercados, así que probablemente lo mejor era no enfadar a uno de estos hipotéticos mercados.

T34
©IMBD

Conclusión de T34

Estamos ante la típica película que de ser americana habría triunfado y arrasado en taquilla. Para el espectador amante del cine de acción se trata de una cinta indispensable. Para el cinéfilo que busque una película más profunda, mejor que se vaya a los clásicos soviéticos de la Segunda guerra mundial.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

2 COMENTARIOS

  1. Me gusto la película, cansado de ver el cine y series de televisión de USA donde siempre salvan al mundo y que los malos o son los chinos, los rusos, sirios, venezolanos, cubanos, etc. etc. y que ellos son los buenos samaritanos y siempre luchan a favor de la verdad (nada mas que una mentira) los de USA son unos hipócritas que quieren que todos hagan los que ellos quieres y cuando no les gusta los destruyen económicamente, en fin los de USA son menos que una mierda.

  2. la escena de dar la mano, es camaraderia entre tanquistas que se admiran mutuamente y son la nemesis del otro, (el aleman se paso un tiempo buscando al tanquista del T34-A (en este caso 76) que le consiguio vencer, nuestro aleman reconoce mejor tanquista al ruso yle feleicita, como dirian los vikingos se despide para reunirse en la Valhalla.
    Lo que si es imposible aunquea un T34-86 e sobrevivir a tantos panther diseñados para vencer a ese carro, solo los JS (Josep stalin)podian hacerlo.
    Ese año salio otra pelicula “invencible”sobre un HV1 que es otra delicia para los que disfrutamos de tanques.
    Si buscais imposibles teneis corazones de acero frente al tigre emboscado, con su cadencia de fuego seria imposibleque ninguno sobreviviera.
    Solo espero que se dignen hacer la batalla de Kurks…
    Rusia esta haciendo buenas peliculas, ahora mismo recuerdo Viking

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí