Pequeño país (Petit pays) es una película de 2020 de coproducción francesa y belga de 112 minutos dirigida por Eric Barbier. El guion del propio director es una adaptación de la exitosa novela autobiográfica de igual nombre del rapero franco-ruandés Gäel Faye.

Gäel narra su propia experiencia al haber vivido en ese país hasta los trece años contando sus años previos a la guerra civil en Ruanda.

La trama de la película extiende ésta visión desde la perspectiva infantil con las vivencias sufridas por los menores durante la guerra entre los hutus y los tutsis.

Estrenada en cines el 21 de mayo de 2021.



Pequeño país

Crítica de ‘Pequeño país’ (Petit pays)

Ficha Técnica

Título: Pequeño país
Título original: Petit pays / Small Country: An African Childhood

Reparto:
Jean-Paul Rouve (Michel Chappaz)
Djibril Vancoppenolle (Gabriel Chappaz dit Gaby)
Dayla De Medina (Ana Chappaz)

Año: 2020
Duración: 112 min.
País: Francia
Director: Eric Barbier
Guion: Eric Barbier. Novela: Gaël Faye
Fotografía: Antoine Sanier
Música: Renaud Barbier
Género: Drama
Distribuidor: Sherlock Films

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de Pequeño país (Petit pays)

Dónde se puede comprar la novela

Oferta

Sinopsis

En Pequeño país se cuenta la historia de Gabriel, un niño de diez años que se pasa el día con sus amigos en las calles de Buyumbura, Burundi, un escenario propicio a todo tipo de aventuras: robar mangos en los jardines, fumar a escondidas, bañarse en el río al atardecer… Un paraíso que se tambalea con la separación de sus padres y que se rompe en mil pedazos con el estallido de la guerra civil de 1993 en la vecina Ruanda. (Sherlock Films)



Gaby en su infancia feliz

Pequeño país (Petit pays) en 2020 fue nominada al mejor guion adaptado para los Premios César. Recibió en 2021 el Premio a la Mejor Película en la quinta edición del Festival Internacional de Cine de Barcelona-Sant Jordi (BCN FILM FEST). A su actriz Isabelle Kabano le concedieron el Premio a la Mejor Actriz ex aequo con Denise Gough por su papel en The good traitor.

A diferencia de la conocida película Hotel Rwanda de Terry George, se aleja de la recreación visual de la matanza civil para poner el foco en la vivencia infantil de la guerra.

La película comienza situándonos Ruanda y Burundi  en un detallado mapa   en relación con los países limítrofes y el resto de África.

La gran fotografía de Antoine Sanier nos ilumina con su alegre colorido la descripción de los meses previos al comienzo del conflicto social. Las tensiones entre las dos castas mayoritarias, hutus y tutsis, acabaron degenerando en 1993 en matanzas con machetes y armas de fuego.

Buena parte de la película muestra las relaciones entre los niños del vecindario acomodado en el cercano país de Burundi. Van a la escuela infantil, juegan en las calles y luego el grupo de los cinco amigos protagonistas descansa en una furgoneta abandonada.

Viven felices sin tener en cuenta sus diferentes orígenes étnicos. Gabriel o Gaby (Djibril Vancoppenolle) es el protagonista principal, niño de diez años hijo de padre francés y madre tutsi. Su mejor amigo inseparable es Gino (Tao Monladja). 

La primera media hora de Pequeño país es un canto a la inocencia de la infancia con sus alegrías, bromas, juegos y risas. La luminosidad de la fotografía y las canciones y bailes locales oportunamente dosificadas retratan éste pequeño edén para los menores.

Pequeño país
Copyright Sherlock Films

Comienzo del conflicto entre hutus y tutsis

Michel (Jean Paul Rouve) es un colono francés que vive en una finca en Burundi con su mujer tutsi Yvonne (Isabelle Kabano) y sus dos hijos, Gaby y la pequeña Ana (Dayla de Medina). Para Gaby su familia y amistades son su “pequeño país”.

Algunos niños juegan robando mangos en las fincas para luego venderlos a los conductores en las calles de Buyumbura, capital de Burundi. Son alegres, felices y despreocupados en sus aventuras diarias fuera de la escuela.

Sutilmente Pequeño país nos va introduciendo en las diferencias entre hutus y tutsis. Algunos ligeros incidentes van mostrando posicionamientos  diferenciales conflictivos. La larga secuencia del robo de la bicicleta de Gaby y su exhaustiva búsqueda por las cercanías muestra la posibilidad de incidentes violentos.

Paralelamente los dos hijos de Michel e Ivonne son testigos mudos de los problemas de relación entre sus padres que afecta especialmente a la pequeña Ana. Su separación física añade parte dramática a la narración.

Mientras los trabajadores de la finca conviven sin problemas aunque sean de diferentes castas. El fiel Prothé (Edouard Niyonteze) lleva la casa siendo muy querido por los niños.

Poco después empiezan algunas incidencias y conflictos como la huida del empleado Calixte (Xavier Nsengiyumva) tras robar útiles de la finca. Empiezan a atisbarse los primeros síntomas del conflicto latente intercastas. Los tutsis eran minoría en la población, propietarios de ganado y con mejor nivel socioeconómico, siendo los hutus mayoría y dedicados a la agricultura.

Las primeras elecciones democráticas  a comienzos de junio de 1993 tras la independencia aumentan las tensiones políticas.

Petit pays
Copyright Sherlock Films

Los destructivos efectos de las guerras

El genocidio de Ruanda fue consecuencia del intento de eliminación de la minoría tutsi por el entonces gobierno de mayoría hutu. Un avión en el que viajaban los presidentes de Ruanda y Burundi, ambos hutus, fue derribado por misiles desde tierra. Tras éste atentado del 6 de abril de 1994 comenzó la gran masacre que eliminó a las tres cuartas partes de la población tutsi, entre medio y un millón de personas.

El origen del atentado no quedó claro por acusaciones mutuas entre el grupo rebelde tutsi y extremistas hutus. Luego radicales hutus asesinaron a la primera ministra ruandesa precipitando la masacre mutua hasta que la conquista de la capital Kigali obligó a la huida del gobierno radical hutu huyendo a Zaire seguido en el exilio por dos millones de hutus.

La gran fotografía fotografía comienza a adquirir un tono dramático y la antes brillante música de Renaud Barbier pierde su alegría con el comienzo de la guerra civil. Empieza la pérdida de la inocencia infantil paralelamente al desmoronamiento del país por las luchas fratricidas.

La separación de los padres de Gaby y Ana más la escalada de violencia suponen la pérdida del “edén infantil” donde vivían con Gino y el resto de sus amigos.

Se termina su “paraíso terrenal” para acceder bruscamente al mundo real de la barbarie de los adultos. Pérdida de la inocencia ante la violencia palpable del entorno. La secuencia de la marcha de Madame Economopoulos (Veronika Varga), profesora de Gaby es el contrapeso de la sinrazón de la guerra.

Los terribles efectos de las guerras siempre dejan secuelas de destrucción, odios exacerbados, asesinatos, éxodos y perturbaciones graves mentales hasta hacer enloquecer.

Años después los supervivientes tratan de cerrar heridas y algunas veces los antes niños, ahora ya adultos, vuelven para reconciliarse con sus entornos naturales.

Petit pays
Copyright Sherlock Films

Conclusión de Pequeño país (Petit pays)

Pequeño país (Petit pays) es una gran película basada en hechos reales secuenciada desde las vidas alegres e inocentes de los niños hasta su expulsión del Paraíso por la barbarie de la guerra de los adultos. En éste caso la mirada antibelicista del director Eric Barbier denuncia las consecuencias de la guerra entre hutus y tutsis tras la torpeza creada por el colonialismo belga en su fomento de las castas.

Tras el final de la guerra reconstruir el país y pacificar la sociedad son responsabilidades y tareas heredadas por sus habitantes naturales que deben cerrar heridas.

Reportaje de Pequeño país en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí