Pirosmani (1969) se trata de un biopic muy particular de una figura que en España, así como en media Europa es prácticamente desconocida. Se trata de Niko Pirosmanashvili (apellido que se acostumbra a simplificar como Pirosmani) (1862-1918), un pintor georgiano que con el tiempo y a pesar de que existen muy pocos datos certeros sobre él, se ha convertido en una auténtica leyenda. La película, dirigida por Giorgi Shengelaya, director soviético de origen también georgiano, consiguió el premio Hugo de oro en el festival de Chicago del año 1974.



Crítica de ‘Pirosmani’

Pirosmani

Ficha Técnica

Título: Pirosmani
Título original: Pirosmani

Reparto:
Avtandil Varazi (Niko Pirosmani
Dodo Abashidze (Kinto)
Zurab Kapianidze (Ushangi)
Boris Tsipuria (Dimitriy)
Kote Daushvilli  (El cuñado de Pirosmani)
Margo Gvaramadze (Mariya Gvaramadze)

Rosaliya Mintshin (Rosalía Mintshin)
Givi Aleksandria  (Givi Aleksandria)
Amir Kakabadze (Lado)

Año: 1969
País: URSS
Duración: 81 minutos
Director: Georgi Shengelaya
Guion: Erlom Akhvlediani, Giorgi Shengelaya
Fotografía: Konstantin Apryatin, Dudar Margievi, Aleqsandre Rekhviashvili
Música: Nodar Gabunia, Vakhtang Kukhianidze
Género: Drama. Biográfico
Productora: Gruziya Film / Qartuli Pilmi

Filmaffinity

IMBD

Trailer de ‘Pirosmani’ en VO con subtítulos en inglés

Sinopsis 

Pirosmani es un biopic que se centra en la figura de Nikola Pirosmani, un pintor real que vivió en Georgia y que desafortunadamente solo consiguió la fama después de haber fallecido. Su vida, de la que se desconocen numerosos datos biográficos, es escudriñada en esta película que, además, nos presenta la propia vida rural de Georgia, así como sus bellas costumbres.



En busca del pintor perdido

La película no sigue la tradicional narrativa a la que nos tienen acostumbrados la mayoría de biopics, afortunadamente. Más que una obra lineal, que nos cuenta de manera cronológica los acontecimientos de la vida del pintor, estamos ante una obra que combina de manera muy inteligente algunos de los momentos más característicos del pintor, y otros que precisamente nos presentan la búsqueda de este mismo, llevada a cabo por otros dos artistas. Estos dos artistas en parte representan al propio espectador, e incluso a la historiografía, que se encontró con un vacío documental a la hora de echar la vista atrás y tratar de recomponer las piezas biográficas de Pirosmani.

Así, la película consigue transmitir precisamente ese trasiego que existe sobre la incógnita real del pintor. Este aparece definido con lo poco que sabemos realmente de él. En la película podemos ver sus fracasos como comerciante (en el guion de la película aparece reflejada su bondad al regalar sus productos ante los pobres, aunque seguramente fuera por su incapacidad o desgana de comerciante), su carácter inestable (casi un tópico de los pintores bohemios en aquellos momentos en Europa) y sus problemas existenciales.

Pirosmani
©IMBD

Una puesta en escena pictórica

Otro de los grandes aciertos de la película es la puesta en escena. La manera en cómo dirige Shengelaya es brillante, y eso que no recurre a grandes trucos o a una falsa pretenciosidad. La cámara en muchas ocasiones realiza movimientos lentos, pero es muy capciosa captando detalles de composición. La película entera es en realidad un cuadro, que fusiona dos elementos: Por una parte, la propia obra de Pirosmani, no solo con alusiones directas a sus cuadros (que aparecen en pantalla), sino también con su personalidad y por otro lado, la propia definición de la vida rural de Georgia, que es el contexto de la película.

También se presta muchísima atención al detalle en segundo plano. La película juega constantemente a ofrecer planos lo suficientemente abiertos para que los detalles que aparecen en segundo plano tengan también su importancia, y es mediante el enriquecimiento de estos que la película se va acrecentando. Podemos citar algunos recursos en este sentido, como son las propias puertas y ventanas en las que se recortan algunas escenas (una alusión al propio cuadro pictórico), o los personajes que se disponen de manera muy pensada de antemano en el cuadro escénico.

Pirosmani
©IMBD

La fotografía: La bella Georgia

La película ya recibió en su momento una buena acogida, especialmente dentro del campo fotográfico, por captar una paleta de colores que estaba muy cercana a la propia obra pictórica de Pirosmani. Se añade a la fotografía una gran utilización de escenarios y vestuarios, que dotan a la película de una gran energía realista. Se trasluce, y esto era seguramente lo más difícil de la película, el carácter del pueblo georgiano. Los paisajes, la descripción del ambiente rural, los atuendos tan particulares… es una inmersión que se disfruta incluso para aquellos que desconozcan la rica cultura del país.

Giorgi Shengelaya
©IMBD

El pintor/Actor

La película tiene como protagonista principal a Avtandil Varazi, que en realidad no era actor profesional, sino que también fue pintor (relacionado con el movimiento del Pop art). El actor sabe presentar al espectador un personaje entrañable, que a pesar de no poder conectar con la sociedad, despierta nuestra más total simpatía. Acompañado tiene a un buen reparto, que sirve como telón de fondo para el desarrollo de la trama.

Giorgi Shengelaya
©IMBD

Conclusión de ‘Pirosmani’

Pirosmani es seguramente una de las mejores en el campo del biopic. Apuesta por una estructura poco convencional, que no tiene que ver con obras coetáneas que se realizaban en aquella época en Hollywood. Además, retrata de manera muy hermosa la vida de un pintor ignorado por media Europa como es Nikola Pirosmani.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí