Robert Aldrich trajo en 1962 uno de los clásicos del cine de terror con ¿Qué fue de Baby Jane?, adaptación de la novela homónima, de Henry Farrell, por parte de Lukas Heller. El film obtuvo un gran reconocimiento de la crítica y el público, convirtiéndose en todo un éxito. La película supuso la primera vez que Bette Davis y Joan Crawford, divas de la edad dorada de Hollywood y fervientes enemigas, trabajaban juntas en un proyecto.

Estuvo nominado en los Premios Óscar en las categorías de mejor actriz para Davis, mejor actor de reparto para Victor Buono, mejor fotografía y mejor sonido, consiguiendo alzarse con el Óscar al mejor de diseño de vestuario. También estuvo presente en premios tan prestigiosos como los Globos de Oro, los BAFTA y el Festival de Cine de Cannes.¿Qué fue de Baby Jane?



¿Qué fue de Baby Jane?

Crítica de ‘¿Qué fue de Baby Jane?’

Ficha Técnica

Título: ¿Qué fue de Baby Jane?
Título original: What Ever Happened to Baby Jane?

Reparto:
Bette Davis (Baby Jane Hudson)
Joan Crawford (Blanche Hudson)
Victor Buono (Edwin Flagg)
Wesley Addy (Marty McDonald)
Marjorie Bennett (Dehlia Flagg)

Año: 1962
Duración: 133 min
País: Estados Unidos
Director: Robert Aldrich
Guion: Lukas Heller
Fotografía: Ernest Haller
Música: Frank De Vol
Género: Terror
Distribuidora: HBO España

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘¿Qué fue de Baby Jane?’

Sinopsis de ‘¿Qué fue de Baby Jane?’

¿Qué fue de Baby Jane? presenta a Bette Davis y Joan Crawford, que protagonizan este impactante thriller en el que dos ancianas hermanas, antes famosas, tienen una relación psicótica basada en su dependencia, los celos y el rencor. (HBO ESPAÑA).

Premios

  • Premios Óscar: premio al mejor diseño de vestuario y cuatro nominaciones a mejor actriz (Bette Davis), mejor actor de reparto (Victor Buono), mejor fotografía y mejor sonido. 1963.
  • Globos de Oro: dos nominaciones a mejor actriz de drama (Davis) y a mejor actor de reparto (Buono). 1963.
  • Premios BAFTA: dos nominaciones a mejor actriz internacional para Joan Crawford y Bette Davis. 1964.
  • Festival Internacional de Cine de Cannes: nominación a la Palma de Oro. 1963.
  • Directors Guild of America: nominación a mejor director (Robert Aldrich). 1963.
  • Premios Laurel: premio al Laurel de Oro y nominado a mejor actriz de drama (Bette Davis). 1963.
  • Asociación de Cine y Televisión Online: Hall de la Fama OFTA a la mejor película. 2019.

Donde ver la película



¿Qué fue de Baby Jane?
Foto de HBO España

El ego y la muerte

El terror se infunda en el espectador de diversas maneras y un ejemplo perfecto es ¿Qué fue de Baby Jane?. La adaptación cinematográfica de Lukas Heller explora las vivencias de dos hermanas enfrentadas por el trasfondo social que las envuelve. Desde el principio de la película, se pone en sobreaviso el contraste entre las dos personalidades y el nacimiento del fenómeno de celebridad que recorre el apellido de las hermanas Hudson. Además, expone la decadencia de la fama y de la presión introspectiva que supone la popularidad a nivel personal. Por ende, muestra la influencia en sus caracteres, pero con una confluencia de detalles que hacen que se pueda observar la complejidad psicológica de ambos personajes. No hay una intención de colocar el papel de heroína y villana, sino que ofrece unos giros en sus tramas, que hace que el espectador encuentre esa profundidad en ellos.

Como es lógico, el relato ofrece escenas realmente escalofriantes, donde su principal baza es poder regalar al espectador momentos en los que el terror nace de la cotidianidad. Aunque sea una ficción y con dos personajes alejados de una situación popular externa al público, sí que navega por situaciones en los que se ve a una extrema crueldad. Por lo cual, el juego psicológico que recorre el film es indispensable. Es innegable que la lucha de egos se realiza desde una vertiente pasivo-agresiva, donde la pérdida y las ansias de reconocimiento son los principales pesares de la trama principal. Las personalidades férreas de ambos personajes se ven equilibrados por una concepción del contexto social más suave y con participaciones que dan luz al sombrío universo que se teje. En consecuencia, hay una estructura bien definida y no se excede en lo rocambolesco de la historia.

Foto de HBO España

Batalla de divas

Bien es sabido en la cultura popular que la principal atracción de ¿Qué fue de Baby Jane?, en su momento, fue ver a dos divas del cine públicamente enfrentadas: Bette Davis y Joan Crawford. Por lo tanto, es pura dinamita verlas juntas en pantalla. En primer lugar, Davis está soberbia, desencaja al espectador con cada acción que realiza. La actriz desdibuja su imagen endiosada del viejo Hollywood para convertirse en una pesadilla andante. Tiene una fuerza que se extrapola al público sin problemas. Por otra parte, maneja la voz como elemento insustituible en una puesta expresiva exquisita. Se convierte en la perfecta antagonista, convirtiendo su interpretación en un ejemplo perfecto del terror en las propias carnes. Es capaz de retorcer su trabajo actoral al máximo y salir airosa al no haber ni un ápice de falta de naturalidad en el proceso.

El otro pilar fundamental de la película es Joan Crawford. La mítica actriz parte desde un prisma aparentemente más liviano y en el que se concentra la empatía del espectador en un primer momento. La evolución que realiza de su personaje se realiza desde la decepción de un futuro incierto, de un presente depresivo y de un pasado fulgurante. La actriz muestra ese cansancio personal a la perfección, llena de matices y sabiendo equilibrar su energía junto con la de Davis. Llega hasta las entrañas de su personaje y se desnuda ante la cámara sin problemas. Ambas forman un combo espectacular, en el que las traiciones, la venganza y el dramatismo de la ruptura cobran vida en sus actuaciones. Este film es extraordinario gracias a su desempeño interpretativo y la firmeza con la que defienden sus papeles. Ellas son la película.

Foto de HBO España

El tenebrismo de las sombras

Además de las grandes actuaciones y el relato oscuro que hay detrás de ¿Qué fue de Baby Jane?, la realización técnica no se queda atrás, sino que sabe sacar partido a la disposición de los elementos artísticos para crear ese microuniverso oscuro y lleno de dolor. Para comenzar, la dirección de fotografía tiene una brillantez excelsa, cómo coloca la cámara. Por lo que, los planos son una auténtica poesía visual. A través de la composición de la imagen cuenta unos detalles fundamentales de lo que ocurre. Unas metáforas visuales excelentes que elevan el resultado del film. Luego, la iluminación ejerce un componente imprescindible con un juego de luces y sombras, subrayando la tensión y el suspense que fluctúa a lo largo del largometraje. Formulan esa pesadilla interna y transportan al espectador a esta atmósfera desde el principio.

La dirección artística es la encargada de fabricar esos escenarios impresionantes, minimalistas a la par que cuidados y gestando esa intimidad macabra que termina embaucando al espectador. Además, aporta detalles y elementos en escena sumando mayor impacto en el significado que hay detrás. Por otra parte, el vestuario y el maquillaje utilizados son espeluznantes, llevan a sus protagonistas a un delirio oscuro, donde los surcos de la piel son el reflejo de las heridas del alma. Por otra parte, la banda sonora es exquisita, la forma en la que el hilo musical acompaña esta misteriosa y lúgubre escena. Se acompaña también de ciertas canciones que inciden en el carácter maquiavélico que envuelve la acción. Por último, destacar el montaje realizado, donde convergen todos los elementos y confluyen de una manera totalmente salvaje y dinámica. El miedo es real.

¿Qué fue de Baby Jane?
Foto de HBO España

Conclusión

¿Qué fue de Baby Jane? es una oda al tenebrismo cinematográfico, una pesadilla interna, la decadencia del dolor. Una lucha de egos que lleva a una batalla vital llena de claroscuros. Luego, Joan Crawford y Bette Davis están excelentes. Son pura dinamita y ofrecen, sin duda, unas de las mejores interpretaciones de su carrera. Espeluznantes. Por otra parte, la realización técnica es maravillosa, con un despliegue de luces y sombras, que confluyen en unos encuadres y planos que llevan al espectador directos a este microuniverso macabro. El terror cobra vida en Jane y Blanche Hudson, atrayendo al público hacia un relato del canto de un cisne moribundo y siniestro.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí