Saturday Fiction es un melodrama chino dirigido por Lou Ye (Love and Bruises, Blind Massage). Ambientado en la Segunda Guerra Mundial y rodado en blanco y negro, apela al espíritu del cine de espías clásico. La película estuvo a competición en los Festivales de Cine de Venecia y Gijón.

Está protagonizada por Gong Li (La Linterna Roja, Adiós a mi concubina), Jô Odagiri (Kiseki (Milagro), Dream), Mark Chao, Pascal Greggory, Tom Wlaschiha, Ayumu Nakajima, Zhang Songwen, Huang Xiangli y Wang Chuanjun. La película no se ha estrenado en salas de cine de España y nos llega a través de Filmin dentro de la programación del Festival D’A 2020, desde el día 1 de mayo de 2020.



Saturday Fiction

Crítica de ‘Saturday Fiction’

Ficha Técnica

Título: Saturday Fiction
Título original: Lan xin da ju yuan

Reparto:
Gong Li (Yu Jin)
Mark Chao
Jô Odagiri
Pascal Greggory
Tom Wlaschiha (Saul Speyer)
Ayumu Nakajima
Zhang Songwen
Huang Xiangli
Wang Chuanjun
Tenma Shibuya (Teneiente Hosoda)

Año: 2019
Duración: 126 min.
País: China
Director: Lou Ye
Guion: Yingli Ma
Fotografía: Zeng Jian
Música: —-
Género: Drama. Histórico
Distribuidor: Filmin

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de Saturday Fiction

Sinopsis

La estrella del cine chino Gong Li se pone en la piel de una célebre actriz que, una semana antes del ataque japonés a Pearl Harbor, viaja a la Shanghái ocupada para actuar en una obra de teatro que dirige un examante. En realidad, trabaja de forma encubierta para los aliados, y pronto descubrirá las intenciones de los japoneses. Un melodrama de espionaje que Lou Ye filma en un blanco y negro imponente.

Premios

  • Festival de Venecia: Sección oficial a competición. 2019
  • Festival de Gijón: Mejor director y dirección artística. 2019


Modernizar el cine de espías clásico

Leyendo el argumento y a primera vista, Saturday Fiction, puede parecer un homenaje al cine de espías que se hacía en los años 30 o 40 en los Estados Unidos. Algo hay por el aroma a clasicismo que desprende la elección de utilizar la imagen en blanco y negro. Sin embargo, a la fotografía de Zeng Jian, le falta el contraste expresionista que solían tener aquellas películas.

Tampoco el director Lou Ye filma su historia con aquel estilo clásico. Perteneciente a la sexta generación del cine chino junto a cineastas como Jia Zhangke, Zhang Yuan o Wang Xiaoshuai, su apuesta visual pasa por utilizar una cámara en mano nerviosa y en constante movimiento. No en vano se emparenta a esta generación de cineastas chinos con el neorrealismo italiano y el cinéma vérité, aunque en esta película tampoco es algo que quede reflejado, más allá de esa utilización de la cámara.

Por tanto, en Saturday Fiction, estamos ante una película con una estética atractiva, pero que combina estilos de cine tan dispares que termina boicoteándose así misma.

Saturday Fiction
Foto de Filmin

Escenario y vida

Saturday Fiction nos sitúa en 1941, en los días previos al bombardeo de Pearl Harbor. Sin embargo, su historia se teje de manera confusa y durante la primera hora resulta muy complicado unir las piezas y comprender las motivaciones de todos los personajes que van apareciendo en pantalla. Eso provoca un distanciamiento con el espectador. Durante la segunda hora la cosa mejora, el suspense crece y la acción precipita los acontecimientos con un tono siempre fatalista y postromántico.

Otro aspecto atractivo de la película que finalmente se desaprovecha, es la introducción de una obra teatral como parte del desarrollo argumental. La protagonista (Gong Li), es una famosa actriz que también es espía en sus ratos libres. Más allá de la verosimilitud que pueda tener esta Mata Hari china, es algo que permite bifurcar la acción para que los ensayos y la representación de la obra de teatro se combinen con la acción real, dándole un nuevo significado a ambas. Creo que ese juego de retroalimentación entre escenario y vida podía haberse explotado mejor.

Saturday Fiction
Foto de Filmin

Conclusión ‘Saturday Fiction’

Saturday Fiction es una película interesante, pero no siempre efectiva, realizada por Lou Ye. Tiene una historia que recupera al espíritu clásico del cine de espías que se hacía en los años 30-40 en los Estados Unidos, pero está filmada con cámara en mano y un estilo visual muy apegado a nuestro tiempo. Ese contraste de estilos, a veces, resulta contraproducente.

Rodada en blanco y negro y protagonizada por la estrella del cine chino, Gong Li, la película tiene dos partes bien diferenciadas. En la primera hora, la historia se expone de manera muy confusa y resulta complicado seguir el hilo. Mientras que para la segunda hora se reserva todo el arsenal de acción y suspense, ganando en interés.

Saturday Fiction es un film visualmente bello y con suficientes elementos narrativos para captar nuestra atención. Sin embargo, no encuentra una forma de expresión adecuada para llegar a emocionarnos.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí