Warner Bros. Pictures reinicia una de sus míticas sagas con ¡Scooby! La película se convierte en la primera entrega de la nueva serie de films de Scooby-Doo, además de formar parte del primer film del universo cinematográfico de Hanna-Barbera. Dirigido por Tony Cervone, ha contado con verdaderas estrellas para dar voz en su versión original: Frank Welker, Zac Efron, Will Forte, Amanda Seyfried o Gina Rodríguez, han sido algunos de los otros que han prestado su voz a los personajes de esta famosa franquicia. Tras el retraso de su fecha de estreno, a causa de la crisis de la COVID-19, llegó a los cines españoles el pasado 17 de julio de 2020.



Scooby

Crítica de ‘¡Scooby!’

Ficha Técnica

Título: ¡Scooby!
Título original: Scoob!

Año: 2020
Duración: 93 min
País: Estados Unidos
Dirección: Tony Cervone
Guion: Kelly Fremon
Música: Julian Nott
Género: Animación
Distribución: Warner Bros. Pictures

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘¡Scooby!’

 Sinopsis de ‘¡Scooby!’

¡Scooby! nos cuenta como se conocieron los amigos Scooby y Shaggy y cómo se unieron a los jóvenes detectives Fred, Velma y Daphne para formar la famosa agencia de detectives Mystery Inc. Ahora, con cientos de casos resueltos y aventuras compartidas, Scooby y la pandilla se enfrentan al misterio más gigantesco y complicado de sus carreras: un complot para que el perro fantasma Cerbero campe a sus anchas por el mundo. Mientras corren a toda prisa para detener esta “perroapocalipsis” mundial, la pandilla descubre que Scooby tiene un legado secreto y un destino épico mayor de lo que nadie imaginaba. (WARNER BROS. PICTURES).



Scooby
Foto de Warner Bros. Pictures

La nostalgia infantil

El mundo del cine vuelve a reencontrarse con Scooby-Doo y su equipo en ¡Scooby! Esta vez la premisa parte desde una visión más moderna, pero sin dejar atrás la naturaleza original de los dibujos animados míticos de Hanna-Barbera. Desde el principio, se puede ver cómo el guion gira en torno a la amistad, pero sin profundizar en ella. Por lo cual, se ha apostado por un relato más superficial, que busca el entretenimiento y la comedia fácil. La razón que lleva ante este humor menos desarrollado, puede ser que se deba a que el film esté dirigido hacia un público más infantil. Sin embargo, como se ha mencionado en otras ocasiones, se pueden hacer verdaderas obras de arte en cine para niños. Por lo cual, la falta de agudeza y de mayor dosis de aventura y divertimento menguan el resultado.

Por suerte, han sabido captar la esencia original de sus personajes principales, aunque se extraña más de ellos en los personajes que terminan por conformar el grupo. Luego, hay un planteamiento excesivamente moderno y banal en la problemática propuesta. No obstante, lejos de convertirse en un relato tedioso, es entretenido y tiene una ligereza narrativa que lo convierte en un largometraje fácil de ver. Después, lógicamente, aunque enlaza mucho con el imaginario que ya se conoce de Misterios S.A. también se introducen pequeños homenajes de la cultura popular moderna. En ciertos momentos, tiene ese punto cómico y original, que le da picante a la película. En consecuencia, es un buen comienzo para buscar nuevos fans de estos míticos dibujos y se ve que la intencionalidad del guion va más hacia este concepto. Pese a ello, los fans de Scooby-Doo podrán ver distintos homenajes hacia ellos.

Foto de Warner Bros. Pictures

Los amigos

Las pequeñas dosis de morriña audiovisual en ¡Scooby! se dan en distintos cameos y apariciones en escena. Además, hay que aplaudir la decisión de hacer una introducción que recuerda a muchos de los casos que se pudieron ver en la serie animada. Luego, Shaggy y Scooby-Doo vuelven a ser tan disparatados como siempre. Pese a que su concepción en este film es excesivamente edulcorada, hay momentos de gran emoción entre los dos protagonistas y se hace patente durante el clímax del film. Por lo cual, saben buscar el punto sensible de los espectadores y ofrecen un regalo para esta faceta. Después, Dafne, Velma y Fred no se escriben desde una perspectiva más trabajada, quedándose en un plano externo. Aunque se hace alusión a diversos sellos de identidad sobre sus personajes, se quedan en un plano tan secundario, que apenas lucen durante el film.

Por otra parte, los aliados y enemigos de los protagonistas de la cinta juegan una batalla a contrarreloj. De esta forma, hay un contraste claro entre ambas facciones. Por un lado, el villano tiene un carisma destacable, esa torpeza entrañable y malévola, que hace que resulte simpático ante la mirada de los espectadores. Después, el grupo de aliados nadan en una piscina heroica, pero con esas taras que le dan una vis cómica a su entorno. Por tanto, saben jugar con esas imperfecciones. Pero, sin duda, los personajes mejor construidos son los secundarios en torno al villano, que ofrecen secuencias disparatadas, con acción y con emoción. Esos pequeños terremotos acaban siendo una de las mayores atracciones de la película. Por ultimo, mencionar que hay una pequeña secuencia, además de los cameos a lo largo de la película, en la que salen viejos conocidos, todo un acierto.

Foto de Warner Bros. Pictures

La modernidad invade Misterios S.A.

Lo que convirtió estos míticos dibujos en un gran éxito era esa mezcla de terror con la cercanía que necesitaba un público más infantil. En ¡Scooby! se pierde un poco esta concepción más oscura y fantasmagórica, para dar una visión más luminosa y blanca. Por lo cual, aunque haya alusión a los iconos gráficos de la serie animada, apenas se explota artísticamente ese punto de comedia terrorífica o miedo humorístico, que tanto triunfó en su día. De esta forma, no tiene una línea expresiva marcada o con personalidad, sino que se queda en un tándem estándar y sin una forma de sobresalir, más allá que aprovechar que se trata de una película de unos personajes ya conocidos por la audiencia. Aún así, no es sinónimo de una planificación mal ejecutada, sino que ha apostado por más sencillez.

Por otra parte, la animación pasa del ya conocido 2D a un 3D en el que visualmente mantiene el sello gráfico de este grupo de aventureros. Pese a que se realiza desde un esquema en el que no hay grandes artificios, por lo menos, es fácil reconocer a cada personaje con sus peculiaridades. Además, hay puntos en los que los escenarios que se muestran tienen atractivo y saben llegar ante ese detalle del contexto físico en el que se posicionan. Todas estas piezas convergen en un montaje dinámico, que mantiene esa facilidad de visualización y de poder mantener atento al público en todo momento. Para terminar, la banda sonora sigue un hilo musical más discreto, pero obtiene un papel fundamental. Además, tiene un significado creativo que llega de una forma certera.

Scooby
Foto de Warner Bros. Pictures

Conclusión

¡Scooby! es una película infantil que trae al ruedo nuevamente a la figura de Scooby-Doo. Como se puede ver, es sencilla y sin demasiados sobresaltos, está orientada para nuevas generaciones y desde una perspectiva, a veces, demasiada luminosa. Aun así, conserva parte de la nostalgia de la simbología de la serie original. A nivel creativo, se podría haber equilibrado más ese mundo fantasmagórico y alocado que tanto triunfó en su momento, pero apuesta por una mayor sencillez y espectacularidad acorde a las modas del momento actual. Un viejo conocido que se moderniza de tal forma que, aunque mantiene su identidad, no goza de la grandeza de antaño.¡Scooby!

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí