El pasado 29 de septiembre vio la luz Señor B Algunos desastres de una guerra, de Juanma Díez Diego, quién debuta en la dramaturgia con esta pieza teatral. La pieza reflexiona sobre la herencia de la herida abierta de las víctimas de la Guerra civil española. Después del éxito que obtuvo en su estreno, regresó a Teatro del Barrio desde el 13 de enero. Se podrá disfrutar hasta el 22 de enero.



Señor B Algunos desastres de una guerra en Teatro del Barrio

Crítica de 'Señor B Algunos desastres de una guerra'

Ficha Técnica

Título: Señor B Algunos desastres de una guerra
Título original: Señor B Algunos desastres de una guerra

Reparto:
Borja Cortés
Mabel del Pozo
Lolo Diego
Juanma Díez Diego

Duración: 90 min. apróx.
Dirección: Jorge Sánchez
Dramaturgia: Juanma Díez Diego a partir de los escritos de E.B.
Producción ejecutiva: Gimena Arensburg
Iluminación:
Maykel Rodríguez
Escenografía:
Luces y Sueños y La Cantera-exploraciones teatrales
Diseño de Sonido:
Martín Caló y Maykel Rodríguez
Música original:
Martín Caló
Vestuario:
Luces y Sueños y La Cantera-exploraciones teatrales
Asesoría de Dramaturgia:
Albert Tola
Investigación, documentación y propuestas artísticas:
María Buenadicha
Diseño gráfico:
Beatriz Nieto, Aitor Guerrero y Alicia Montoya
Fotografía y vídeo:
Liberty Anne
Prensa y Comunicación:
Transversal Comunicación
Agradecimientos:
José Sanchis Sinisterra, Nuevo teatro Fronterizo, Fernando Piernas, Mari Cruz Martín García, Jamming, Carlos Lorenzo y Fabián Ojeda
Producción: Luces y Sueños Producciones

Sinopsis de 'Señor B Algunos desastres de una guerra'

Juanma hoy le han contado un suceso importante: el asesinato de un familiar lejano al comienzo de la Guerra Civil. Siente la necesidad de teatralizarlo, de llevar a escena un unipersonal dramático y comprometido sobre el fusilamiento de B, la noche del 15 de agosto de 1936.

Está solo. En un escenario oscuro comienza a evocar el terrible suceso… Pero, ¡un momento! Dudas y personajes irrumpen en escena, sin permiso “autoral”, para no dejar al protagonista contar la historia como él quiere.

Señor B Algunos desastres de una guerra trae el pasado al presente para sacar a la luz acontecimientos familiares heredados “de los que es mejor no hablar”. (TEATRO DEL BARRIO). 



Señor B Algunos desastres de una guerra
Foto de Liberty Anne

Nietos del dolor

No son pocas las obras que relatan las heridas aún abiertas de la Guerra Civil española, siendo uno de los grandes episodios negros de la historia europea. En Señor B Algunos desastres de una guerra, Juanma Díez Diego debuta en la dramaturgia indagando en el pasado familiar. Por tanto, ahí emerge una propuesta donde se ve una perspectiva más personal, íntima. Sin embargo, Díez Diego lejos de traer una recreación al uso, se empapa al exponer la difícil tarea de narrar unos acontecimientos de este tipo. Por ello, se halla una propuesta fresca, con tintes de comedia bien escogidos, que habla de la guerra y sus víctimas desde un prisma que propone preguntas sobre cómo sigue afectando a las generaciones que ya no vivieron el franquismo. Por lo que, expone un retrato cercano y perspicaz.

A lo largo de la dramaturgia se van encontrando distintos pasajes en los que cuida el lenguaje con una poética bien realizada. Por ende, no se puede negar que se agradece esa diferenciación para dar mayor énfasis a dichas partes emocionales o de mirada nostálgica. Asimismo, se plantea cierta locura, que bebe de una comedia más accesible. A pesar de encajar algunos de los chascarrillos que se ponen en escena, hay algunos otros que no surten el mismo efecto y restan alto de atmósfera a lo que acontece sobre las tablas. Lo mismo sucede con algunas reflexiones categóricas, donde no acaba por fluir esa retórica al presentarse excesivamente sencilla. A pesar de ello, el relato consigue presentar un alegato para las víctimas, para no olvidar los errores del pasado, mediante una conexión cotidiana que logra que el público viva con ellos su historia familiar.

Teatro del Barrio
Foto de Liberty Anne

Evocados

Juanma Díez Diego no sólo escribe Señor B Algunos desastres de una guerra, sino que es uno de los principales protagonistas. En primer lugar, cabe subrayar la emoción que desprende su expresividad, dado que se comprueba en sus gestos y en su forma de vivir la escena con una ilusión muy tierna. Asimismo, se comprueba el férreo compromiso con su personaje y su texto, dando momentos muy auténticos. Únicamente, todavía puede crecer con mayor soltura en aquellas partes que exigen un dramatismo medido, pero eficaz, donde todavía se queda tenuemente alejado del sentimiento. Además, es una pieza que le permite ese crecimiento, dado que también tiene puntos en los que seguir explotando su talento para la comedia, género en el que ha estado más presente.

Después, Borja Cortés realiza una labor estupenda, explotando su vis cómica desde el principio. Se disfruta de su presencia en escena, se convierte en un buen desahogo, así como una pieza fundamental de cara a la última parte de la obra. También cabe destacar que sabe controlar esa hilaridad escénica, permitiéndole matizarla y alcanzar una interpretación exquisita. Por su lado, Mabel del Pozo, posee una fuerza escénica especial, llena de fragilidad, pero al mismo tiempo con facilidad para la familiaridad verosímil. Por este motivo, afianza su recorrido a lo largo de la pieza, dejándose llevar y con una personalidad plenamente ligera. Como apunte, podría utilizar esa emoción descarnada que regala en varias escenas en puntos más aislados, para causar mayor impacto. Por último, Lolo Diego consigue una actuación sólida, sobre todo en el carácter y la firmeza con la que dibuja al personaje.

Teatro del Barrio
Foto de Liberty Anne

Saldar lo pendiente

Una silla en el centro del escenario sobre una alfombra, así recibe Señor B Algunos desastres de una guerra al espectador. A continuación, tras proceder a sentar a los asistentes, el montaje comienza de una forma abrupta. A pesar de entenderse la intención más tarde, podría llevarse este comienzo a un nivel más de locura y de llamada de atención. Aún así, mirándolo desde el conjunto, funciona sin problema. La escenografía cuenta con un minimalismo muy bien aprovechado, que se adorna de unas hojas que representan “los desastres de una guerra”, así como el legado material y artístico de los personajes que intervienen. Gracias a ello, visualmente obtiene un atractivo bien ejecutado, que consigue convencer al público y tiene una razón bien construida a su alrededor en la propia narrativa de la obra.

Después, se presenta un diseño de iluminación muy bien confeccionado, con una selección de colores exquisita, que otorga un dinamismo y un matiz muy bien diseñado. Asimismo, hay que subrayar los tonos azules, la ausencia de foco con una oscuridad muy bien elegida hasta la calidez familiar de las partes de María, un gozo. Por otro lado, el espacio sonoro cumple su función, aunque podría explotarse más. También sería interesante controlar el volumen de los efectos de sonidos, los cuales se encontraban a un nivel algo elevado a oídos de los espectadores. Para terminar, el ritmo fluye de una forma agradable, se podrían dar momentos de mayor emoción para poder utilizarlos como puntos de anclaje, pero es un detalle que no afecta al resultado global. Una propuesta escénica plausible y a la altura de su texto.

Señor B Algunos desastres de una guerra
Foto de Liberty Anne

Conclusión

Señor B Algunos desastres de una guerra es una reflexión interesante y fresca sobre las heridas aún abiertas de la Guerra civil española. Una dramaturgia con buenos puntos de humor y familiaridad, partiendo de una introspección sobre la herencia del dolor. Únicamente, hay preguntas, chascarrillos y pensamientos que pueden sacarse más partido y un planteamiento más sólido. Después, a nivel interpretativo, hay un resultado notable, con mención especial a Borja Cortés. Por otra parte, la propuesta escénica es atractiva visualmente, sobre todo por el diseño de iluminación. El montaje goza de buen ritmo y una cercanía bien aprovechada. La evocación del recuerdo incesante por la búsqueda de reconocimiento y descanso de las víctimas que todavía siguen en el olvido de las iniciales.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
7,5 / 10
75 %
Artículo anteriorDavid Selvas llega a Teatro Español con su "La importancia de llamarse Ernesto" desde el 19 de enero
Artículo siguiente"Historia de una maestra" se estrena en el Teatro Fernán Gómez el 19 de enero para homenajear a los profesores
Subdirector de Cinemagavia. Comunicólogo audiovisual por la UCM y Máster en Comunicación en la Red por la UNED. Miembro de EGEDA (Premios Forqué) y técnico audiovisual en Ricoh. Sueño con ver mis obras y películas acompañadas de un público emocionado. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".
senor-b-algunos-desastres-de-una-guerra-critica-teatroUna reflexión interesante y fresca sobre las heridas aún abiertas de la Guerra civil española. Una dramaturgia con buenos puntos de humor y familiaridad, partiendo de una introspección sobre la herencia del dolor. A nivel interpretativo, hay un resultado notable, con mención especial a Borja Cortés. La propuesta escénica es atractiva visualmente, sobre todo por el diseño de iluminación. El montaje goza de buen ritmo y una cercanía bien aprovechada. La evocación del recuerdo incesante por la búsqueda de reconocimiento y descanso de las víctimas que todavía siguen en el olvido de las iniciales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí