Sólo un metro de distancia es una obra teatral escrita y dirigida por Antonio C. Guijosa. Una obra que indaga en la propia naturaleza escabrosa que hace mella en una persona, que ha sufrido de abusos sexuales durante la infancia. Una serie de elegías teatrales, que no pretenden tener forma alguna, sino más bien canalizar hacia el espectador, todas las emociones encontradas que padecen las protagonistas. Un alegato poético de lo difícil que es para alguien dejar atrás una experiencia tan horrenda, mientras el resto de la sociedad vive en total desconocimiento de ello; ya que la vergüenza y la culpabilidad que siente uno, acaba siendo una especie de celda en la que uno vive inmerso.

La obra está protagonizada por Beatriz Grimaldos, Ana Mayo, Muriel Sánchez y Camila Viyuela. Actualmente, no se está llevando a cabo representaciones de Sólo un metro de distancia, habiendo sido representada por última vez, en el Centro Cultural de la Villa Fernán Gómez de Madrid. Aun así, es muy probable que dentro de muy poco, se vuelva a representar la obra en otros teatros.



Sólo un metro de distancia

Crítica de ‘Sólo un metro de distancia’

Ficha Técnica

Título: Sólo un metro de distancia
Título original: Sólo un metro de distancia

Reparto:
Ana Mayo (Coro/Inma)
Beatriz Grimaldos (Coro/Paula)
Camila Viyuela (Coro/Sofía)
Muriel Sánchez (Coro/Psicóloga)

Duración: 95 min. apróx.
Dirección: Antonio C. Guijosa
Dramaturgia: Antonio C. Guijosa
Diseño gráfico: Marisol Del Burgo
Arreglos musicales:
Toni M. March
Escenografía y vestuario:
Mónica Teijeiro
Diseño de iluminación:
Daniel Checa
Diseño de sonido:
Mar Navarro
Prensa y comunicación:
María Díaz
Distribución:
GG Producción y Distribución
Fotografías de escena:
Moisés Fernández
Producción: Serena Producciones

Tráiler de ‘Sólo un metro de distancia’

Sinopsis de ‘Sólo un metro de distancia’

Sólo un metro de distancia es un proyecto que se sumerge, a través de la historia de un abuso sexual infantil, en las turbias aguas del daño, de cómo convivimos con él, y qué nos pasa cuando nos damos cuenta de que sólo podemos entender el dolor propio. (TEATRO FERNÁN GÓMEZ).



Sólo un metro de distancia
Foto de Serena Producciones

Miedo a abrir la puerta

Una de los muchos aciertos que tiene esta obra, es el hecho de cómo está estructurada. El relato está contado a partir de diferentes capítulos, que acaban siendo lo que comentaba antes, elegías. Es absolutamente brillante de ver, lo bien que están escritas a todos los niveles. Hay veces que el arte consigue llegarnos de manera punzante y sobrecogedora, y es precisamente lo que ocurre con Sólo un metro de distancia. El texto es tan maravilloso, que consigue ahondar y deconstruir el mundo interno de  Inma (que es la gran protagonista) de una manera en la que es imposible para el espectador sentirse indiferente.

Sólo un metro de distancia me recuerda en cierta manera a las obras de Bergman, en lo referido a la brillante capacidad introspectiva que presenta. Es muy difícil plasmar en un escenario lo que esta obra consigue hacer con creces, manteniéndose en alto en todo momento. Es muy fluida y consigue llevar al espectador por un hermoso viaje de sentimientos encontrados. En definitiva, un abrirse en canal con el público, para que ese dolor que normalmente vive en el fuero interno del que lo padece, salga a la luz y se convierta en algo real.

Serena Producciones
Foto de Serena Producciones

Cuatro actrices maravillosas

Otro de los puntos más importantes de Sólo un metro de distancia, tiene que ver con su excelente interpretación coral. Hay una clara sincronía entre todas ellas, que acaba haciéndolas súper carismáticas y relevantes casi por igual en la historia. No es una obra en la que haya personajes secundarios muy marcados, como suele pasar en otras obras. Aquí todas juegan un papel fundamental en la historia que se nos narra, ya que todas acaban protagonizando los distintos capítulos que constituyen esta obra teatral.

Dicho esto, es cierto de que hay un personaje central, en el que gira toda la trama de la obra; que es el personaje de Inma (interpretado por Ana Mayo). Es su historia prácticamente, dado que fue ella la que sufrió esa serie de abusos sexuales siendo una niña. Ana Mayo hace una interpretación antológica y para nada exagero cuando digo esto. Es de esas interpretaciones que llevan a un actor al límite en el plano emocional y de la que sólo unos pocos valen para ello.

El mundo interno de Inma se pone de manifiesto de tal forma, gracias a que Ana Mayo cuenta con un inmenso talento, que consigue que este a la altura de su personaje. Pese a destacar la interpretación de Ana, eso no quiere decir que el resto de actrices no estén inmensas también. Todas y cada una de ellas, acaban conquistando el corazón de todos los espectadores.

Serena Producciones
Foto de Serena Producciones

Se puede comprender

Uno de los aspectos que creo que  necesita reformularse de la obra, es aquel relacionado con la incapacidad de comprender el dolor ajeno. Considero interesante y acertado el elemento introspectivo que maneja la obra, pero no el enfoque referido a  que somos incapaces de entender  el dolor ajeno. Esa afirmación nos lleva a cruzarnos de brazos y a no permitir que las personas que han sufrido de tales abusos, puedan tener una vida más allá de la estigmatización de víctimas, que se las ha otorgado.

Cuando sufres algo tan atroz como unos abusos sexuales, es difícil de expresar en palabras algo así, es decir, ser incapaz de dar cierta racionalidad a algo que carece completamente de ella. No es sencillo dejar atrás algo así y esta obra pretende hacernos comprender a todos, que lidiar con personas que han sufrido cosas de este estilo, requiere de mucha paciencia y amor, ya seas el padre, la hermana, el novio, etc… No obstante, lo más importante es trasladar un mensaje esperanzador y realista a todas las víctimas, trasladándolas alto y claro, que hay una vida más allá del pedregoso camino.

No obstante, para que pueda producirse esa ayuda, la victima tiene que hacer frente a la vergüenza y culpabilidad a la que se ha visto sometida durante tanto tiempo; que es precisamente lo que ocurre en Sólo un metro de distancia. Se produce una catarsis en la obra, que consigue que la protagonista pueda salvarse a sí misma; es decir, caminar un metro de distancia.

Sólo un metro de distancia
Foto de Serena Producciones

Conclusión

Sólo un metro de distancia es una obra que ahonda y deconstruye  de manera tremendamente poética, el dolor que habita en una víctima de abusos sexuales. Nos habla de la dificultad en la que viven muchas víctimas, de manifestar lo que están viviendo internamente.

No obstante, la obra necesita reformular su enfoque sobre la incapacidad de comprender a las víctimas. Claro que resulta tremendamente difícil para ellas sacarlo a la luz y ponerle palabras a aquel dolor que padecen, pero no es imposible.

Hasta la fecha, la mejor obra que he visto en este 2021. Una obra maestra teatral, que ningún amante del teatro puede perderse próximamente, ya que al momento en el que se está escribiendo esta crítica, la obra no está en cartelera.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí