Space Force es la nueva serie de Netflix que se estrenó el 29 de mayo. La popularidad de su elenco, el currículum de sus creadores (Steve Carrell y Greg Daniels) y el origen de la serie, fueron ingredientes para mantener elevadas las expectativas de los espectadores (en especial de los Estados Unidos). Las mixtas reacciones en torno a ella señalan la doble cara de la comedia, un género difícil de escribir e interpretar.



Space Force

Crítica de Space Force

Ficha Técnica

Título: Space Force
Título original: Space Force

Reparto:
Steve Carell (General Mark R. Naird)
Owen Daniels (Obie Hanrahan)
John Malkovich (Dr. Adrian Mallory)
Tawny Newsome (Capitán Angela Ali)
Ben Schwartz (F. Tony Scarapiducci)
Diana Silvers (Erin Naird)
Jimmy O. Yang (Dr. Chan Kaifang)
Don Lake (Brad Gregory)
Hector Duran (Julio Díaz – José)

Año: 2020
Duración: 30 min.
País: Estados Unidos
Director: Greg Daniels (Creador), Steve Carell (Creador), Paul King, Tom Marshall
Guion: Greg Daniels, Steve Carell, Shepard Boucher, Aasia LaShay Bullock, Brent Forrester, Yael Green, Connor Hines, Lauren Houseman, Maxwell Theodore Vivian
Fotografía: Simon Chapman
Música: Carter Burwell
Género: Comedia
Distribuidor: Netflix

Filmaffinity

IMDB

Tráiler

Sinopsis

Comedia que reúne a Steve Carell (también como creador) con el guionista de ‘The Office’ Greg Daniels basada en la idea de crear una división espacial de Donald Trump en el ejército de EEUU. Junto a Carell, un reparto de lujo con nombres como los de John Malkovich, Lisa Kudrow, Noah Emmerich y Fred Willard.

Donde se puede ver la serie



Primera cara de Space Force: la idea

Esta surge a raíz de un hecho de la vida política de los Estados Unidos. En el 2018, el presidente Donald Trump anunció la creación de un nuevo componente militar llamado Fuerza Espacial de los Estados Unidos (United States Space Force en inglés), cuya meta es la vigilancia (debido a las inversiones espaciales de otros países) y la protección ante un eventual ataque «de las amenazas emergentes del espacio exterior».

La polémica no se hizo esperar. La incredulidad provocó todo tipo de comentarios y desde las redes sociales, los usuarios escribieron a Carrell haciendo mención a esta noticia. A modo de chiste también, le preguntaron si era capaz de hacer una serie a lo que él solo respondió con un “sí”. Para los usuarios, la respuesta fue la continuación del humor pero para el actor no, pues contactó a Greg Daniels y le propuso crear una serie. Los currículos de ambos hicieron posible la materialización del proyecto.

Space Force
Foto de Aaron Epstein / Netflix / Aaron Epstein / Netflix

Steve Carrell y Greg Daniels

El currículum de Steve Carrell está anclado en la comedia. Su origen yace en el programa de variedades Saturday Night Live. Luego vendría su incursión en el cine (Little Miss Sunshine, Get Smart, Despicable Me) y al seriado que le dió popularidad: la versión americana The Office. Space Force representa la vuelta del actor a la comedia después de asumir roles dramáticos (Beautiful Boy, Vice, The Morning Show). Su carisma (en teoría) asegura audiencia.

Por su parte, Greg Daniels es guionista. Participó en varios episodios de The Simpsons, Saturday Night Live y es el artífice de The Office y Parks and Recreations. Estas dos series ganaron la admiración del público norteamericano aunque el punto débil del escritor está en las primeras temporadas. Tanto The Office como Parks and Recreations son series que no fueron bien recibidas debido a la falta de claridad con la meta: ¿es una comedia, es una crítica? Daniels supo corregir esto y así llegó la fama. La historia parece repetirse con Space Force.

Space Force
Foto de Aaron Epstein / Netflix / Aaron Epstein / Netflix

Segunda cara de Space Force: la serie

A simple vista, Space Force tiene elenco, presupuesto, efectos visuales, buenos directores y tema. Es una parodia de los hechos del 2018, desde el punto de vista del General Mark R. Naird (Steve Carrell), a quien le asignan la misión de dirigir el nuevo componente militar. Tiene que lidiar con la presión presidencial, las redes sociales y la rivalidad con China para la conquista espacial. El elenco es un lujo para la televisión pues participan Lisa Kudrow, John Malkovich, Jane Lynch, Noah Emmerich, además de Fred Willard (su última serie antes antes de fallecer en mayo).

Space Force alude indirectamente a Trump y su gestión, a China, Rusia y el uso de las armas, algunos congresistas como Alexandria Ocasio-Cortez o la protesta feminista que imita el vestuario de la serie The Handmaid’s Tale. Pero no se queda solo en cuestiones netamente vinculadas con la cultura norteamericana.

También busca hablar sobre tópicos actuales como la globalización, la experimentación con animales, las redes sociales y los políticos, la dinámica de la jerarquía militar, la ciencia, la relación entre empleado y empleador, la paternidad, el matrimonio, la familia, la amistad, la homosexualidad, la asertividad, la inversión privada, los influencers, la inteligencia emocional, los estereotipos y prejuicios, además de la conquista espacial y la rivalidad. El tema es la relación entre la ciencia y lo militar.

La debilidad yace en el guion y en el propósito de la serie. Space Force tiene muchos tópicos pero no profundiza en ninguno. Los diálogos por momentos son predecibles, otros muy serios y esto desconcentra al espectador. Hay personajes que calzan tanto en estereotipos que se cuestiona si es una serie del siglo XXI. El personaje de John Malkovich es, quizás, el mejor debido a la impronta del actor. Y por el estilo, la serie guarda relación con los referentes de los creadores: The Office y Parks and Recreations.

La parodia es una crítica, desde su raíz más profunda. Este punto constituye la segunda debilidad de Space Force porque no apunta (más allá de indirectas) debido al temor de ser clasificada como una serie política. La comedia es una herramienta que detona este aspecto. Hay guionistas que asumen algún subgénero de comedia para manejar la parodia como la ironía, el humor negro, comedia de situación, de intriga, el absurdo, entre otros. Space Force debe asumir uno ante el enorme potencial que tiene como tema. Si corrige esto, puede ser una excelente serie.

Greg Daniels
Foto de Aaron Epstein / Netflix / Aaron Epstein / Netflix

Conclusión 

La comedia es un género difícil de escribir, difícil de actual, el más exigente de parte del público y el más subestimado dentro de la industria. Daniels debe descartar las fórmulas que lo hicieron exitoso con sus anteriores series, y para ello debe arriesgarse ante lo políticamente correcto y ante la zona de confort. El final abierto es un signo de la segunda temporada a la que Netflix no tiene todavía fecha de estreno.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí